Reseña y resumen de Las Batallas Del Desierto

(3.7 / 5) - (6 votos)

José Emilio Pacheco fue un genio de la literatura y considerados uno de los grandes de la escritura mexicana, así que no puedes perderte nuestro resumen de «Las Batallas del Desierto». Continua leyendo y conoce este libro de cultura general para los mexicanos!!!

resumen de Las Batallas del desierto

¿Qué es Las Batallas en el Desierto?

Las Batallas del Desierto es un libro escrito por José Emilio Pacheco, el cual trata sobre el dilema de un niño de 8 años, al enamorarse de la madre de unos de sus compañeros de clases e intentar ocultar su amor de todas las demás personas.

Fue presentado al público por primera vez en el año 1980, exactamente el día 7 de junio dentro de un apartado del periódico «Unomásuno», pero la fama y su momento cumbre llegaría un año después durante su publicación y distribución a nivel nacional dentro de México.

Durante todo el libro podremos encontrar varios puntos de referencia a ciertos estándares de la época, especialmente aquellos que ocurrían cerca de la «Colonia Roma», comentando los nombres de algunas calles, vecindarios e incluso algunos personajes como políticos y famosos de aquellas época.

Las Batallas del Desierto se encarga dar un guiño a la cultura de México durante los años 40, 50 y 60, un tiempo donde la tecnología no tenía tanto dominio y las familias eran más conservadoras.

Su fama y aprecio llegó a tal, que en varias ocasiones un resumen de Las Batallas en el Desierto fue llevado a obras de teatro e incluso se realizaron largometrajes sobre el libro. El caso más conocido fue el de «Mariana, Mariana», una película estrena en el año 1986, la cual es una adaptación del libro y dirigida por «Alberto Isaac».

José Emilio Pacheco

Sin duda una de las razones por las cuales este libro consiguió tener éxito a tal escala fue el estilo de Pacheco, el cual narra de una forma coloquial y sencilla, para que cualquier lector que pueda adquirir su obra sea capaz de entenderla rápidamente.

Además, fue un genio al momento de mencionar referencias populares, describiendo de una forma magnífica el México de aquellas época, tanto con sus defectos como las virtudes.

Su nombre completo fue «José Emilio Pacheco Berny» y nació el día 30 de junio del año 1939 en Ciudad de México, México. Lamentablemente falleció hace no mucho tiempo el día 26 de enero en el año 2014, a la edad de 74 años. Entre sus obras más conocidas podemos destacar:

  • Morirás lejos (1967)
  • Antología del modernismo (1970)
  • Las batallas en el desierto (1981)
  • La edad de las tinieblas (2009)

Las Batallas en el Desierto resumen

Ahora que ya entramos en contexto, seguiremos con un resumen del libro Batallas en el Desierto, cabe destacar que viene una lluvia de spoilers, así que si aún no has leído el libro y no deseas saber tramos importantes de la historia, continua leyendo bajo tu responsabilidad!!!

resumen de Las Batallas del desierto

Introducción

Comenzamos la historia desde la perspectiva de «Carlos», un pequeño niño de tan solo 8 años que ha nacido poco después de que acabará la Segunda Guerra Mundial.

Debido a la época en la que nació, Carlos no conoce el dolor que atravesaron sus abuelos y hasta sus padres, los cuales vivían con el temor de un conflicto que pudiera arrebatarles la vida. La Postguerra estaba presente, por lo cual existían muchas personas en la pobreza, algunos clase media (donde pertenecía Carlos) y algunos pocos en una situación de bonanza.

Durante todo el comienzo y gran parte del desarrollo de la vida temprana de Carlos y su familia podemos observar el avance y varios guiños a la cultura popular de México, ya sea personajes famosos como «Pedro Infante, algunas innovaciones tecnológicas como los automóviles e incluso nuevos hábitos debido a una situación menos agraviada.

Carlos nació y vivió en la Colonia Roma, un pequeño pueblo dentro de la Capital de México, Ciudad de México, el cual destacaba por ser un lugar con gran número de extranjeros provenientes de Arabia, los cuales habían emigrado debido a la guerra.

La vida de Carlos cuando era pequeño jamás pasó por mayores complicaciones, su familia era de clase media, teniendo una madre muy conservadora, una ascendencia de la ciudad de Jalisco en Guadalajara y con una historia de varios ancestros cristeros. Por otro lado, su padre era el dueño de una pequeña empresa dedicada a la venta de jabones, la cual si bien se encontraba pasando por una mala racha, permitía cubrir los gastos de la familia.

Comienzo en la escuela

Carlos terminó yendo a una escuela pública, algo distinto a lo que sus 2 hermanas y hermano mayor habían pasado, pues la situación económica de sus padres se encontraba cada vez más en declive.

A pesar de ello, «Carlitos» como solían decirle, era una persona muy humilde y con gran corazón, así que logró adaptarse a la escuela sin muchos problemas.

Durante sus primeras clases Carlitos fue haciendo cada vez más compañeros, conociendo a Rosales el chico conflictivo de la clase, a Otoru el japonés que destacaba en todas las materias y su mejor amigo Jim, un chico nacido en San Francisco y que tenía mucho conocimiento acerca de Estados Unidades.

Los niños solían jugar un mucha veces en el recreo, donde había un patio con tierra rojiza, creando así las famosas Batallas del desierto. El juego estaba basado en los enfrentamientos que vivieron los judíos y como estos combatían en la arena, aunque los niños lo hacían de forma más inocente, parecido a jugar «tu las traes».

Un día en el colegio todos los niños comenzaron a burlarse Jim, porque parecía que este no tenía padre. Con esto en mente Carlitos lo defendió y le preguntó lo que sucedía, enterándose que «el padre» de Jim era un político importante y que casi nunca lo veía porque siempre andaba trabajando.

Debido a que Carlitos fue el único que nunca se burlo de él, Jim lo comenzó a considerar su mejor amigo y comenzaron a llevarse muy bien.

Desarrollo

Un día después de clases Carlos fue invitado por Jim a su casa, con la intención de merendar y jugar un rato. El hogar de Jim estaba ubicada en unos apartamentos de clase media, donde no habían indicios de pobreza o riqueza alguna. Al entrar son recibidos por la madre de Jim, una mujer joven de 28 años, rubia, de tez clara y muy agraciada. Ambos chicos pasan al apartamento, donde Jim presenta a su madre como Mariana, saludando a ambos jóvenes muy amablemente.

Extrañamente Carlos se siente atraído por la madre de Jim, considerándola muy hermosa, aunque por vergüenza disimula y no le dice nada a Jim, dirigiéndose rápidamente a la habitación de su amigo para jugar.

Jim comienza a mostrarle todos sus juguetes, los cuales eran increíblemente raros ya que venían desde Estados Unidos, carros de metal, trenes con carriles, muñecos con plástico (muy raro en México por aquellas época), pero nada de esto era tan importante como la hermosa mujer que acababa de conocer.

Cuando ya eran cerca de las 7 de la noche Carlitos les dice tanto a Mariana como a Jim que necesita irse, ya que su padres lo regañan si vuelve después de las 8:00 pm. A pesar de esto, Mariana lo convence para que cene antes de irse, cocinando unos «Platillos voladores» (Flying Saucer), una comida de Estados Unidos que jamás había comido. Con un poco de un poco nervioso Carlos, comiendo con Jim y Mariana, hablando con la madre de su amigo por un largo rato.

Finalmente Carlos se despide de ambos para volver a casa rápidamente, pues dentro de poco serían las 8:00 pm. En el camino no pudo dejar de pensar en Mariana, Carlos sabía perfectamente que jamás podrían tener nada pues solo tenía 8 años, pero la calidez de Mariana lo había cautivado y su belleza era demasiado para un niño tan risueño como Carlitos.

Un hogar como ningún otro

Luego de caminar y divagar un poco, Carlitos consigue llegar a su casa, pero es recibido con los regaños de su madre. Si bien Carlos era muy amable con los demás, su madre era bastante superficial y no le gustaba juntarse con aquellos que consideraba inferiores, por lo cual recrimina a Carlos por estar en la casa de su amigo hasta tan tarde.

Mientras es regañado poco a poco su madre se entera de Mariana, diciendo que es una cualquier y que tiene mala fama, a lo cual Carlos la defiende.

Este hecho termina provocando que su madre desconfíe de aquella señora y ponga reglas más estrictas a Carlos. Al cabo de unas horas llega su padre, el cual acababa de llegar de trabajar y se veía exhausto.

Incluso con esto, el padre de Carlos prosiguió al estudiar el idioma inglés (algo que llevaba haciendo desde hace algunos meses), a lo que Carlos se sorprendió y exclamó que: «Jamás vi a alguien estudiar tanto a esa edad».

Cuando ya era bastante tarde, llega el hermano mayor de Carlos, el cual tenía malos hábitos de beber, drogarse y demás vicios. Al ver esto, la madre comienza una discusión al regañarle por sus actos y que vuelva a estudiar, la cual observa Carlos desde su habitación.

Un amor imposible

En las siguientes semanas Carlos continuó yendo a la escuela, pero ahora cada vez trataba de convencer a su amigo Jim para ir a su casa. Utilizaba excusas distintas, como hacer alguna tarea o ver su juguetes traídos del exterior, pero la verdadera intención de Carlos siempre fue volver a ver a Mariana.

Carlos no era tonto, no podía permitir que su amigo superiora que le gustaba su madre, su amistad acabaría. Era obvio que la relación no llegaría a nada, Carlos lo sabía, pero aún así no podía detener su agrado por Mariana, por lo cual se vuelve cada vez más insistente.

Segado ya por su amor irracional, un día Carlitos decide escaparse del colegio a mitad de una clase. Su profesor Mondragón no era tonto, así que tuve que engañarle diciendo que iría al baño porque se sentía mal del estomago.

Carlos logró escapar del colegio y corrió rápidamente a la casa de Mariana, sabía que su esfuerzo era inútil, pero no podía seguir guardando ese sentimiento, sin importarle nada, Carlos decidió en ese instante Contarle a Mariana todo lo que sentía cuando llegará a su casa.

Al acercarse al lugar comenzó a tener miedo, Carlos solo era un niño de 8 años, Mariana ya era una mujer de 28 con un hijo y una vida prácticamente hecha, no había forma que esto saliera bien, pero ya no había vuelta atrás. Carlos toco la puerta repetidas veces, cada vez más ansioso que la anterior, temiendo que Mariana no se encontrará en casa en ese momento.

Desenlace

Finalmente Mariana salió de la casa, llevaba un vestido de seda y su cabello rubio parecía más brillante que nunca, sorprendido y algo exaltada Mariana le preguntó a Carlos si había pasado algo, porque había venido incluso en horario de escuela, temiendo que algo le hubiera pasado a Jim.

Carlos pasó al departamento muy apenado y no sabía bien cómo responder a las múltiples preguntas de Mariana, pudiendo sólo afirmar que nada había pasado y que Jim estaba bien. Al escuchar esto Mariana comenzó a tratar de calmar a Carlitos, diciéndole que no se preocupará y que le dijera porque había escapado de clases.

Primero que nada, Carlos le pidió que por favor no le fuera a contar a nadie respecto a lo que él pensaba decirle, especialmente a su amigo Jim. Acto seguido confesó sus sentimientos, le dijo que la quería aunque no supiera el por qué, contándole que se enamoró desde el primer día que la vio y que desde esa vez no ha podido dejar de pensar en ella. Avergonzado Carlos le dijo que no pensaba decírselo, pero que no podía aguantar más.

Cuanto termino de hablar, Mariana le sonrió con una cara algo triste, diciéndole que no debía sentir pena por algo como el amor, y que a pesar que no podía estar juntos, algo que él debería entender, ella se sentía halagada por dicho gesto.

Le comento a Carlitos que la vida estaba llena de cosas buenas y cosas malas, pero que cada persona decidía como verlas, así que le dijo que recordará este momento como algo positivo, no como un rechazo que le marcará su infancia, si no como un momento donde cogió el valor para decir lo que sentía.

La oveja negra

Mariana siguió hablando con Carlitos un poco más, viendo que cada vez el niño estaba más cerca de llorar, pero lo hacía con una sonrisa.

Cuando Carlos estuvo a punto de irse, Mariana lo despidió con un beso en la mejilla, diciéndole que podía volver cuando quisiera, que ella siempre sería la madre de Jim y Carlos siempre sería su amigo.

Luego de esto Carlos se sintió mejor y pensaba que había liberado un gran peso, pero los problemas estaban por venir. Al llegar a casa, ambos padres lo regañan por haber faltado a clases, su profesor Mondragón había llamado a su casa y había contado que el chico había escapado, además que su amigo Jim comentó que posiblemente había ido a su casa, que Carlos había actuado raro últimamente.

La presión de sus padres no cedió, llegando al punto en el cual Carlos confesó todo, pues para él sentir amor no era algo malo. Su madre comenzó a sentir repulsión, llegando a llamar pervertida a Mariana, por otro lado su padre parecía totalmente defraudado, sin dirigirle la palabra y comentando que estaba «dañado».

Los rumores corrieron y poco a poco, rumores donde un niño se había enamorado de una mujer adulta. Llegado a este punto, los padres de Carlos actuaron inmediatamente, llevándolo a una iglesia a confesarse para «limpiar su alma», inscribiéndose en su psicólogo para que arreglaran su «desorden» y hasta llegando al extremo de cambiarlo de escuela para jamás volver a ver a nadie de esa familia.

Una despedida que nunca llegó

Pasaron los meses y Carlos no llego a saber más nada acerca de Jim o Mariana, de hecho en todo ese tiempo no los había encontrado en ningún sitio, algo extraño teniendo en cuenta que el pueblo no era muy grande. A pesar de ello, la situación había mejorado, sus padres ya lo había aceptado otra vez y su situación mejoraba.

De hecho, el estudio de su padre le permitió vender su empresa de jabón y comenzar a trabajar para otra empresa norteamericana donde obtenía un ingreso muy superior, sus hermanos había ido a estudiar a Estados Unidos y la bonanza volvía a su familia.

A pesar de esto, jamás había sabido más sobre Mariana. Un día después de salir de jugar tenis, Carlos se encuentra a uno de sus amigos de la antigua escuela, Rosales, el cual se encontraba trabajando para ayudar en su casa.

Carlos consigue saber la verdad que tanto esperaba, pero no podía esperar lo que Rosales estaba por decirle. Mariana había muerto, por lo visto había peleado con un político es una fiesta y este la abofeteó en público.

Al día siguiente Mariana fue encontrada muerta por su propio hijo, y este al no tener más nadie a quien acudir fue a solicitar ayuda al colegio.

Luego de esto, se supo que el padre de Jim no era ese político, si no un periodista de Estados Unidos, el cual reclamó la custodia luego de la muerte de Mariana.

La vida sigue Carlos

Sorprendido por lo que dijo Rosales, Carlos no le creyó y fue directo a la casa de Jim para ver a Mariana. Ya no le importaban los rumores, no le importaba la imagen social que trataba de reconstruir solo quería saber la verdad.

Lamentablemente al llegar al departamento, fue recibido por una familia distinta, los cuales aseguraban que se mudaron hace meses y no saben nada de los antiguos inquilinos.

Carlos no supo que más hacer, dando las gracias y pensando en las palabras de Mariana, diciendo que crecería y algún día la vería de nuevo.

La vida de Carlos continuó, vivió feliz pero siempre recordando aquella mujer que fue el primer amor de su vida. Jamás supo la verdad, nunca pudo volver a ver a Jim, pero en su interior le gustaba pensar que ambos estaban bien y que tal vez algún día, podría verlos de nuevo.

Si te ha gustado la historia de Las Batallas en el Desierto, no te pierdas nuestros demás resúmenes literarios. Sigue estos enlaces y lee un rato!!!

Deja un comentario