Biografía del autor Roger Chartier, y sus libros

Valora esta entrada post

Roger Chartier, es un reconocido profesor, historiador  y escritor de origen francés. Se le conoce principalmente por su trabajo y divulgación en el ámbito de la Historia del libro. Actualmente es miembro de la Escuela de los Annales. No te pierdas este interesante artículo!!

ROGER CHARTIER

Biografía de Roger Chartier

Roger Chartier nació en Lyon el 9 de diciembre de mil novecientos cuarenta y cinco. Asistió a la escuela secundaria en Ampere College en Lyon. Luego, en los años de mil novecientos sesenta y cuatro a mil novecientos sesenta y nueve, ingresó en el French Teachers College de Saint-Cloud, al mismo tiempo, también obtuvo un título en la Universidad de la Sorbona. En mil novecientos sesenta y nueve, recibirá el título de historiador.

Después de completar sus estudios básicos, comenzó a trabajar como profesor en  Le Louise Grande en París. Aunque a principios de la década de 1970, comenzó como profesor asistente de historia moderna en la Universidad de París. Más tarde, obtuvo el puesto de director de investigación de la Escuela Superior de Ciencias Sociales. Este puesto servirá hasta 2006.

En el mismo año, Roger Chartier ganó el título de profesor de la Academia francesa organizada por «Cultura moderna francesa». Un hecho extraño es que en su primera clase, señaló a sus alumnos que continuará estudiando la interacción entre la escritura histórica moderna y los acontecimientos reales.

Entre los muchos trabajos realizados por Roger Chartier , se destacó en el programa francés de historia y cultura, que se transmitió el lunes. Por otro lado, en los premios y reconocimientos que recibimos, encontramos que le fue otorgado el título de «Premio Anual» por la American Printing History Association en mil novecientos noventa. Ha escrito múltiples obras a lo largo de su trayectoria, es considerado una referencia cuando se habla de escribir sobre historia y para los profesores que dictan la cátedra.

También ganó el Premio de Historia Gobert del Premio de la Academia Francesa de mil novecientos noventa y dos. En la actualidad, aunque la Universidad de Madrid Carlos III y la Universidad Nacional de Córdoba en Argentina han otorgado el título de Dr. Honoris Causa. A su vez, obtuvo el premio de la Academia Británica de Ciencias.

En el campo profesional, se desempeñó como  profesor de historia en la Escuela Annales (cuarta generación consecutiva). Durante su educación en Francia, su trabajo en du XVIe au XVIIIesiècle se destacó. También fue su instrucción bajo la dirección de H. J. Martin de «Historia de Francia «. Otro trabajo muy relevante en el que ha trabajado fue dirigido por Les Usages de l’imprimé en París en 1987. Más tarde, fue responsable de dirigir «La Correspondencia». «Les Usages de la lettre au XIX e siècle» en París en mil novecientos noventa y uno.

ROGER CHARTIER

Ha cooperado muchas veces en diferentes labores y obras colectivas. Algunos de los más importantes son:

  • Le livre. Un changement de perspective: Trabajo que realizó en cooperación con D. Roche; J. Le Goff y P. Nora.
  • Hacer la Historia III: Publicado en Barcelona en mil novecientos ochenta y completado en colaboración Laila.
  • La nouvelle histoire: Editado en París en el año de mil novecientos setenta y ocho bajo la directiva de J. Le Goff y J. Revel.
  • La Historia de la Vida Privada (Volumen 3): Dirigida por Ariès y Duby desde Madrid entre los años de mil novecientos ochenta y cinco a mil novecientos ochenta y nueve. En este libro coopero completando el capítulo de “Las Prácticas de lo Escrito”.

Roger Chartier actualmente se especializa en historia del libro y ediciones literarias y es profesor titular en la Universidad de Pensilvania y la Academia Francesa. También es Director de Investigación en École Des Hautes Tudense Sciences Sociales.

Libros escritos por Roger Chartier

Su primera obra fue escrita en 1976, no obstante ha escrito múltiples obras. Ha realizado diversas colaboraciones con otros autores. Imparte clases en grandes colegios universitarios en Francia y Estados Unidos. A continuación le presentamos algunos de sus libros más importantes.

Historia de la lectura en el mundo occidental

La lectura simple en realidad significa que este libro tradicional revela decenas de miles de significados. Este es el primer excelente trabajo completo sobre este tema, que ahora se ha propuesto en la nueva edición. Al leer textos leídos en voz alta o en silencio en público o solos, ya sea en el manuscrito o en la pantalla de la computadora para interpretar rápida o apenas cada letra. Esto es equivalente a recrear el significado del contenido escrito en cualquier momento. Sus propias capacidades y funciones deseadas.
Esta historia es el resultado del trabajo de expertos de primera clase, destacando los cambios importantes que afectan la forma de leer: desde la lectura silenciosa de la antigua Grecia hasta la novedad introducida por la imprenta, hasta la revolución electrónica que estamos experimentando. Todo esto es la historia de los objetos, es decir, diversas formas de libros, pero también la historia de hombres y mujeres, adultos y adolescentes, gestos, actitudes y costumbres, e historia del espacio. Y mantén el tiempo para leer.

La mano del autor y el espíritu del impresor

En el modernismo europeo temprano, los primeros lectores de un libro no fueron quienes lo compraron: fueron los escribas los que copiaron el manuscrito del autor o traductor. Los censores que lo autorizaron, el editor que decidió poner este título en para incluir su catálogo, los revisores que prepararon el texto para la prensa. Lo dividieron en capítulos o secciones y agregaron signos de puntuación.

Los tipos de letra que componían las páginas, los correctores que lo corrigieron. La mano del autor no se pudo separar de la mente de la impresora. Este libro está dedicado al proceso de publicación de obras que proporcionan el marco para que el lector represente el pasado o el mundo. Con respecto a la historia cultural, la crítica textual y la investigación bibliográfica.

El análisis de obras clásicas como las obras de Don Quijote de Cervantes o Shakespeare u obras poco conocidas. Roger Chartier señala discontinuidades fundamentales.Estas discontinuidades fundamentales han cambiado la circulación de palabras impresas entre invenciones de imprentas e invenciones.

Tres siglos después, nuestra definición de «literatura». Roger Chartier dijo que, dada la intersección entre «la mano del autor y el espíritu de la impresora», esto quedó claro: «En la imprenta, cada decisión, incluso la más mecánica, implica racionalidad. La aplicación de la comprensión. Por el contrario, «opuesta», la creación literaria siempre se enfrenta a la primera apariencia, a saber, la importancia de las páginas en blanco.

El orden de los libros

Entre finales de la Edad Media y el siglo dieciocho, los occidentales intentaron controlar una gran cantidad de textos, que fueron emitidos conjuntamente por manuscritos y copias impresas. Contar títulos, clasificar trabajos y asignar destinos a textos son operaciones, por lo que puede ordenar el mundo de la escritura. Contemporáneo es el sucesor directo de este gran trabajo.

La invención del autor es el principio básico de la designación de texto y un mundo de sueños. Contiene todas las obras escritas. Es una biblioteca universal, real o inmaterial. La aparición de nuevas definiciones de libros constituye algunas innovaciones. Antes o después de Gutenberg, cambió la relación con el texto y establezca el orden. Sin embargo, ninguno de estos dispositivos tiene derecho a cancelar la libertad del lector.

A pesar de estar limitado por las capacidades y convenciones, esta libertad trasciende y redefine el significado de tratar de reducir esta libertad. La relación entre las normas y la posibilidad de violar las normas no siempre es la misma en todas partes. Reconocer sus muchas formas y muchos cambios es el primer objetivo de este trabajo escrito en la víspera de los tiempos. El orden de reserva puede ser alterado nuevamente.

Cardenio entre Cervantes y Shakespeare

¿Cómo leer textos inexistentes para representar el manuscrito perdido y el trabajo incierto del autor? Este es el misterio traído por Cardenio: este es el primer trabajo realizado en Inglaterra en mil seiscientos doce a mil seiscientos trece, que fue atribuido a Shakespeare y Fletcher  cuarenta años después. Su trama es una «ficción» insertada en Don Quijote. Circuló en los principales países europeos y fue traducida y adaptada en el teatro.

En Inglaterra, las novelas de Cervantes fueron citadas incluso antes de que fueran inspiradas por Cardenio en mil seiscientos doce.Pero este problema tiene otros desafíos. En ese momento, se debió principalmente a la invención de la imprenta que causó un aumento en el discurso. Demasiado miedo a ellos a menudo conduce a la escasez.

No todas las obras tienen una motivación para sobrevivir. Especialmente los dramas que a menudo no se imprimen (este tipo de cuerpo literario se encuentra en la parte inferior del sistema literario. Es muy adecuado para la existencia de corta duración de los seres humanos). Sin embargo, cuando un escritor se hizo famoso, la búsqueda de archivos.

Inspiró la invención de reliquias escritas, la reparación de restos dañados por el tiempo. La corrección de errores y, a veces, falsificaciones. Esto es lo que le sucedió a Cardenio en el siglo dieciocho. Redefinir la historia de este trabajo generará dudas sobre el estatus quo de las obras consideradas clásicas en el pasado.

Los lectores descubrirán la plasticidad del texto aquí, y cambiarán el texto mediante traducción y adaptación. Migrarán de un género a otro; sus significados sucesivos establecidos por diferentes audiencias.Para muchos de sus lectores, Don Quijote ha sido durante mucho tiempo un archivo de «ficción» y puede ser publicado o debutado de forma independiente.

Sin embargo sería pero a expensas de la coherencia del héroe y dramaturgo Shakespeare del mismo nombre. Según muchos colegas, co-escribió la historia del reciclaje con otros escritores, algunos de los cuales no tienen editor. Por lo tanto, gracias a Roger Chartier, uno puede explicar el misterio de una obra que no tiene texto pero no tiene autor.

La obra, el taller, el escenario

Los tres estudios que componen este libro fueron originalmente tres conferencias en la Universidad de Montreal por invitación de Fonds Paul-Zumthor. Los temas que tratan están relacionados con el pensamiento de Paul Zumthor sobre los gestos de traducción, el poder dramático o la «literatura».

Al llamar la atención sobre la transformación del «Arte prudente» de Gracián en un manual de la corte (traducción al francés), en la apropiación indebida creativa de crónicas por Lope de Vega. Describe la resistencia de la gente de Fuente Ovejuna y las diversas intervenciones que ha tomado para hacer el texto. Al ser un libro, estos tres estudios tienen como objetivo cruzar los límites clásicos entre el lenguaje, el género y la función.

Bibliotecas y librerías: Entre herencia y futuro

A pesar de sus diferentes naturalezas y objetivos, las librerías y bibliotecas son lugares donde podemos leer y leer libros en nuestra historia. La condición de estos espacios hoy nos obliga a reconsiderar el camino de supervivencia de su existencia. Pero la clave puede estar en su pasado. En el curso de examinar la historia de estos dos espacios, el historiador Roger Chartier planteó los riesgos de que hayan sobrevivido, poniendo en peligro la situación de su supervivencia hoy y cómo analizar su pasado. La clave del futuro.

El sociólogo y el historiador

En 1988, el historiador Roger Chartier recibió al sociólogo Pierre Bourdieu en la estación de radio cultural francesa y realizó cinco entrevistas. Todas las cuales están incluidas en este libro. El libro les permite recuperarse en el contexto ideológico y político. Tanto los sociólogos como los historiadores en el diálogo revelaron la colusión entre los dos autores. Se dieron cuenta claramente de la diferencia entre los dos autores. Enfrentaron sus dos disciplinas y sus relaciones sociales. Papeles respectivos.

Las revoluciones de la cultura escrita

Internet ha revivido el sueño universal de un mundo en el que los humanos participan en el intercambio de ideas. Pero también causó que la gente sufriera la desaparición de la cultura del libro. ¿Cuál es el futuro de este libro? ¿Qué nos ha enseñado su pasado?

 

Aparición del periodismo en Europa, LA. con Carmen Espejo Cala

El libro tiene como objetivo contribuir al debate histórico sobre el surgimiento del periodismo europeo. En ese mismo sentido proporcionando una nueva interpretación de este fenómeno. Partiendo desde todos los aspectos de la historia y la teoría. También está buscando actualizaciones de datos sobre algunas historias especiales de noticias europeas famosas (Italia, Reino Unido, España, Portugal), para dialogar estas historias incompletas bajo ninguna circunstancia.

Asimismo ayuda a construir una visión pan-europea de las primeras noticias de la historia.La necesidad de desarrollar el concepto de una red de comunicación se ha extendido a través de la mayoría de las obras. Tiene dos significados materiales y metafóricos: aunque la comunicación de noticias es vernácula, las noticias se utilizaron inicialmente como una fuerza cohesiva en lugar de una herramienta para las diferencias culturales nacionales.

Criterios y trabajo del historiador Roger Chartier

A través de sus trabajos, que muestran que el autor es experto en historia contemporánea, sociología, filosofía y antropología. Su enfoque hacia la escritura y los textos escritos. Tiene una clara inclinación a la investigación metodológica. El autor ha concedido varias entrevistas a algunos medios, he aquí un bosquejo de su criterio.

Debido a toda su carrera, preparación, conocimiento y trabajo realizado hoy, Roger Chartier es considerado el líder en la escritura de libros históricos. Su teoría y suposiciones proporcionan referencias para muchos profesores universitarios que enseñan historia contemporánea. Esto se refleja en el Departamento de Filosofía española III. Comentan aquí que Roger Chartier es una fuente de motivación y un punto de referencia.

Debido a sus métodos, investigación  teórica y metodológica, es posible reingresar en diferentes aspectos que los métodos científicos tradicionales ignoran. Una vez restaurado el texto, no solo por su significado simbólico y significado, sino también por su uso en la práctica social proporciona una nueva vida.

Chartier comienza con la sustancia de los objetos culturales y su participación e importancia en la vida social. En otras palabras, no es suficiente estudiar el significado del texto. También debe comprender la adjudicación aberrada. El concepto central de la teoría de Chartier.

El uso de la incautación significa comprender el significado sin ignorar la influencia de los antecedentes históricos. Esto nos permite comprender los objetos, los hechos y las formas de pensar más profundamente que la comprensión aproximada y superficial. Otro aspecto importante de este concepto es su alcance, ya que no se limita al área temática del historiador.

Los profesionales de industrias como la sociología, la filosofía y la antropología deben internalizar estos conceptos cuando comprenden las ventajas humanas. Porque lo común entre todas estas disciplinas es el estudio de las personas. Chartier comentaba en una entrevista que esta visión de la historia no es nueva ni propia de los historiadores.

De hecho, mencionan que existe una definición en sociología que también permite comprender la conexión entre textos, apoyos y prácticas. Donde autores como McKenzie lo llaman la «sociología de los textos». Sin embargo, lo más importante es, en última instancia, la posibilidad de que los objetos a capturar corresponden a textos canónicos y obras no clásicas con poco o poco mérito.

Al mismo tiempo, se logra una producción iconográfica en diferentes formas, que permite su reconstrucción de diferentes maneras, en relación con la palabra viva. Historia cultural en modo síntesis. Hoy, el texto no es el objetivo final del historiador, sino el punto de partida o el punto de partida que permite la elaboración de una reconstrucción social de costumbres, hábitos de consumo, producción, medios de interpretación.

El punto objetivo varía mucho según lo que el investigador quiera lograr. En algunos casos, la relevancia indica cómo se escribió y creó el texto, mientras que en otros casos es más importante cómo se traduce y es apropiado. Este cambio de perspectiva y paradigma guiará al investigador.

Interpretar y escribir textos ya no es un proceso estático, sino que ahora se entiende más como un proceso dinámico en el que el hecho de publicar incluye inherentemente las operaciones técnicas de apropiación del mensaje que queremos transmitir, pero no de una manera cristalizada en el trabajo. Más bien, el contenido interactúa cuando el lector y el texto se encuentran.

Cuando una de las partes tiene una identidad sociocultural que influye en el aprendizaje y la interpretación del texto. Roger también distingue entre un texto y un libro, ya que en la mayoría de los casos los textos se leen de diferentes maneras, lo que significa que el lector alcanza diferentes niveles de abstracción o comprensión.

Esta conclusión se extrajo al analizar los textos de los siglos con los que trata con mayor frecuencia, que datan de los siglos XVI o XVII y consisten principalmente en piezas de España, Francia e Inglaterra. Para documentos especiales de España, como entre manuscritos, obras dramáticas y publicaciones impresas, el mismo texto se aplica a las obras, pero su apoyo no solo cambia la definición social del público al que llega, sino también de la misma manera. Explicación del texto.

Una forma de entender lo anterior es que cuando pensamos y guardamos la palabra «copyright» desde una perspectiva legal, cuando nos enfocamos en el campo de texto, cada representación hecha de texto es estéticamente similar. Sin embargo, cuando vamos más allá y preguntamos a los lectores el significado de la información, encontraremos una variedad de respuestas.

En los niveles crítico y analítico. Los historiadores deben usar pautas para evitar ser influenciados por estos malentendidos. Aunque nos permiten comprender la influencia del entorno cultural, también pueden usarse como factores decisivos, que nos impiden ver el panorama completo cuando analizamos críticamente el texto. Algunas de estas pautas son la crítica estructuralista, la semiótica, la deconstrucción, etc.

Roger también comentó sobre sus puntos de vista sobre el impacto de la estandarización y el monopolio de los productos, o más precisamente, sobre el control de nuestra cultura a corto y mediano plazo por parte de grandes empresas y multinacionales de ocio. Su respuesta menciona cómo chocan las culturas, donde las tendencias, los modelos y las ideologías intentan ser manipulados por unas pocas personas que intentan controlar sus hilos de aumento de ganancias.

Esto afecta directamente la capacidad de uso del lector, porque el mensaje pierde la versatilidad de la interpretación, lo cual es lógico. Las grandes empresas quieren vender y no están interesadas en la ambigüedad porque solo confunde a los compradores potenciales. Por supuesto, la cultura siempre estará allí, y se mostrará inesperadamente.

Las telenovelas, los periódicos de amplia circulación o la famosa literatura rosa no proporcionan tales ejemplos. En cada caso, es imposible predecir cómo el público interpretará el texto. En cuanto a la prosperidad en las últimas décadas, puede estar relacionado con el progreso tecnológico y la conveniencia de implementar esta herramienta por escrito hoy.

A diferencia de hace siglos, solo se necesita un programa y suficiente creatividad para desarrollar una idea. Esto permitió que se hiciera realidad el ideal de Kant. En el ideal de Kant, señaló que todos, como escritores y lectores, pueden participar en una amplia gama de diálogos en lugares públicos. Comparta con críticos institucionales y haga sugerencias transformadoras.

En este caso, todos pueden intervenir en la producción cultural y reducir los patrones de alienación de los lectores. Otro tema que coexiste con la tecnología 2.0 y el mundo digital es el impacto de las redes de comunicación y su impacto en la cultura  del consumidor. En teoría, las redes sociales deberían ser el foco de la resistencia cultural, pero de hecho existe un riesgo inverso, que conduce a la heterogeneidad cultural.

Esto se debe al bombardeo constante de anuncios por parte de grandes empresas que intentan controlar las propuestas de texto, la transmisión de información y la fabricación de productos electrónicos. La consecuencia inmediata es la fragmentación cultural o lo que dicen los anunciantes: segmentación del mercado.

Un aspecto extraño de este tema es que ideas como la búsqueda de la personalidad y la expresión de las propias ideas se promueven a diario. Pero, de hecho, lo que estamos buscando es que se exprese de alguna manera utilizando pautas preestablecidas o pautas preestablecidas.

El más importante de todos estos fenómenos relacionados con las nuevas tecnologías es que permiten ampliar el campo de investigación de los historiadores. No solo eso, también significa que a medida que la sociedad cambia, las viejas técnicas de recopilación de información y los métodos clásicos también deben adaptarse a esta nueva era que adaptarse a esta nueva era a medida que las sociedades cambian.

Fragmentos de varios libros

De las obras de Roger Chartier todas en si son importantes y llevan un mensaje sin embargo a continuación les presentamos fragmentos de algunos de ellas. Por ejemplo: El presente del pasado, Bibliotecas y librerías: Entre herencia y futuro e Historia de la lectura en el mundo occidental.

El presente del pasado

La categoría de new cultural history entró en el léxico común de los historiadores en 1989 cuando Lynn Hunt publicó, con ese título, una obra que reunía ocho ensayos y presentaba diferentes modelos y ejemplos de esta nueva manera del hacer de la
historia.
En la introducción, ella subrayó las tres características esenciales que daban coherencia a aquellos trabajos cuyos objetos (textos, imágenes, rituales, etcétera) eran muy diversos.En primer lugar, al centrar la atención en los lenguajes, las representaciones y las prácticas, la new cultural history propone una manera inédita de comprender las relaciones entre las formas simbólicas y el mundo social.
Al enfoque clásico, dedicado a identificar las divisiones y las diferencias sociales objetivas, ella opone la construcción móvil, inestable y conflictiva de las mismas, a partir de las prácticas sin discurso, de las luchas de representación y de los efectos performativos de los discursos. En segundo lugar, la new cultural history encuentra modelos de inteligibilidad en disciplinas vecinas que los historiadores habían frecuentado poco hasta ese entonces: por un lado, la antropología; por otro, la crítica literaria.
Las antiguas alianzas que unían la historia con las disciplinas amigas o rivales, como la geografía, la psicología o la sociología, se ven así sustituidas por nuevas proximidades que obligan a los historiadores a leer, de manera menos inmediatamente documental, los textos o las imágenes, y a comprender, en sus significaciones simbólicas, las conductas individuales o los ritos colectivos.
Finalmente, esta historia, que procede más mediante estudios de caso que mediante teorización global, condujo a los historiadores a reflexionar sobre sus propias prácticas y, en particular, sobre las elecciones conscientes o las determinaciones desconocidas que rigen su manera de construir las narraciones y los análisis históricos.
Esas son las tres características fundamentales que definían, según Lynn Hunt, una nueva práctica historiográfica. Afirmaba, así, la convergencia entre las investigaciones generadas por los contextos notablemente diferentes:
Así, del lado americano, la utilización, por parte de varios historiadores, de conceptos y de modelos tomados de los antropólogos (Víctor Turner, Mary Douglas, Clifford Geertz) o, del lado francés, las críticas dirigidas desde el interior de la tradición de los Aúnales, tanto a las definiciones clásicas de la noción de mentalidades como a certidumbres estadísticas de la historia serial en el tercer nivel el de la cultura. Es necesario agregar (aunque la referencia curiosamente esté ausente en el libro editado por Lynn Hunt).
Las propuestas  respecto a los efectos cognitivos producidos por la reducción de la escala de observación, tal como la pregonaba y practicaba la «macrostoria» italiana. Al designar, con una misma noción, enfoques con orígenes muy diversos, el libro de Lynn Hunt dio visibilidad y unidad a un conjunto de mutaciones desapercibidas  o mal percibidas hasta ese entonces. Unos años antes, en 1982, la categoría de new cultural history no aparecía en ninguna parte del examen de conciencia historiográfica propuesto por Dominick LaCapra y Steve Kaplan.

Bibliotecas y librerías: Entre herencia y futuro

Lugares en movimiento, espacios en transformación. Hace algún tiempo, cuando Roger Chartier me entregó los textos que componen este libro, me señaló, conversando sobre la lectura, que «siempre estamos vacilando entre un concepto tradicional de la lectura, literal, por una parte: leer letras, palabras, textos, libros; y metafórico por otro: cómo descifrar el mundo, a los otros, la naturaleza, los sentimientos».
La tendencia debería ser a unificar ambas concepciones porque, aunque correspondan a lógicas diferentes (en un texto corresponde, por mencionar un ejemplo, a la lógica de la alfabetización), son formas complementarias de comprender nuestro entorno. Las bibliotecas, y también las librerías, son justamente espacios privilegiados para abordar la convivencia de estos dos hemisferios de la lectura.
En ellas conviven y se promueven la utilización del texto escrito y la comprensión del mundo contenida en las palabras. En ellas se trabaja para discernir caminos transitables en la vorágine de lecturas disponibles y se entregan herramientas para que las personas puedan apropiarse de lo que les es útil, de aquello que les brindará nuevas oportunidades para descubrir, conocer y mejorar su calidad de vida.

Estamos en un mundo saturado de textos, de lecturas, especialmente en el ambiente digital. Por consiguiente, la gente lee. Lee una enorme cantidad de cosas: frente a su computadora, un diario, una revista, un aviso en la pared, una receta de cocina, la descripción de un medicamento, la cuenta de los impuestos, el cuaderno de clases de su hijo o de su nieta.
En la sociedad contemporánea hay miles de formas en las que la lectura nos aborda. Pero también buscamos otras lecturas que nos permitan pensar el mundo y relacionarlo con las personas y las historias que lo habitan. Ahí es donde las bibliotecas y las librerías tienden un puente que abre un territorio más amplio para la lectura.
El filósofo británico John N. Gray sostiene que la especie humana tiende a engañarse con el mito del progreso, porque pese a la percepción de que avanzamos, la humanidad se expone siempre a problemas que inexorablemente se repiten en la historia. Chartier nos muestra que algo similar ocurre en el caso de los libreros, quienes permanentemente han estado cruzados por la lógica del capitalismo comercial y, al mismo tiempo, por la búsqueda del patrocinio y la benevolencia de las autoridades.
También las bibliotecas han tenido una historia marcada por la tensión entre el resguardo de sus colecciones y el acceso por parte de la comunidad a los libros. En «Librerías y libreros: historia de un oficio, desafíos del presente» y en «La biblioteca», Roger Chartier aborda estos dos espacios donde habita la lectura.
Y lo hace desde una mirada histórica que también utiliza el humor como recurso interpretativo, como cuando se refiere a la librería como «el burdel de los libros», citando a Quevedo, o cuando se pregunta por la labor del librero: «¿oficio noble o negocio deshonesto?».
En estas páginas, la revisión etimológica de las palabras «librería» y «biblioteca» resulta no sólo un ejercicio académico, sino que nos permite entender la vinculación de estas instituciones con lo público y lo privado, los contextos sociales de sus orígenes y el beneficio que han brindado: cuestiones que pueden resultar determinantes hoy al momento de implementar, por ejemplo, una política pública en el ámbito de la cultura.
Nos permite preguntarnos, en un sentido más profundo, para qué sirve una biblioteca (¿por temor a la desaparición y al olvido?) o hasta cuándo y cuánto debemos acumular en esa biblioteca, antes de un «exceso indomable» o una «abundancia confusa»

Historia de la lectura en el mundo occidental

Cuando, hacia el siglo VIII de nuestra era, la escritura alfabética irrumpió en la cultura griega, llegó en un mundo que desde hacía mucho tiempo era el de la tradición oral. Perú si la palabra hablada se hallaba así «en el principio», según la conocida fórmula, posiblemente se daba sobre todo en el poder.
Porque en la Grecia de los comienzos, la palabra hablada reinaba de manera indiscutible, muy particularmente bajo la forma de clase, «fama», aplicada a los héroes de la epopeya por los aedas de tipo homérico. Para los griegos de la época arcaica, ese elase constituía un valor primordial, casi una verdadera obsesión.
Si el héroe homérico aceptaba morir combatiendo era porque esperaba conquistar esa «fama imperecedera», y resulta significativo que la palabra que se traduce por «fama» o bien por «gloria», es decir, clase, tuviera el sentido fundamental de «sonido» (como indican los parientes etimológicos de la palabra en las lenguas germánicas, por ejemplo el alemán Laut).
La gloria de un Aquiles era, pues, una gloria para el oído, una gloria acústica, sonora. En plural, k/ésera en efecto el término técnico que Homero utilizaba para designar su propia poesía épica. Con su sonoridad, la palabra era eficaz, ya que hacía existir al héroe. Cabe localizar incluso la valoración de lo sonoro en la modificación que los griegos aplicaron al alfabeto consonántico que tomaron de los semitas: como es sabido, redefinieron cierto número de signos con el fin de poder anotar las vocales.
Para entender por qué y en qué perspectiva se apropiaron de la escritura fenicia no está fuera de propósito el tener en cuenta esa valoración. Podría parecer que lo fue por la vía de la paradoja. Porque, (para qué podría servir la «escritura muda» en una cultura en la que la tradición oral se creía capaz de asegurar su propia permanencia sin más soporte que la memoria y la voz de los hombres?
La respuesta más sencilla parece ser la siguiente: precisamente para lograr una mayor producción de kléa, por ejemplo mediante las inscripciones funerarias, garantizando una nueva posteridad al difunto. Así pues, la escritura posiblemente se haya puesto al servicio de la cultura oral en una perspectiva que no sería ajena a lo siguiente: no para salvaguardar la tradición épica (aunque esta última haya acabado por hacerlo), sino para contribuir a la producción de sonido, de palabras eficaces, de gloria clamorosa.
Esta respuesta equivale en realidad a una hipótesis sobre la naturaleza de la lectura en la Grecia arcaica: parece inevitable pensar que los primeros lectores griegos practicaban la lectura en voz alta. Porque en una cultura que valoraba la palabra hablada hasta el punto en que lo hacían los griegos, la escritura no tenía interés más que en la medida en que apuntaba a una lectura oralizada. No es que nuestra hipótesis trastorne la idea que desde hace tiempo nos hemos hecho de la lectura antigua.
Formulada partiendo de datos culturales, viene a coincidir con otra hipótesis, generalmente admitida, que no es sino la de la extrapolación de los testimonios de una época más reciente: si los griegos de la época clásica leían en voz alta, cabe asumir que sus antepasados hacían lo mismo. A falta de documentos, cabe pensar que la lectura en voz alta constituye la forma original de la lectura.
En conclusión Roger Chartier, a sus setenta y cuatro años ha aportados grandes obras y conocimientos al campo de la investigación, a la historia. Ha dejado un legado en el ámbito literario y en la formación de nuevos historiadores a quien les ha impartido la asignatura, es un punto de referencia obligado en la actualidad. A continuación le compartimos algunos enlaces que le permitirán saber más:
(Visited 241 times, 1 visits today)

Deja un comentario