Resumen de Los hornos de Hitler: El libro

(3 / 5) - (5 votos)

En el resumen de Los hornos de Hitler, hay una compilación de testimonios de una sobreviviente de los campos de concentración o exterminio de Auschwitz y de Birkenau. Entre las cosas más crueles narra la quema de los padres y dos hijos de la narradora. ¡Continuemos leyendo!

RESUMEN DE LOS HORNOS DE HITLER

Indice De Contenido

Sinopsis de Los hornos de Hitler

La historia aplastante de un sobreviviente de los campos de Auschwitz y Birkenau. Visión espeluznante de cinco chimeneas que escupen humo de la carne quemada de cientos de miles de personas, incluidos los padres de la autora y dos hijos.

Relato fidedigno y documentado del encarnizamiento organizado, brutalidad sistemática y una crónica cruel, este es el genocidio más despiadado y ofensivo de la historia.Un testimonio irrefutable de los «experimentos científicos» criminales realizados en personas vivas. ¿Cómo eran los animales de Auschwitz y Belsen y cómo se comportaron?

¿Quién fue Joseph Kramer, que fue clasificado como el criminal número uno en el juicio de Lüneburg? Olga Lengyel mantiene las cicatrices y el signo del cautiverio como evidencia de esta terrible experiencia, evidencia indeleble que deja intacto su espíritu de humanismo.

En la obra de Los hornos de Hitler, el autor le contó a la raza humana y civilizada sobre el terror y el mal que prevalecían en los campos de exterminio nazis.Este libro se basa en hechos reales que la propia autora experimentó durante su estadía en un campo de concentración.

Primero, describe la vida diaria antes de la Segunda Guerra Mundial; cómo vivió pacíficamente junto a su familia antes de que el ejército alemán llegara a su ciudad y fueran llevados a los tan  famosos trenes.

Desde ese instante comienza a narrar los actos de desesperación que tuvieron las personas, pues había escuchado rumores acerca de lo que estaba pasando en los campos de “concentración”, pero realmente nadie conocía la cruda verdad. La mayoría creían que solo iban de vacaciones pero algunas sabían ciertamente que les esperaba la muerte.

RESUMEN DE LOS HORNOS DE HITLER

Cada capítulo es un testimonio del autor de lo que ella ha vivido; Maltrato, humillación, enfermedad, hambre y muerte. Si no hubiera evidencia de lo que sucedió en el campo, podríamos pensar que la autora misma escribió una novela ficticia, todo lo cual fue tomado de su imaginación, pero desafortunadamente no.

En un ambiente terrible, el autor logró encontrarse con dos de los más viles asesinos en la historia del campo de concentración: Josef Mengele e Irma Grese, pues estos se convirtieron en terribles verdugos y cuyas esperanzas de supervivencia se volvieron mínimas.

Resumen por capítulos de Los hornos de Hitler

Resulta escalofriante imaginar que la vida de miles de personas, acabó  entre entre las llamas y a causa de pensamientos crueles e irracionales de quienes se sentían la única raza merecedora del derecho de vivir, como lo hicieron los nazis.

El holocausto nazi, fue y continúa siendo considerado el genocidio más horrible en la historia de la humanidad.Se trata del asesinato deliberado de millones de civiles inocentes. Impulsados ​​por la ideología racista, los nazis vieron a los judíos como «parásitos no deseados» que solo valían la pena erradicar y, por lo tanto, llevaron a cabo un genocidio a una escala sin precedentes.

Escogieron a todos los judíos en Europa para la destrucción: personas enfermas, personas sanas, ricas y pobres, religiones ortodoxas y cristianismo, tanto jóvenes como viejos, e incluso niños.

Capítulo uno: 8 caballos o 96 hombres, mujeres y niños

A principios de 1944, dos tercios de Europa pertenecían al Tercer Reich. En otras palabras, según Hitler, este imperio está destinado a celebrar mil años. La operación tuvo lugar en las ciudades de Klausenburg o Clud, como es bien conocida la antigua capital de Transilvania.

Entre ellos está el matrimonio de médico y enfermera, Miklos y Olga Lengyel tenían un hospital de su propiedad, producto del arduo trabajo, dedicación y dedicación de su esposo. Su familia tiene dos hijos: Tomás y Arved, los progenitores  de la autora y su padrino.

Los peligros de una ciudad durante la guerra emanaron del medio ambiente, pero los gobiernos locales simpatizaron y cooperaron con el régimen nazi.Todos creen que las narrativas de los oficiales nazis antes de ser arrestados eran simplemente exageradas, producto de la embriaguez y el propósito de crear miedo entre la gente. Se  escuchaban algunos sonidos del campo de concentración. Es imposible creer que tal crueldad sea posible.

Como todos sabemos, parte de la ideología del Partido de los Trabajadores Socialistas Alemanes se basaba en la creencia en una raza superior.Los alemanes son arios, descendientes de una raza caucásica cuyo privilegio era nunca haberse mezclado con otra. Para ellos esa raza era  superior a todas las demás existentes y estaba  diseñada para dominar el mundo. Esto quedó muy arraigado y creído  por miles de soldados y civiles y condujo a la Segunda Guerra Mundial.

Los judíos fueron despedidos a gran escala y sus propiedades fueron confiscadas, y en cuestión de segundos se empobrecieron. El gobierno húngaro pronazi ha facilitado las operaciones de la policía secreta y las fuerzas de las SS llamadas Gestapo.

Es normal que los soldados roben negocios ellos mismos, y las ejecuciones a gran escala en los bosques también son normales. Los cuerpos eran lanzados al río. Durante una larga temporada, las mujeres que compraron pescado en el mercado se sorprendieron al descubrir que cuando se limpiaban, se encontraban restos humanos en el vientre del pez.

En los intestinos del partido nazi, se ha decidido cómo tratar con los negros, los gitanos, los árabes, los latinos y todos los no arios: la extinción. Más de 11 millones de judíos que viven en la Alemania nazi serán el primer objetivo. El oficial de las SS Adolf Eichmann ha sido designado como la persona responsable de implementar la «solución final».

Dr. Lengyel fue traicionado por un médico de guardia a su servicio que vio su nombre en la lista de sospechosos del régimen. Denunció al médico y le extorsionó a su esposa para firmar documentos que mostraban que les había vendido el hospital y la casa. Olga Lengyel firma por miedo a perder a su esposo.

Escape es la única solución porque la guerra ha llegado a la ciudad y las deportaciones comienzan a vaciar la comunidad. Miclos iba a ser deportado a Alemania, Olga intenta en vano salvarlo, sabe que podría reencontrarse con él , pero no sabe qué hacer con sus padres e hijos.

Un oficial alemán les asegura que puede transportarlos todos si desean y que un tren irá en la  dirección exacta que  refería. Olga, Miclos, sus hijos y abuelos arribaron a la parada de tren y 96 personas por vagoneta y estas estaban superpobladas que eran adecuados para ocho caballos.

Se marcharon a un destino desconocido y viajaron por tres días. Si querían comidas o bebidas, a cambio debían entregar sus pertenencias a los militares alemanes. Murieron tres personas en el transcurso del viaje, en el interior del vagón pero ningún funcionario se hizo cargo de las solicitudes de los pasajeros. Las puertas se abrieron hasta llegar al rumbo final.

Capítulo dos: La llegada

El tren se detuvo, pero los sacaron hasta la noche siguiente. Los médicos estaban separados, hombres por un lado y mujeres por el otro. Según los informes, llegaron ambulancias para llevarse a los enfermos. Las familias están separadas. Cada tren descargaba entre cuatro mil y cinco mil pasajeros, todos los cuales estaban custodiados y compartidos por guardias de las SS.

Los niños y los ancianos están son alineados a la izquierda. Olga sospechaba que el mayor sería enviado a trabajos forzados, y mintió cuando dijo que tenía menos de doce años. Por lo tanto, con la excepción de ella y su esposo, todas sus familias se unieron a la izquierda. La brisa pasó, recordando el olor a carne quemada. Todo está forrado de alambre de púas . El matrimonio fue separado.

Las mujeres tuvieron que desnudarse y llevarlas a un cobertizo. Olga pudo contrabandear unas pastillas con veneno en caso de que necesitara este último recurso, pero recuerda «mi vergüenza fue superada por mi miedo». Las examinaron frente a soldados borrachos y luego las afeitaron.

Cualquier intento de desobediencia era contestado con golpes a los genitales o la cabeza. Olga se encontraba en el campo de concentración de Birkenau, a ocho kilómetros de otro conocido como Auschwitz. Un edificio de rojo ladrillo que guardaba el extraño olor dulzón llamó la atención de Olga; se le dijo que era una panadería.

Capítulo tres: La barraca 26

No pasó mucho tiempo antes de que se diera cuenta de todo lo que estaba sucediendo. Birkenau fue solo la última parada en el resto de los campos de trabajos forzados, donde fue el lugar de los exterminios donde se ubican las cámaras de gas y los hornos de cremación sencillamente  no dejaron de funcionar.

La barraca veintiséis era una especie de establo donde se encontraban unos camastros y dormían de dieciséis a veinte a personas. Las barracas recorrían todo el campo y eran alumbradas por las noches con fuertes reflectores.

Capítulo cuatro: Las primeras impresiones

Después de dos días, recibieron su primera comida, una bebida con un sabor terrible que, burlonamente, dijeron que era café, una sopa repugnante al mediodía y finalmente un pedazo de pan negro por la tarde.

Quienes los custodiaban los azotaban por la menor provocación. Irka, una mujer polaca que ha estado en Birkenau durante cuatro años, habla con Olga sobre los hornos. Descubrió que toda su familia, incluido su hijo soltero, había sido enviada al horno.

Capítulo cinco: La llamada a lista y las selecciones

Hacían dos llamadas por la lista cada día; una solía ser al amanecer y la otra a las tres de la tarde, aunque generalmente se mantenían al sol durante horas o incluso de rodillas. Habían 1,400 mujeres en el área, 35,000 mujeres en todo el campo y 200,000 mujeres en toda el área, incluyendo Birkenau-Auschwitz.

Todos tenían que estar presentes dondequiera que estuvieran en el momento de la llamada, independientemente de su salud. Si alguien desapareciera, independientemente de si estaba muerta, habría graves consecuencias para todos. La selección fue realizada por el Dr. Mengerle, Dr. Klein, Irma Griese y otros altos oficiales nazis.

La elección era  para la cámara de gas y, a veces, para la industria. De 20 a 40 personas se retiran  de cada barraca, y en un aproximado, de quinientas a seiscientas personas fueron seleccionadas para morir.

Capítulo seis: El campamento

Todo el campamento tenía  una carretera principal de 500 metros de largo, rodeada a ambos lados por cuarteles. En algunos casos, son inodoros o baños, algunos también se pueden usar para guardar alimentos, y también manejan y alojan prisioneros. Cada departamento tiene una jefa Blocovas mismas: además de elegir a algunas mujeres como esclavas,  puede elegir la mejor dieta.

A pesar de que estaban atrapadas en el mismo lugar, hubo peleas entre ellas, ya que esta era la única forma en que tenían que sobrevivir. Hurtaban ropa, independientemente de si estaba en en malas condiciones (rota) la poca comida que les ofrecían para canjear por cualquier cosa que sirviera en el mercado negro.

Capítulo siete: Una proposición en Auschwitz

Olga pronto conoció a un joven polaco. Aunque ve el mundo de terror que lo rodea todos los días, él es el único que sonríe. Como afirma la autora, él es «el único sujeto con  voz con voz humana». Entonces se hicieron amigos. Un día, Tadek le dijo que abandonara el cuartel y se fuera a un lugar tranquilo donde algunos prisioneros estaban cocinando papas.

Esto resultaba imposible para Olga porque esa comida no estaba destinada a ella. Tadek le demuestra que pretendía seducirla. Cuando ve que Olga está realmente decepcionada, el joven no se excusa  por sus actos y refiere que la vida en ese lugar es un verdadero calvario y que todos  se merecen un poco de alegría, y no se desaprovechan momentos únicos, además le comenta que adquiere comida por sexo.

Olga no comió durante unos días y decidió ir a un lugar donde se dice que la gente comía y quizás algunas personas podrían  haber compartido al menos una pequeña ración de pan. Pero cuando llegó allí, encontró que sólo hombres y mujeres se apiñaban en el mercadillo negro de favores carnales, además las normas estaban establecidas y eran sexo a modo de canje por ejemplo por un poco de aderezo.

Vio a un anciano que empapó su trozo de pan y dejó una papa que no podía comer debido a la falta de dientes. Se lo ofreció, pero antes de que pudiera morderla, otra mujer lo tomó de sus manos. El reclamo nunca fue útil en este lugar, estaba sujeto a la ley del más fuerte.

Capítulo ocho: Soy condenada a muerte

Después de algunas semanas, Olga Lengyel era un esqueleto vivo, víctima de fiebre y ataques de tos. Un día fue elegida para la cámara de gas junto con otros. Olga se sorprendió porque muchas mujeres ignoraron o no quisieron saber la existencia de las cámaras y estufas. Tenía el dilema de reaccionar o dejarlos a su imaginación.

Una de sus compañeras es Magda. Olga le dijo que tenían que escapar. Magda se rehusó a creerlo. Bajo la supervisión del guardia, Olga escapó y llegó a otro cuartel, se cambió de ropa y regresó a su cuartel. El gángster en su área reconoció a Olga y le pidió le entregara sus  botas todo a cambio de no decir una palabra. ¡Olga aceptó!

Capítulo nueve: La enfermería

Un día, se anuncia la intención de traer una enfermería al cuartel quince. Una semana más tarde, se estableció un hospital. Olga es nombrada una de las empleadas y se traslada a la enfermería, donde mejora parcialmente su estadía. Se levantaba a las cuatro de la mañana todos los días y el servicio de consulta se extendía hasta muy tarde, pasada la medianoche.

Recibió más de 1,500 pacientes todos los días. Y aunque el Hospital Barraca tenía un promedio de cuatrocientos o quinientos pacientes, la medicina y el agua eran escasos, por lo que todos los procedimientos, eso incluye servicio de cirugía, se practicó en situaciones y circunstancias inhumanas.

La inmundicia era tan grande que la autora admite haber dudado seriamente de sus teorías sobre la desinfección de las herramientas. El número total de internas en todo Birkenau fue de treinta mil, y solo cinco mujeres las cuidaban.

 

Las cinco mujeres que participaban en la enfermería no vestían uniformes, todas vestían harapos comunes. La situación mejoró en la habitación mientras les indicaron que podían usar el antiguo urinario del barracón 12. Se acomodaron en seis tumbonas y durmieron muy apretujadas.

Capítulo diez: Un nuevo motivo para vivir

Aunque el campamento era básicamente femenino, había algunos internos varones. Un francés, conocido como L por el autor, visitaba regularmente la enfermería. Además de su presencia encantadora y divertida, L trajo noticias sobre el frente de guerra. La noticia aumentó el estado de ánimo de los reclusos porque no tenían acercamiento a la comunicación ni la información.

Olga estaba profundamente deprimida, y L la llamó y la animó a seguir adelante. Le contó sobre su trabajo y el dolor que eventualmente le quitó. Olga le preguntó qué hacer. L le dijo que tenía que revelar el mundo exterior a sus prisioneros, mantener la confianza y la esperanza, y que debido a su posición, era perfecta para la oficina de correos.

Le enviarían cartas y paquetes, él nunca sabría el nombre de una persona que lo envía o lo recibe, y ellos no sabrían su nombre por razones estrictas de seguridad. Si lo descubre, lo enviarán a la cámara de gas y de allí al crematorio. Olga sabía que el mundo tenía que aprender algo sobre los horrores de los nazis.

Olga aceptó y fue parte de la resistencia. De esta manera, Olga sabía exactamente lo que estaba sucediendo en Birkenau y Auschwitz. Los seleccionados habían sido fusilados previamente, y en 1941 se montaron cuatro crematorios. Judíos y cristianos por igual fueron mandados al horno. Fue a partir de 1943 que «la resolución y desenlace» se apartó exclusivamente para los europeos de religión judía y para los gitanos.

Los dos crematorios eran muy grandes y una gran cantidad de cuerpos fueron destruidos rápidamente. Cada unidad consta de un horno, un pasillo y una cámara de gas Todos tienen un fogón llenos de nueve fogatas. Los cuatro hornos en Birkenau fueron caldeados por un total de 30 incendios, reduciendo 360 cadáveres a solo restos por cada treinta minutos y 17.280 fallecidos durante  24 horas.

Además, la autora señala la existencia de «pozos de muerte», donde un promedio de 8,000 personas fueron asesinadas. El mismo día, se redujeron a polvo 24,000 muertos.Todos los días llegan a Birkenau dos o tres trenes, cada uno con treinta o cincuenta vagones que transportan judíos, adversarios políticos, delincuentes, civiles y prisioneros por el conflicto bélico.

Todos llevaban falsas promesas, y el ritual era siempre el mismo: la cámara de gas izquierda y la detención provisional en Auschwitz. El procedimiento fue simple: los deportados llegaron con falsas promesas, solo había unos pocos soldados.

Si la familia quería reunirse, se les autorizaba, se escuchó un sonido de jazz al fondo, y se les informó que el mayor número de personas posibles se bañaron para la desinfección en enormes habitaciones que simulan baños públicos. La puerta se cierra y cuando la temperatura humana aumentaba, un soldado alemán arrojaba una pastilla de gas a base de cianuro.

La asfixia es instantánea. Cuando se abrieron las puertas, se encontraron los cuerpos apilados uno encima del otro, los moribundos se levantaron abruptamente y se arrojaron entre los cuerpos para llevarlos a los crematorios, pero no antes para extraer piezas dentales de oro, bienes y troncharse el pelo.

Por supuesto que ningún alemán realizaba estás tareas, todo lo realizaban los mismos presos que solamente estaban esperando su camino, a la muerte en cualquier momento.

Capítulo once: Canadá

Canadá era el edificio donde se guardaban todos los artículos confiscados a la llegada de los reclusos, y albergaban aproximadamente a 1.200 hombres y 2.000 mujeres. En este edificio encontrará de todo, desde juguetes para niños hasta botellas de vino. Trabajar allí o hacer contacto ha hecho su vida un poco más fácil, ya que gran parte del mercado negro se gestionó detrás de sus puertas. Un kilo de margarina por 500 marcos, un kilo de pulpa por 1,000 marcos, un pitillin por 7 marcos.

Capítulo doce: El depósito de cadáveres

Olga, a pesar de servir como enfermera, no la eximió de participar en la transferencia de restos. En esencia, su trabajo es mover el cuerpo del paciente a la morgue, y en muchos casos el paciente se convierte en una carga en unos pocos días.

Poco después de darse cuenta de que había anormalidades en el ciclo menstrual, Olga se enteró de que con las mujeres arrestadas habían realizado algunos experimentos porque habían añadido sustancias de dudosa procedencia a sus comidas.

Capítulo trece: El «Ángel de la Muerte» contra el «Gran Seleccionador»

Dr. Fritz Klein, quien había elegido a Olga Lengyel como enfermera, junto con Irma Griese y otros funcionarios, fue un oficial de alto rango que seleccionó a los reclusos para enviarlos a las cámaras de gas el lunes, miércoles y sábado.

Irma Grese tenía 22 años y, según la escritora, una mujer de exuberante encanto a la que le gustaba caminar delante de los prisioneros, mover las caderas y mostrar sus perfumes. Desde su castigo, ella también la describió como alguien muy cruel, azotada y accidental.

El Dr. Klein fue tan lejos como para mostrar cierta evidencia de que había una bondad, o al menos una cierta humanidad, en su persona. A veces se había llevado a mujeres que ya tenían que ir a las cámaras de gas.

El autor describe cómo el Dr. Klein salvó la vida de treinta mujeres después de perseverar en las peticiones. Irma Griese castigo múltiples veces a la autora Olga, pero cuando apareció el médico, la situación se detuvo y la llamaron para darle un paquete de medicamentos.

 

Irma luego protestó y mantuvo una tensa discusión con el médico sobre la prisionera, pero no se sintió intimidado y le recordó su posición en la sala. Cuando la autora llegó a su cuartel, fue solicitada nuevamente  por el «ángel de la muerte» que la golpeó repetidamente.

Capítulo catorce: Organización

En este punto, el término organización aludía al robo de objetos a los oficiales alemanes para aliviar  las necesidades de las prisioneras. L consiguió 5 cucharillas de plata y le obsequio  a Olga una, que comió con las manos como todos los demás prisioneros. Sin embargo, le duró poco pues fue robada por otra prisionera quien supo que ella tiempo atrás , antes de llegar a los campos de concentración o exterminio fue rica y tenía grandes posesiones.

Capítulo quince: Nacimientos malditos

El nacimiento fue de los  problema más grave en la sala de enfermería, no solo por las condiciones y circunstancias en las que se encontraba, sino también que  si el bebé  llegaba con vida al mundo vivo no iban a demorar ni un día antes en enviarlos a ambos a la cámara de gas.

Las muertes fetales fueron las únicas que garantizan a sus madres vivir durante al menos unos meses, por lo que Olga y otras enfermeras tuvieron que sacrificar a los bebés. Ningún soldado nazi aceptó el parto, y cada mujer embarazada que vieron fue una mujer condenada a muerte. Si alguien lograba dar a luz, no importa, su destino estaba escrito y  moriría en Birkenau.

Capítulo dieciséis:Algunos detalles de la vida detrás de las alambradas

A fines de noviembre de 1944, la seguridad del campamento se había reducido considerablemente, lo que facilitaba que hombres y mujeres se hablaran entre ellos a través de la cerca. Durante este tiempo, se formaron muchas relaciones, y otros amantes dejaron sus vidas en la cerca eléctrica, para que ya no pudieran encontrar a su pareja.  Olga fue tatuada con el 25. 413 y el trasfondo de esas siglas indican origen, religión, y una inminente condena a muerte.

Las declaraciones de creencias religiosas estaban estrictamente prohibidas en el campo, los creyentes eran los objetivos más populares para la humillación de los soldados. Los clérigos los obligaron a realizar las tareas más difíciles, mientras que las monjas tenían que ver todo tipo de barbaridades cuando eran ultrajadas por todos los soldados. El escritor dice que una de las monjas se quedó y dijo: «No hay nación que pueda existir sin Dios».

Capítulo diecisiete: Los métodos y su insensatez

La tortura sufrida por los prisioneros varía de extrema a más extrema, de terrible a horrible. Pueden cargar rocas pesadas de un lado a otro y luego lavar los pozos que se usaban como inodoros, y el olor que emiten permaneció en ellas.

Los cambios en los cuarteles fueron algo así como los piojos cotidianos, todos soñaron con escapar, pero sabían que era imposible. Los guardias recibieron premios por las prisioneras recapturadas, el alambre de púas estaba electrificado, había perros entrenados y la sirena sonó permanentemente.

Tadek, el polaco que previamente había tratado de seducir a Olga, intentó escapar sin éxito, su castigo no era más que pagado con su  vida.

Capítulo dieciocho: Nuestras vidas privadas

Olga junto a sus cinco compañeras vivió durante al menos seis meses en lo que fungia como la sala de servicio de enfermería, después de un tiempo incorporaron más personas para sumar un total de doce y es entonces que las epidemias aumentaron, es entonces que la autora de este relato se contagia con sarna.

Tuvo amistades que continuaba recordando, antes del  al mismo tiempo que seguía recibiendo y enviando paquetes para la resistencia.

Capítulo diecinueve: Las bestias de Auschwitz

Joseph Kramer, la «Bestia de Auschwitz», era el jefe a cargo en el campo. Se sabía que mató a miles de checoslovacos en una tarde. Olga tuvo la oportunidad de verlo algunas veces, diciendo que en una de ellas las llamaron y les pidieron que se sentaran en el solar, el hombre parecía dichoso y contento con esta conducta.

Pronto comenzaron a escuchar el vals que tocaba la orquesta y asimismo vieron pasar una serie de aviones. Olga se dio cuenta de que estaban grabando un  documental ficticio. Para Mengerle, su hábito era dejar sin ropa a los reclusos y golpearlos por puro placer. Del mismo modo, se recuerda la crueldad del «ángel rubio» Irma Griese.

Únicamente el Dr. Klein mostró un comportamiento humano. Durante el proceso de Luneburg, el jefe del campo de concentración fue llevado ante la justicia.

Capítulo veinte: La resistencia

Cada acto en los campos de Birkenau o Auschwitz fue un acto de resistencia. Cada acto en los campos de Birkenau o Auschwitz fue un acto de resistencia.Cuando las mujeres que trabajaban en Canadá y descarriaron el destino de las entregas a Alemania, cuando incluso demoraban su trabajo, cuando tenían reuniones minúsculas e hicieron todo para juntar a las familias, se trataba de sobrevivir a la resistencia con un solo propósito, para todo para contar lo que pasó.

El 7 de octubre de 1944, uno de los crematorios explotó por un integrante de la resistencia que introdujo bombas de fabricación caseras. Tenía claro que no le quedaba mucho tiempo en aquel lugar debido a  que se encargaba de retirar los cuerpos de las cámaras y las personas con esa labor duraban a lo mucho dos meses.

Como resultado, decidió ocuparse en  los últimos días de su vida a acabar con esos artefactos, con varios prisioneros tratando de escapar, pero el grupo que causó el caos fue capturado y fusilado con un tiro certero en la nuca.

Capítulo veintiuno: París ha sido liberado

Un día, un preso francés fue a la enfermería y captó la atención de Olga. Olga hizo todo lo posible por aguantar la alegría que sentía. Le susurro al oído que París había quedado libre. No pasó mucho tiempo antes de que se extendiera el rumor, y surgió la esperanza en cada uno de los reclusos.

Capítulo veintidós: Experimentos científicos

Los ensayos de los principales líderes nazis correspondieron a los de su ideología, lo cual era muy absurdo. En estos experimentos, decenas de miles de conejillos de Indias fueron torturados para descubrir hechos como cuánto tiempo puede tolerar el cuerpo humano a bajas o altas temperaturas antes de la muerte, algunos sumergidos en agua salada.

La castración se realizó de la manera más insólita, e incluso administraron a las mujeres sustancias que creían ellos podrían mitigar sus deseos sexuales. En una ocasión, fueron tratados con medicamentos para pacientes con tuberculosis, lo que condujo a su muerte y exámenes pulmonares.

Se realizaron pruebas hormonales y se proporcionaron medicamentos caseros para el insomnio, que solo causaron la muerte. Mil niños de 13 a 16 años fueron elegidos solo para gustos nazis. Las mujeres fueron sometidas a rayos X y se extrajeron sus ovarios para analizar el daño.

Capítulo veintitrés: Amor a la sombra del crematorio

Notoriamente, los soldados alemanes trataron de eliminar la raza inferior a toda costa, por lo que hicieron todo lo posible para reducir la descendencia, pero a veces se produjo el amor, el amor enfermo.Obviamente, los alemanes tienen la intención de acabar con todas las razas malas mediante la extinción directa y la reducción de su descendencia.

Sin embargo, en algunos casos, e incluso en algunos casos, incluso hay amor distorsionado. El progreso de los rusos fue sobresaliente, y la última vez tuvieron más libertad. Las fiestas terminaron con un carnaval carnal, y todos eran propensos a caer. Los perros entrenados también violaron prisioneros para complacer a los soldados.

Capítulo veinticuatro: En el carro de la muerte

Olga nunca perdió la esperanza de volver a reunirse con su esposo, y después de indagar, pudo saber dónde estaba. Entonces pudo enviarle una carta informándole que iría a él a través de un «carro de la muerte». Transportaba personas con trastornos que eran interesantes para los alemanes.

Podrías encontrar todo en este lugar, así que Olga fue a un encuentro con Miklos. En esta nueva reunión se vieron más enfermos y desgastados que la última vez, esta vez se despidieron discretamente porque Olga estaba oculta. Esta fue la última vez que la escritora vio a su esposo. Un día dejaron el área y su esposo se detuvo para ayudar a una persona que se desmayó en el piso. Ambos fueron asesinados por un soldado nazi.

Capítulo veinticinco: En el umbral de lo desconocido

El 17 de enero de 1945, se solicitó el desalojo inmediato de Birkenau y la destrucción de todos los documentos encontrados en el sitio de construcción. El tiempo de evacuación era medianoche, y todos se fueron a Alemania. No hay duda de que el ejército soviético está cerca. Olga Lengyel dejó a Birkenau con vida

Fueron encontrados muertos en todas partes en el camino, pero nadie se detuvo por miedo a los soldados y sus perros, que mantenían el orden en las filas. Un sonido atronador en la distancia confirmó la noticia de que los rusos estaban a  «un tiro desde allí».

Capítulo veintiséis: La libertad

Se escucharon más y más explosiones, los muertos no cesaban. Nadie pudo detener el paso. No pudieron caer frente a los rusos. La orden al soldado era clara, Olga sabía que tenía que huir, logró esconderse en la noche y luego huyó.Se las arregló para llegar a una iglesia donde un hombre y su familia la recibieron.

Los alemanes continuaron patrullando el área, y Olga estaba en Polonia cuando fue arrestada nuevamente, pero escapó nuevamente. Pronto todo terminó, pudo ver las velas de Stalin iluminando el cielo en Alemania. Esa noche, el ejército ruso ocupó Berlín.

Capítulo veintiocho: Todavía tengo fe

Olga Lengyel recordó el trato cruel de las personas en su testimonio y cuestionó la parte benévola. Conocer gente feliz o desafortunada en ese lugar le enseñó a tener cabeza, y la moral en alto además de no quebrantar la fe y la esperanza. Dedicó su memoria a esas personas y a todas las víctimas en ese infierno

Biografía de Olga Lengyel

Olga Lengyel, nació en Rumania el diecinueve de octubre de mil novecientos ocho, en un territorio dominado por Hungría, autora del libro, Los Hornos de Hitler. Durante la Segunda Guerra Mundial, cursó enfermería y fue esposa de Miklos Lengyel, de quien era asistente en el hospital de Cluj-Napoca y deportada al campo de concentración de Auschwitz en 1944.

Allí murieron sus padres e hijos, y su esposo murió muy poco tiempo después, y antes de ser liberada. Lengyel solo ella sobrevivió de su familia, y plasmó su experiencia y vivencias en el libro The Five Chimneys. Su vida después del Holocausto está dedicada a la memoria de hombres, mujeres y niños que fueron asesinados como resultado de la Segunda Guerra Mundial.

Después de la guerra, se mudó a los Estados Unidos. Según el sitio web de la Biblioteca Memorial, Olga estableció la Biblioteca Memorial en 58 East 79th Street, alojada por la Universidad Estatal de Nueva York.

Olga murió el quince de abril del año dos mil uno a la edad de 93 años. Sobrevivió al campo de concentración de Auschwitz, perdió a su primer esposo, dos hijos y padres en el campo de concentración de Auschwitz. Sobrevivió tres ataques a tres episodios de cáncer.

Opinión acerca del Libro Los hornos de Hitler

Este libro presenta una perspectiva prístina y sin censura de todo lo que sucedió en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, lo que hace que cada lector que lee este libro sienta que el escritor debe sentir su propio dolor, disgusto, tristeza e incluso desesperación. Cuando ella estaba allí.

Muchos sabemos que los horrores que pasaban tras ese alambrado eran innombrables pero esta mujer tuvo el valor de sobrevivir para que todo el mundo conociera no sólo su historia, sino la de cada una de las reclusas y de todo ese mundo que llevó a transformar a los prisioneros en casi animales.

Sin duda, este es un libro que nos invita a reflexionar sobre cuán cruel es la humanidad. Esto nos muestra que todos sus sufrimientos y miedos por lo que que sufrió en los campos son la raíz de una ideología ridícula, y el único que cree que son una raza superior les da el derecho de tratar a los demás como criaturas inferiores, incluso inferiores a los animales.

Personajes más destacados del libro Los hornos de Hitler

El holocausto o genocidio nazi, tuvo millones de personajes sin embargo dada la crueldad poco sobrevivieron para contar semejante atrocidad, en el siguiente párrafo le presentamos los personajes más destacados de esta historia narrada por la protagonista principal del relato.

Olga Lengyel

Autora d la historia real Los hornos de Hitler, escritora y enfermera húngara. De origen rumano, fue una de las cientos de prisioneras de religión judía en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau. Según lo que relata probablemente fue Dios o algunos ángeles guardianes que la extrajeron de las llamas de los hornos y la funesta cámara de gas. Estuvo involucrada en la detonación de uno de esos temidos hornos.

Trabajo en la sala de enfermería, inicialmente con cuatro mujeres más hast que la demanda de pacientes subió y aumentaron el número a doce mujeres, vivió bajo condiciones infrahumanas como el resto de los reclusos.

Miklos Lengyel

Fue el esposo de Olga Lengyel, fungía como el director del hospital de su propiedad, Lengyel Sanitarium, que se estableció en 1938. Estudió en Berlín, donde pasó mucho tiempo en clínicas de beneficencia. Tenia especialización en en cirugía general y ginecología.

Irma Grese

Durante la Segunda Guerra Mundial, se desempeñó como inspectora de prisión en los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau, Bergen-Belsen y Ravensbruck. Apodado «Bestia Hermosa», «La Cancerbera», «Ángel de la Muerte».

Josef Kramer

Era un oficial de la NS-SS, al mando del campo de concentración de Auschwitz-Birkenau y más tarde del campo de concentración de Bergen-Belsen, que participó en el Holocausto judío en el transcurrir de  la Segunda Guerra Mundial.

Profesor Elfer Aladar

Fue un prestigioso médico internista, que se dedicaba al campo de estudio del cáncer, además de ser el padrino de Olga.

Josef Mengele

Era médico, antropólogo, promotor de la guerra y genocidio nazi, y es conocido por sus experimentos con los presos en los campos de concentración y exterminio en Auschwitz, Polonia.

Fritz Klein

Doctor y militar nazi, de las SS y estuvo activamente involucrado en el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial.

Eliminación por discriminación racial

Hitler y los nazis señalaron a sus enemigos raciales de una manera clara e inequívoca. Para Hitler y los nazis, los judíos eran los principales enemigos dentro y fuera de Alemania. Su llamada composición genética y racial inferior condujo a sistemas de explotación capitalistas y comunistas.

En el proceso de expansión, los judíos promovieron y utilizaron estos sistemas de gobiernos y organizaciones estatales, incluida la constitución, la declaración de Igualdad de Derechos y la paz internacional, socavaron y desestimaron la conciencia étnica de las razas superiores como la de Alemania. Obtenga líneas de sangre superiores por medio del aprovechamiento  y el enlace matrimonial  mixto.

Los judíos han utilizado herramientas bajo su control: los medios de comunicación, el pluralismo parlamentaria que enfatiza los derechos individuales y las organizaciones internacionales dedicadas a la reconciliación pacífica de los conflictos étnicos, expandiendo su poder biodinámico para las grandes potencias del mundo.

Hitler cree que si Alemania no tomaba medidas decisivas contra los judíos dentro y fuera, entonces el grupo sobrehumano de eslavos y asiáticos incivilizados que los judíos pueden movilizar acabaría la raza «aria» de Alemania.

Para Hitler, el gobierno intervino para aislar razas, promover la reproducción de razas con «mejores» características, evitar la reproducción de razas con características inferiores y prepararse para la expansión de la guerra, dando a la nación alemana su instinto natural para la supervivencia.

Además, promovió la conciencia natural de la etnia entre el pueblo alemán, que los judíos intentaron suprimir a través de una democracia en el congreso, acuerdos de cooperación internacional y conflictos de clase. Hitler creía que debido a su superioridad racial, los alemanes tenían el derecho y la obligación de hacerse cargo de los eslavos, los orientale y sus monigotes judíos en el Este.

Hitler insistió en que los alemanes siguen sus propios instintos naturales para alcanzar estos objetivos. Para finalmente aplastar y someter a los eslavos, la raza superior alemana tuvo que aniquilar a las clases dominantes de la región y a los judíos, que eran la única «casta» capaz de estructurar las razas inferiores a través de una brutal doctrina comunista bolchevique, que esta era un ideario biológica judía.

Para eliminar esta enseñanza perjudicial, que es peligrosa para la supervivencia alemana, fue necesario eliminar a las personas inherentes a la bandera. Hitler creía que la naturaleza funcionaba de esa manera.

En última instancia, el programa de genocidio y guerra de Hitler se basó en lo que él vio como una ecuación: los alemanes «arios» tendrían que esparcirse y aplastar, un proceso que requeriría la eliminación de todas las amenazas raciales, especialmente las judías, de lo contrario serían los Están amenazados de extinción.

La raza que se creía superior: La aria

Hitler advirtió, sin embargo, que el peligro de disolución interna y externa agobiaba a la raza alemana aria. La amenaza interna estaba oculta en un matrimonio mixto entre alemanes arios y miembros de razas naturalmente inferiores.

Se dice que los descendientes de estos matrimonios diluyen las propiedades superiores de la sangre alemana, lo que debilitó a la raza en la lucha por la supervivencia frente a otras razas. Al reproducirse entre personas que los nazis consideraban genéticamente degradadas y que afectan negativamente la salud de toda la raza.

El estado alemán de entreguerras debilita aún más a la raza alemana «aria»: según los nazis, socialmente compulsivo personas que participan en comportamientos anormales.Este grupo incluía personas sin hogar, mujeres supuestamente promiscuas, personas que no podían mantener un trabajo o alcohólicos.

Hitler cree que la raza alemana «aria» también está amenazada con la disolución externa, ya que la República de Weimar estaba perdiendo frente a las razas «inferiores» eslavas y asiáticas por tierra y población. En esta carrera, la «raza judía» perfeccionó su herramienta socialista tradicional, el comunismo soviético, para reclutar a los eslavos incompetentes y convenció a los alemanes de que medios artificiales de conflicto de clases reemplazaron los instintos naturales de batalla etnográfica.

El dictador Hitler creía que la falta de vivienda redujo la tasa de natalidad de los alemanes a un nivel arriesgadamente inferior, entonces  Alemania perdió en la Primera Guerra Mundial, y de acuerdo con el Tratado de Versalles, Alemania se vio obligada a ceder miles de millas de tierras valiosas a los países vecinos.

Hitler cree que para sobrevivir, Alemania debe romper la zona de exclusión de sus enemigos que ocupan el país y conquistaron el vasto territorio de los eslavos orientales. La conquista del Este proporcionará a Alemania el espacio que necesita para expandir enormemente su población, proporcionar alimentos para esa población y los medios para lograr el destino biológico de una raza superior con estatus de poder mundial.

Grupo racial étnico

Para Hitler y otros líderes del movimiento nazi, el valor final de una persona no era su individualidad, sino su pertenencia a un grupo étnico que estuviera delimitado.

El propósito fundamental  de los colectivos raciales era asegurar su supervivencia. La mayoría de las personas estaría de acuerdo en que los seres humanos tienen un instinto personal de supervivencia, pero Hitler cree que existe un instinto colectivo de supervivencia, es decir, centrarse en la pertenencia a grupos, pueblos o razas que usan estos términos de manera intercambiable.

Para los nazis, este instinto de supervivencia colectiva siempre fue mantener la integridad de la «raza» y luchar contra el territorio contra las «razas» rivales.

El holocausto, es el trasfondo de los asesinatos cometidos en los campos de concentración, que aún conservan las memorias de aquellos días fatídicos para los pueblos que fueron sometidos a los horrores de quienes se creían superiores, es muy interesante sin embargo existen otros temas de interés; que pensamos pueden ser de su agrado por lo tanto a continuación le dejamos los enlaces de los mismos:

Deja un comentario