La novela, Mil soles espléndidos, de Khaled Hosseini

Valora esta entrada post

Mil soles espléndidos, del autor afgano Khaled Hosseini relata la historia de dos mujeres originarias de Afganistán; que por cosas del destino se encuentran en un convulso país, atravesado por la guerra y la miseria y un dolor perenne, que las llevará a vivir lo inimaginable. ¡Vayamos a leer!

MIL SOLES ESPLÉNDIDOS

Biografía de Khaled Hosseini

Khaled Hosseini, es uno de los autores más importantes de la narrativa contemporánea gracias a sus novelas “Cometas En El Cielo” y “Mil Soles Espléndidos”. Médico y profesor, nació el cuatro de marzo de mil novecientos sesenta y cinco. Sus padres son una profesora y un destacado diplomático.

A la edad de cinco años, Khaled se mudó a Irán con su familia, y su padre trabajó en la embajada afgana. Hosseini regresó a Afganistán en 1973, y luego se estableció en Francia por algún tiempo. Más tarde, su país cayó en manos de PDPA y sufrió una invasión soviética, y emigraron a California, EEUU.

Hosseini estudió biología en la Universidad de Santa Clara, y luego estudió medicina en la Universidad de San Diego. Bajo la influencia de su infancia, la novela de Khaled Cometas en el cielo, causó las primeras repercusiones internacionales generalizadas.

La historia cuenta dos sociedades diferentes Los niños afganos de todos los ámbitos de la vida han mantenido la amistad hasta la separación después de trágicos eventos. Cuatro años más tarde, se publicó Mil soles espléndidos, en el año  dos mil siete . El libro es conocido por su feminización y, desde una perspectiva poética e íntima, ha ayudado a reconstruir el entorno histórico y sociopolítico del país. Tuvo un impacto.

Su tercera novela fue «And The Mountains Spoken» (2012), una saga familiar que representa seis décadas de vida en Afganistán. Su último libro es «Supplication to the Sea» (2018), una historia con ilustraciones sobre un padre que, con su hijo, recuerda su juventud en Siria.

MIL SOLES ESPLÉNDIDOS

Sinopsis del libro Mil soles espléndidos

El libro de Mil soles espléndidos; cuenta una conmovedora historia de amistad entre dos mujeres afganas de descendencia muy diferente, cuyo destino es accidental, mientras que las convulsiones que Afganistán ha sufrido en las últimas tres décadas están entrelazadas.

Mariam, la hija legítima de un hombre de negocios rico, creció con su madre en una pequeña casa en las afueras de Herat. A los 15 años, su padre la envió a Kabul para casarse con un huraño zapatero Rashid, que era treinta años mayor que ella, y su vida cambió drásticamente.

Aproximadamente dos décadas después, Rashid encontró a una niña de 15 años, Laila, sin hogar en las calles de Kabul.

Cuando el zapatero proporciona refugio en su casa (debe vivir con Mariam), comienza la relación entre las dos mujeres, y la relación finalmente será tan profunda como las dos hermanas, y la madre y la hija.

Firme A pesar de sus diferentes edades y vida, han aportado diferentes experiencias, pero ante el entorno hostil que los rodea (tanto en el interior como en la calle, la violencia política ha barrido todo el país), Mariam y Laila formarán un vínculo indestructible. Esto los capacitará para superar el miedo y mantener la esperanza.

Resumen del libro Mil soles espléndidos

Relata la vida de dos mujeres, cuyas circunstancias acercaron sus vidas y permitieron el desarrollo de una amistad que con el paso de los años se convierten en un vínculo muy fuerte, tanto que es posible compararlo con el amor entre madre e hija.

Primera parte

En este relato nos encontramos el personaje de Mariam una niña de aproximadamente cinco años, vive con su mamá de nombre  Nana, en una muy humilde y  la pequeña de casa. Es también la legítima hija de un hombre adinerado y de gran poder, se llamaba Yalil  originario de  Herat. Su padre embarazó a su madre cuando esta, formaba parte de la servidumbre.

Yalil sabía que Nana estaba embarazada y le exigió fabricar una  Kolba lejos de la ciudad para que viviera allí mientras criaba a su hija. Nana lo hizo. Se fue a vivir a la casita lejos del padre de su hija. Cuando creció, siempre le recordaba a Mariam que sólo era una hija bastarda o harami.

Alejada, es probable que su destino sea tan malo como el de  ella, y es su turno de sufrir mucho.Pero a pesar de la pésima actitud de su madre, Mariam todavía amaba a su padre, y siempre esperaba con ansia todos los jueves que la visitase. Mariam sabía que su padre, Yalil, vivía en Herat, tenía tres esposas y una decena de hijos, y cada una vivía en su casa.

No obstante ella todavía sufría por causa de ser harami que no es más que ser una bastardo, fue desafortunada y nunca pudo visitarlo. Pero eso no detuvo a Mariam, esperaba algún día vivir con su padre y todos sus hermanos.Sin embargo, Mariam no se atrevió a contarle a su madre sobre este sueño, porque su madre Nana siempre había tenido algún tipo de resentimiento contra su padre.

En ese lugar, no recibían visitas de otros, solo en ella el padre de Nana, Ulema Faizuly las visitó, pues estaba preocupado por enseñarle a Mariam a leer los libros de Coran y Bibi Yo, siempre venía con algunos de sus familiares traían golosinas  y algunas noticias sobre lo que acontecía la ciudad.

Cuando Mariam tenía quince años, le dijo a su padre que la llevará al cine a ver una película. Le propuso esta idea a su madre. Se opuso y le pidió que no fuera, pero cuando le dijo a su padre Yalil, prometió recogerla, y estaba feliz de esperar unas horas en su Kolba.

Después de una larga espera, su padre jamas llego y es entonces que Mariam decidida decidió ir en búsqueda de el en Herat, donde sabía que se encontraba junto a su familia. Cuando finalmente llegó al pueblo de Herat, le pidió a un hombre que la llevara a donde estaba Yalil , pero cuando llegaron allí, le dijeron que no estaba allí, pero ella decidió esperarlo hasta que llegara.

Entonces le dicen que salió de la ciudad por lo que ella se posa en la acera a esperarlo.Se quedó allí toda la noche y al día siguiente le dijeron que tenía que retirarse, pero ella hizo todo lo posible para entrar en la casa en busca de su padre, pero él la estaba mirando por una ventana en la casa.

Mariam se desencanto después del terrible rechazo de su padre y regresó a casa, pero cuando llegó, vio que su madre se había colgado de una soga, estaba muerta. Llorando e impotente, fue a la residencia de su padre, pero le dio una habitación en la que  incluso tuvo que comer, no tenía permitido salir.

Su padre y su esposa pactaron un matrimonio para Mariam con un prospecto de hombre de clase media mayor (residente de Kabul), Mariam se opuso, sin embargo su padre la obligó a aceptarlo porque iba a vivir en la capital, pero cuando tuvo que irse le dijo que no quería volver a verlo nunca más.

Después de llegar a Kabul y casarse, comenzó a adaptarse a una nueva vida con el hombre que acababa de convertirse en su marido. Pero su esposo Rashid fue muy amable con Mariam, pero le hizo comprender que tenía que cumplir con todas las tareas  de una esposa.

El hijo de Rashid murió, por lo que estaba feliz de tener otro hijo, por lo que tan pronto como pudo Mariam ya estaba embarazada, pero ella perdió ese bebé y él, comenzó a abusar de ella psicológica y físicamente. Porque además sufrió siete pérdidas más  después de su primera vez.

Segunda parte

En la historia, Laila es una niña muy hermosa que vive cerca de Rashid y Mariam. Los padres de Laila son de Tai Tayik, su padre era un hombre de mente abierta de nombre Hakin, un maestro, su madre Fariba también tuvo dos hijos, Ahmed y Nur. Su padre, Hakim, siempre quiso que su hija hiciera algo grande por su patria, por eso tiene que educarla mucho.

Cuando Laila era muy pequeña, sus dos hermanos fueron a pelear a Afganistán, no los recordaba, pero Fariba su madre constantemente los mencionaba, rara vez tenía en cuenta que poseía una hija. Sólo pensaba en sus otros hijos, sin embargo no se fijaba que Laila estaba sola, solo contaba con  la compañía de Tariq, un niño vecino suyo que perdió las piernas cuando fue a la guerra.

Pero Fariba siente lo terrible de que sus dos hijos murieron y la destruyó por completo, mientras que Laila y Tariq se enamoraron fervorosamente, esta guerra civil llega a Kabul y son bombardeados, uno de los compañeros de la escuela donde asiste Laila murió después de un ataque contra la población civil, y también destruyeron casas y todo lo que estaba  en el camino.

En esta situación, la familia de Tariq huyó. Entonces los jóvenes se van sintiendo mal por esta terrible separación. Tarik también amaba a Laila, él le pidió que se casaran, pero ella tuvo que rechazarlo porque parecía que sobre si misma recae  la única esperanza de sus padres y no  quería dejarlos, así que se despidieron esa noche, así que experimentaron el amor en casa de la chica.

Luego después de que Tariq se fuera, Fariba estaba muy mal de salud y planearon irse de Kabul, Laila se imagina la idea de poder  volver a ver a Tariq, pero en ese momento un misil aterriza sobre su casa y sus padres murieron; sus planes se hicieron añicos.

Tercera parte

Rashid, el esposo de Mariam fue con esta última a ver a Laila para curar las lesiones que esta tenía a causa del bombardeo sobre su casa. Unos días después, Mariam le dijo a Laila, que alguien que vino a su casa dijo que sabía que Tariq había fallecido.

Esa persona era Abdul Sharif, quien le dijo a Laila que cuando estaba en un automóvil con Tariq, arrojaron un misil que terminó con la vida del muchacho. La noticia eventualmente hizo que Laila se desesperara, pero después de un tiempo, se dio cuenta que estaba en espera de un bebé, hijo de Tariq.

El esposo de Mariam, Rashid, le pidió que se casara con él y le diera un hogar ya ese hijo que estaba esperando, y Laila aceptó todo por brindarle una vida mejor a su hijo. A comienzo de esa relación, Mariam no pudo tolerar soportar sus condiciones de vida porque no había logrado tener hijos.

Todo era horrible, Rashid comenzó darle trato de princesa a Laila y a Mariam la relegó al lugar de la servidumbre, sin embargo el cambio llegó cuando Laila dio a luz y llego una niña, entonces Rashid dejo de darle atenciones. La hija de Laila es Aziza, se sintió rechazada por su supuesto padre, pero desde entonces Laila y Mariam han comenzado relacionarse más y mejor y se han vuelto tan seguras como su madre y su hija.

Laila sugiere a Mariam que huyeron de Rashid y fueron a un lugar en Pakistán, pero una persona a quien le solicitaron ayuda las puso al descubierto  la policía y las devolvieron a la casa de Rashid, este abusó de ellas y las dejó sin comida ni agua durante varios días y en cuartos separados.

Un año después, Laila estaba embarazada, dio a luz un varón, a quien llamaron Zalmai, mismo que acaparó de inmediato la  atención de su padre, pero luego los talibanes se establecieron controles rigurosos y prohibieron el uso de la televisión, los libros y las transmisiones de noticias, pero no El Corán.

Se prohíben muchas cosas, como trabajar, maquillarse o usar ropa que no acate las normas, e incluso muchas cosas se ven privadas, e incluso no se puede garantizar medicamento, por lo que cuando Laila da a luz, la situación es mala y no hay anestesia durante la cesárea, porque el hospital lo negó el acceso y administración del mismo.

Pero Rashid no le interesa nada de eso, porque está muy emocionado con su hijo Zalmai. A raíz de la guerra la escasez ha convertido a la ciudad en escombros, donde solo hay hambre y escasez. La zapatería de Rashid se encendió y ahora son pobres.

Rashid decide enviar a Aziza a un orfanato, Laila . Aunque Laila se negó, no pudo contener la decisión de su esposo más que intentar visitar a su hija en ese lugar, sin embargo la ciudad tenía alta presencia de talibanes lo que le hace imposible sus planes. Sufrió maltrato por salir sola de casa sin su esposo y es devuelta a casa.

Al cabo de  un tiempo, llegó un día a casa de Laila un caballero, entonces Laila supo que era Tariq y descubrió que la falsa noticia fue un complot para que ella se casara con Rashid. Laila le habló sobre su Aziza la hija de ambos  y que Rashid la envió a un orfanato y le dijo que regresara para que se encontraran.

Asimismo  Zalmai, puso al tanto a  Rashid sobre este hombre que había venido a su casa mientras el no se encontraba. En consecuencia  Rashid golpeó a Laila al punto de casi matarla y Mariam la  defendió lo golpeó con una pala y lo dejó inerte y sin vida en el piso.

Cuando Laila estuvo recuperada, vio a Rashid que había muerto, yacía  en el suelo. Mariam le dice que se escape con Tariq, con Zalmai y Aziza, muy lejos de Kabul, pero Marian no podía irse porque si encontraban a Rashid muerto las perseguirán  por el resto de sus vidas a ambas, Laila obedeció y se marchó a Pakistán en donde se casó con Tariq, por el contrario Mariam, confesó su crimen a los talibanes y fue ejecutada en públicamente.

Cuarta parte

Luego, en dos mil tres los talibanes fueron derrotados por las tropas estadounidenses, por lo que Laila y Tariq regresaron a Afganistán, fueron a Herat y encontraron un paquete para Mariam de su padre Yalil. Había mucho dinero en el paquete, un vídeo de una película y una carta de arrepentimiento por haberla lastimado tanto.

Crítica de Mil soles espléndidos

El libro fue clasificado entre los diez primeros por la revista Time y fue elogiado en dos mil siete como un libro novedoso porque se considera una guía muy informativa, para que se conozca un sufrimiento insoportable. Para el Washington Post, este libro es mejor que su primer libro, Comet in Heaven.

En el libro Mil soles espléndidos, vemos lo que fue la Afganistán de hace algunos años, en el cual las mujeres no tenían derecho de hacer nada, y siempre había problemas de guerra y incluso muchas muertes de civiles inocentes, en el caso del libro nos habla sobre la historias de dos mujeres, con diferentes historia, pero al final terminan siendo una.

Los disturbios ocurrieron en cualquier momento del día, en diferentes lugares, un área muy peligrosa donde murieron muchas personas, y la historia de estas dos mujeres nos hizo representar de manera clara e interesante a las mujeres de la época, como Mariam. Tomemos como ejemplo a la madre de Mariam, Nana. Fue víctima de Yalil y tuvo que criar a su hija sola. Se sintió traicionada y se suicidó.

Mariam, esta mujer, como vemos, siempre quiso llamar la atención de su padre y fue lo menos que consiguió después de tantas humillaciones que incluso tuvo que casarse por orden de este, vivió bajo la esclavitud de su esposo y nunca pudo darle un hijo.

Laila era una mujer muy feliz al comienzo de su vida hasta que sus padres murieron y su enamorado tuvo que irse cuando Rashid y Mariam la ayudaron, y días después Rashid le pidió que fuera su esposa, pero también sufrió mucho, especialmente cuando rechazó a Aziza, todo porque él deseaba un hijo varón no una hembra.

Es una novela, nos hace pensar y entender la importancia de respetar nuestras diferencias, cuenta la historia de dos mujeres que viven vidas diferentes, eventualmente se unen con el mismo propósito, comienzan con asco y eventualmente como hermanas, Aziza eventualmente se unirá a ellas y contará una historia que te impresionará.

Ambas mujeres tuvieron dificultades para sobrevivir del infierno en el que vivían. Era muy complicado ser mujer en Afganistán, un lugar lleno de órdenes de hombres, que excluía completamente a las mujeres y cuyas vidas eran muy poco valoradas. Como en este caso Laila tendría a su hijo y casi muere después de la terrible condición, en el que tuvo que dar a luz y, a veces, cuando llegaron los talibanes, le costó mucho más sobreponerse, solo con amor lograron sobrevivir a ese flagelo.

Análisis de Mil soles espléndidos

En la novela el autor, cuenta la historia de algunos habitantes de Afganistán. Las heroínas son dos mujeres. Han tenido un momento muy difícil en ese lugar, pero a pesar de esto, lograron permanecer en paz. Al menos una de ellos, lamentablemente una de ellas tuvo que morir luego de matar en defensa propia a su victimario.

La primera parte de la historia de mil soles brillantes cuenta la historia de Nana, que es una sirvienta de la familia de Yalil, que es un hombre muy rico con tres mujeres, pero cuando este la deja embarazada, la sacó de la de la ciudad a y la envió vivir con su hija. Ambas mujeres tuvieron dificultades para sobrevivir del infierno en el que vivían.

Era muy complicado ser mujer en Afganistán, un lugar lleno de órdenes de hombres, que excluía completamente a las mujeres y cuyas vidas eran muy poco valoradas. hasta que ella creció y quería encontrar a su padre, pero él siempre la rechazó.

Mariam es la hija de Yalil, una harami. Después de que su madre murió, ella fue a buscar un lugar para vivir, pero después de unos días se empeñaron y la casaron con Rashid, tuvo que adaptarse, pero tuvo que pasar por muchas cosas y nunca pudo darle un hijo porque tuvo siete abortos, y como quería un hijo, siempre abusó de ella de todas las maneras posibles.

En la segunda parte o corte de Mil soles espléndidos, cuentan la historia de una niña muy pero muy afortunada, Laila, que vive con sus padres Hakim y su progenitora Fariba. Su padre se ocupa personalmente de la educación de su hija, aunque las mujeres son mujeres y no estudian, ella ha si ha aprendido, pùes su padre aspira que logre cosas grandes.

En la tercera parte de la novela , las dos historias se fusionan. Después de la muerte de los padres de Laila, ella vivió sola, y también participaron Mariam y Rashid. Rashid propuso un plan o mas bien una trampa  para que Laila se casara con él, y ella lo aceptó y vivieron allí. Al principio se llevaba muy mal con Mariam hasta que Aziza llegó, y aprendieron a vivir juntas y llevarse bien.

Muchas cosas malas sucedieron en el curso de la historia. Había mil soles brillantes en ese lugar. Planearon escapar pero no pudieron escapar. Vivieron bajo la esclavitud de su esposo. Con la llegada de los talibanes,  ya no podían irse. Pero no todo fue malo. Finalmente, Laila y Tariq se fueron, Mariam se sacrificó por ellos, pero poco después regresaron y establecieron una escuela.

Personajes primarios y secundarios

En toda historia, los personajes se clasifican de acuerdo a la importancia de su participación, pueden clasificarse en primarios y secundarios. Los protagonistas, son aquellos alrededor de quienes se desarrolla la trama y algunos que añaden más peso y le dan forma a la trama son personajes secundarios; todos en menor o mayor grado son importantes.

A continuación veremos todos los personajes, que participan en esta maravillosa obra literaria, tanto primarios como secundarios.

Mariam Ahuile

Este personaje es la hija de Nana y Yalil. Es una niña, nació en Herat. Más tarde, ella y su madre fueron sacadas de la ciudad por orden de Yalil. Incapaz de aceptar la vida de la niña, su padre la rechazó y su esposo abusó de ella para convertirse en un imbécil, todo esto porque no podía concebir un hijo en su vientre, lo que la hizo sentir avergonzada toda su vida hasta que un día conoce a Laila y descubre la generosidad y la fuerza interna que posee.

Rashid

Él es el zapatero que se casó con Mariam después de su acuerdo con su padre Yalil y luego se casó con Laila. Es un personaje que retrata a un hombre de la época que era abusivo y dominante y solo muestra interés en su hijo Zalmai y que siempre se ha burlado del amor de Laila y Tariq.

Laila

Este personaje es una chica hermosa e inteligente que vive con sus padres. Sus padres perdieron la vida en un ataque y se enamora de Tariq que tuvo que huir. Cuando le dijeron que ha muerto, Rashid le ofreció casarse con él para tener un futuro mejor para su hijo y ella. Al principio no se llevaba bien con Mariam, pero luego su relación se volvió más armoniosa y se convirtieron en grandes amigas.

Tariq

Este personaje era el amor de Laila y padre de Aziza. Laila y el se conocían desde muy pequeños, cuando eran apenas unos niños y aunque se vio obligado a huir tiempo después la busco y contrajeron matrimonio en Pakistán.

Aziza

Es hija del amor entre  Laila y Tariq. Entre Mariam, Laila y ella surgió una relación amistosa de carácter familiar muy hermosa.

Zalmai

Hijo de Rashid y Laila. Su padre dirigió toda su atención hacia el, y este cuando dicho padre muere le pregunta a su madre por el. Tiempo después acepto a Tariq como su padre.

Personajes secundarios

Los personajes secundarios, acompañan a los personajes primarios o de primer grado, le dan forma y color al relato. Permiten el desarrollo de la misma, viven o generan situaciones que involucran a los protagonistas, y suelen servir de antagonistas, le imprimen más drama o más fervor.

En los próximos párrafos, veremos otros personajes divididos en dos bloques: Los habitantes de Kabul y los de Herat. Comenzaremos con los habitantes de Herat:

Nana

Es la madre de Mariam, una ex criada de Yalil, a quien éste dejó embarazada y luego la echó enviándola lejos. Y cuando esta decidió ir con su padre y estar sola, se suicidó.

Ulema Faizula

Le dio educación a Mariam, la enseño a leer, escribir y la instruyo a estudiar el Coran.

Bibi Yo

Una mujer muy vieja casi siempre iba a ver a Nana y Mariam, llevaba a su hija hija, nieto allí, y siempre traía dulces y algunas noticias sobre la ciudad.

Yalil

Fue el padre de Mariam, quien siempre la ha menosprecio, un hombre con mucho dinero y tres mujeres y otros niños.Finalmente, expresó su pesar por sus acciones hacia Mariam.

Jadiya

Fue esposa de Yalil, y apoyó la idea de casar a Mariam con Rashid.

Nargis

Es también esposa de Yalil, la que a su vez apoyo el matrimonio de Mariam con Rashid.

Afsun

Era una mujer cruel que pensó en el matrimonio de Rasheed y Mariam, quien murió en un levantamiento de 1979.

Rafin

Es hijo de Yalil, y es el encargado de llevar víveres a Nana y Mariam.

Nilufar

Es hija de Afsun y Yalil, no mostraba rechazo hacia Mariam. Murió el mismo día que su madre a causa de un balazo.

 

Mushin

Es hijo de Yalil y es quien acompañaba a Rafin, su hermano a llevarle los víveres a Nana y a Mariam.

Farhad

Otro hijo de Yalil a veces acompañaba a sus hermanos para entregar cosas a Nana y Mariam, se unió al grupo yihadista, pero fue asesinado por las fuerzas soviéticas dos años después.

Saideh

Joven mujer, hija de Yalil.

Atieh

Es otra de las hija que tuvo Yalil,

Naheed

Yalil, tuvo muchas hijas y esta es una de ellas.

En los párrafos anteriores mencionamos que los personajes secundarios estaban distribuidos en dos bloques, los habitantes de Herat y los de Kabul, es decir; por zona geográfica. A continuación veremos los habitantes de Kabul.

Hakim

El personaje es el padre de Laila, un maestro increíble que siempre quiso enseñarle a su hija las mejores cosas, y a pesar de que estas mujeres se vieron completamente privadas de educación, murió después de que la casa fue atacada.

Abdul Sharif

Este era un hombre que llegó a la casa de Rashid y le dijo que Tarik había sido asesinado, pero no mucho después, se descubrió que todo era una trampa de Rashid con la que Laila se casó con él.

Fariba

Este personaje es la madre de Laila, que siempre estaba más interesada en otros niños que en Laila. Cuando murieron, la mujer se deprimió y siempre se lamentó.

Ahmad y Nur

Ambos eran hijos de los hermanos Fariba y Hakim, a su vez hermanos de Laila, que fueron asesinados en la guerra.

La película

Una adaptación de una novela escrita por Khaled Hosseini. Desde la invasión soviética hasta la caída del régimen talibán, las últimas tres décadas de la historia de Afganistán se han centrado en las mujeres musulmanas en el contexto de la guerra de Iraq.

Frases

Del libro se desprenden frases realmente hermosas, una algo controvertidas o mejor dicho perturbadoras pero que resaltan, a continuación le presentamos algunas de ellas:

  • «El corazón de un hombre es codicioso. No se puede comparar con el útero. No sangra ni se agranda para hacer más espacio. «
  •  «Eres todo lo que puedo tener y no te perderé»
  • Al igual que la aguja de una brújula que siempre apunta hacia el norte, el dedo índice del hombre siempre encuentra cómo apuntar a una mujer. «
  • «Cada bola de nieve era como el suspiro de una mujer que había ofendido en algún lugar del mundo».
  • «Una sociedad nunca puede tener una posibilidad de éxito si sus mujeres no tienen educación».
  • «El tiempo es como un fuego que no perdona, y al final nunca logra salvarlo todo».
  • «La alegría entró en ella cuando la brisa del viento abrió una puerta».
  • «El dolor que sintió por su ausencia fue la pareja que nunca se separó de ella, fue como el dolor de un fantasma de una parte del cuerpo que fue amputada».

Violencia de genero en la cultura afgana

Las violaciones de derechos humanos siguen siendo generalizadas en Afganistán. Las mujeres afganas son víctimas del pensamiento medieval.

No hay ley ni justicia, sólo la tradición y la voluntad irresistible de algunas personas que están desconcertadas por la guerra de violencia de treinta años y se excusan en nombre de Dios.

La situación de las mujeres afganas sigue siendo grave. Muchas han optado por suicidarse para escapar de muchos matrimonios y se han convertido en violaciones legales. No pueden irse sin el permiso de su esposo. No tienen acceso a la educación.

 

El asesinato, la agresión y la discriminación contra las defensoras de los derechos humanos no han cesado. Defender los derechos humanos de las mujeres afganas todavía significa arriesgar sus propias vidas y las de sus familias en la lucha contra los fundamentalistas talibanes. Los talibanes continúan hostigándolas en las áreas que controlan.

Asesinan e intimidan a mujeres prominentes en la vida pública, y promueven la educación de las niñas, utilizando los mismos métodos que utilizan para controlar el país: las mujeres de todas las ocupaciones y condiciones sociales son sistemáticamente discriminadas y  de la vida pública Se les priva del derecho a la educación, el trabajo y la libre circulación, la participación y la representación política.

El porcentaje de analfabetismo en mujeres alcanza un ochenta y cinco por ciento, mientras que en los hombres es de cincuenta por ciento. Las niñas comienzan la primaria pero la gran mayoría no completa la secundaria porque en algunos casos se casan antes de cumplir los dieciochos años.

Matrimonio infantil forzado en Afganistán

Este es otro flagelo, que nos presenta el autor de Mil soles esplendidos; las niñas son obligadas a contraer matrimonio a muy corta edad.

Según informes de la Organización de naciones unidas y la la UNICEF, alrededor del treinta y cinco por ciento son forzadas a casarse desde los nueve años con hombres que superan los treinta años de diferencias entre las edades. Según algunas modificaciones a las leyes pueden divorciarse a los dieciocho años.

Sin embargo una vez que son obligadas a casarse, deben cumplir con los deberes matrimoniales. Eso implica consumar dicho matrimonio, dejar de recibir educación y dedicarse a su marido y procrear.

No hay cifras exactas de cuántas mujeres son  se quitan la vida por esta causa en Afganistán cada año. La mayoría de las muertes se registran como simples accidentes domésticos, ya que el suicidio es una vergüenza para las familias de las mujeres jóvenes.

Durante el régimen talibán, los padres de mujeres jóvenes que intentaron suicidarse fueron encarcelados por tratarlos como delitos. Al igual que el cristianismo, el Islam considera el suicidio como una deshonra. ¡Un insulto a Dios! Hasta el día de hoy, la muerte sigue oculta por vergüenza.

Según un informe de dos mil catorce del Fondo de Población de las Naciones Unidas, la mayoría de los suicidios en Afganistán fueron provenientes de mujeres. Depende de la provincia del país, donde las mujeres jóvenes eligen a una u otra para acabar con sus vidas.

La formas más conocida es la de rociar líquidos inflamables y prenderse fuego, otras optan por ingerir píldoras o alguna sustancia toxica.La discriminación contra las niñas está muy extendida en este país. Están privados de derechos básicos como la educación, el entretenimiento y el hecho de ser solo un niño.

Por el contrario, muchos de ellos se casan por razones económicas, como pagar deudas para resolver riñas  o ganar favores de personas influyentes. Los padres también dieron estos obsequios a quienes afirmaron evadir la retribución si se negaban a hacerlo.

Fragmento del libro Mil soles espléndidos

Del libro se desprende el fragmento que leerá a continuación, él mismo parte de la conversación que tuvo Nana con su hija Mariam. Mariam tenía cinco años la primera vez que oyó la palabra harami.

Fue un jueves. Tenía que ser un jueves, porque Mariam recordaba que había estado nerviosa y preocupada ese día, como sólo le ocurría los jueves, cuando Yalil la visitaba en el kolba. 

Para pasar el rato hasta que por fin llegara el momento de verlo cruzando el claro de hierba que le llegaba hasta la rodilla y agitando la mano, Mariam se había encaramado a una silla y había bajado el juego de té chino de su madre.

El juego de té era la única reliquia que la madre de Mariam, Nana, conservaba de su propia madre, muerta cuando Nana tenía dos años.

Nana adoraba cada una de las piezas de porcelana azul y blanca, la grácil curva del pitorro de la tetera, los pinzones y los crisantemos pintados a mano, el dragón del azucarero, que protegía de todo mal. Fue esta última pieza la que le resbaló de los dedos a Mariam, cayó al suelo de madera del kolba y se hizo añicos.

Cuando Nana vio el azucarero, enrojeció y el labio superior empezó a temblarle, y sus ojos, tanto el perezoso como el bueno, se clavaron en Mariam, fijos, sin pestañear. Parecía tan furiosa que Mariam temió que el yinn volviera a apoderarse del cuerpo de su madre. Pero el yinn no apareció esa vez. Nana agarró a Mariam por las muñecas, la atrajo hacia sí, y con los dientes apretados le dijo:

—Eres una harami torpe. Ésta es mi recompensa por todo lo que he tenido que soportar. Una harami torpe que rompe reliquias.

Mariam no lo entendió entonces. No sabía lo que significaba la palabra harami,«bastarda». Tampoco tenía edad suficiente para reconocer la injusticia, para pensar que los culpables son quienes engendran a la harami, no la harami, cuyo único pecado consiste en haber nacido. Pero, por el modo en que Nana pronunció la palabra, Mariam dedujo que ser una harami era algo malo, aborrecible, como un insecto, como las cucarachas que correteaban por el kolba y su madre andaba siempre maldiciendo y echando a escobazos.

Mariam lo comprendió al crecer, cuando se hizo mayor. Fue la manera de pronunciar la palabra, o más bien de escupirla, lo que más le dolió. Entendió entonces a qué se refería Nana, que una harami era algo no deseado, que Mariam era una persona ilegítima que jamás tendría derecho legítimo a las cosas que disfrutaban otros, cosas como el amor, la familia, el hogar, la aceptación.

Yalil nunca llamaba a Mariam por este nombre. Para Yalil ella era su pequeña flor. Le gustaba sentarla sobre su regazo y relatarle historias, como el día que le contó que Herat, la ciudad donde Mariam había nacido en 1959, fue en otro tiempo la cuna de la cultura persa, hogar de escritores, pintores y sufíes.

—No podías estirar una pierna sin darle a un poeta un puntapié en el trasero —dijo entre risas.

Yalil le refirió la historia de la reina Gauhar Shad, que en el siglo XV había erigido los famosos minaretes como tierna oda a Herat. Le describió los verdes trigales de la ciudad, los huertos, las vides cargadas de uvas maduras, los atestados bazares amparados bajo los soportales.

—Hay un pistachero —dijo un día Yalil—, y debajo está enterrado nada menos que el gran poeta Jami. —Se inclinó hacia ella y susurró—: Jami vivió hace más de quinientos años. Ya lo creo. Una vez te llevé a ver el árbol. Eras muy pequeña. No lo recordarás.

En efecto: Mariam no lo recordaba. Y aunque viviría los primeros quince años de su vida tan cerca de Herat que podría haber ido andando hasta allí, Mariam jamás vería el árbol de la historia. Jamás vería los famosos minaretes de cerca y jamás recogería la fruta de los huertos de Herat, ni pasear por sus trigales. No obstante, siempre que Yalil le hablaba así, Mariam lo escuchaba con deleite. Admiraba a Yalil por su vasto conocimiento del mundo. Se estremecía de orgullo por tener un padre que sabía tales cosas.

—¡Menudas mentiras! —espetó Nana cuando Yalil se fue—. Un hombre rico contando grandes mentiras. Nunca te ha llevado a ver ningún árbol. Y no te dejes engatusar. Tu querido padre nos traicionó. Nos echó. Nos expulsó de su casa tan grande y elegante donde tú y yo no pintábamos nada. Y lo hizo sin pestañear.

Mariam la escuchaba obedientemente. Jamás se atrevió a decirle a Nana cuánto le desagrada esa forma de hablar acerca de Yalil. Lo cierto era que, junto a su padre, Mariam no se sentía en absoluto como una harami. Durante un par de horas cada jueves, cuando Yalil la visitaba, entre sonrisas y regalos y palabras cariñosas, Mariam se sentía merecedora de toda la belleza y los obsequios que podía ofrecer la vida. Y por eso Mariam lo quería. Aunque tuviera que compartirlo.

Yalil tenía tres esposas y nueve hijos, nueve hijos legítimos, a los que Mariam no conocía. Él era uno de los hombres más ricos de Herat. Era dueño de un cine, que Mariam nunca había visto, pero, ante su insistencia, Yalil se lo había descrito, de modo que sabía que la fachada estaba hecha de azulejos azul y marrón claro, que tenía palcos privados y un techo con un enrejado.

Una doble puerta batiente conducía a un vestíbulo enlosado, donde los letreros anuncian películas hindúes en vitrinas de cristal. Los martes, dijo Yalil un día, en el puesto de helados les daban uno gratis a los niños. Nana sonrió con disimulo al oírlo. Esperó a que Yalil se fuera antes de reírse abiertamente. —A los hijos de los desconocidos les regala helados —dijo—. ¿Y qué te da a ti, Mariam? Historias sobre helados.

Además del cine, Yalil poseía tierras en Karoj y Fará, tres tiendas de alfombras, una tienda de paños y un Buick Roadmaster negro de 1956. Era uno de los hombres mejor relacionados de Herat, amigo del alcalde y el gobernador provincial. Tenía cocinero, chofer y tres amas de llaves. Nana había sido una de sus amas de llaves. Hasta que su vientre empezó a abultarse.

Al ocurrir esto, decía Nana, el gemido ahogado de toda la familia de Yalil al unísono dejó Herat sin aire. Sus parientes políticos juraron que correría la sangre. Las esposas exigieron que la echara. El propio padre de Nana, un humilde carnicero de la aldea cercana de Gul Daman, renegó de ella. Deshonrado, recogió sus pertenencias, se subió a un autobús con dirección a Irán y nunca más volvió a saberse de él.

—A veces —dijo Nana una mañana temprano, mientras daba de comer a las gallinas en la puerta del kolba—, desearía que mi padre hubiera tenido agallas para coger uno de sus cuchillos y hacer lo que le exigía el honor. Tal vez habría sido mejor para mí. —Arrojó otro puñado de semillas al gallinero, hizo una pausa y miró a Mariam—. Y quizá también para ti. Te habría ahorrado el dolor de saber lo que eres. Pero mi padre era un cobarde. No tenía dil; le faltaba valor.

Tampoco Yalil tenía dil, añadió Nana, para hacer lo que exigía el honor. Para enfrentarse a su familia, a sus esposas y parientes políticos, y aceptar la responsabilidad de sus actos. A puerta cerrada, se llegó rápidamente a un acuerdo para guardar las apariencias. Al día siguiente, Yalil la había obligado a recoger sus escasas pertenencias de las habitaciones de los criados, donde ella vivía, y la había echado de su casa.

—¿Sabes lo que les dijo a sus esposas para defenderse? Que yo lo había obligado. Que era culpa mía. Didi ¿Lo entiendes? Eso es lo que significa ser una mujer en este mundo. Nana dejó el recipiente de grano para las gallinas y levantó el mentón de Mariam con un dedo.

—Mírame, Mariam. Ella lo hizo a regañadientes. —Aprende esto ahora y apréndelo bien, hija mía: como la aguja de una brújula apunta siempre al norte, así el dedo acusador de un hombre encuentra siempre a una mujer. Siempre. Recuérdalo, Mariam.

Esta obra descifra la realidad de una cultura donde se expone la integridad de la mujer en un sistema convulsionado por la guerra y la desolación, si le ha gustado a continuación le dejamos algunos enlaces de interés:

(Visited 471 times, 1 visits today)

Deja un comentario