Aprende todo sobre el asor

El instrumento musical denominado asor, cuyo nombre proviene de la lengua escrita y leída hebrea, y su significado es la palabra “diez“. Este era conocido en la antigüedad como un instrumento que llegaba a reproducir música por medo de diez cuerdas, nombrado en los textos Bíblicos. Hasta hoy en la actualidad no se ha podido llegar a un acuerdo sobre la clase de instrumento musical o sobre los parecidos que llegaba a tener con otros de la época.

Breve Historia del asor

A los largo de la historia bíblica y en lo que respecta a los Salmos se llega a señalar el instrumento musical al menos tres (03) veces, siendo que este lleva consigo la denominación de “asor” inicialmente en letras hebreas.Ahora bien la denominada palabra “hebreo” no llegó a ser utilizada sino hasta por lo menos la época asiria. En el texto Bíblico se llega a llamar “lenguaje de Canaán” específicamente en el salmo de Isaías 19:18.

Hay quienes llaman a este instrumento musical como “decacordio” solo por tener diez cuerdas, sin embargo, llegan a tener toda la razón ya que no hay lugar a dudas de que este instrumento posee el número de cuerdas mencionado, y dado que la palabra en idioma hebreo llega a tener el significado intrínsecamente de “diez”.

Sin embrago, y a pesar de que todo lo anterior parece ser cierto existen distintos acuerdos en cuanto a lo que respecta a la forma precisa a cerca de este aparejo. Ahora bien, en lo que respecta a los Salmos 33:2 y 144: 9 siendo que justamente aquí llegan a nombrar el término “asor”.

Pero hay que mencionar que inmediatamente después de este término, y casi enseguida mencionan la palabra “nébel”, que su traducción es el instrumento musical que hoy en día se conoce como arpa, siendo que el texto bíblico si bien no hace algún tipo de enlace entre uno y otro, los expertos llegan  llegado a concluir de modo alguno que se llegaría a conocer como una especie de arpa de diez (10) fibras. (ver artículo: Flauta dulce).

Ahora bien, en lo que respecta al Salmo 92:3 del texto Bíblico se llega a hacer una clara diferencia entre tocar el instrumento denominado nébel (arpa) y tocar el aparejo denominado asor (decacordio).  Siendo así que Curt Sachs, un destacado profesor de música de mediados del año de 1881 y fundador de lo que hoy se denomina Organología, es decir, el estudio de las clasificación de cada uno de los instrumentos musicales.

Donde este científico llegó a tener la opinión acertada de que el instrumento musical denominado asor era muy distinto al arpa, valiéndose y tomando como base las escrituras Bíblicas, y a partir de allí otros científicos en esta rama llegaron a concertar en su opinión tomándola como algo cierto.

Otras personas son de la opinión de que este aparejo denominado asor en la actualidad llegaría  a ser un laúd, siendo este un instrumento musical muy semejante a la guitarra ya que el mismo se compone de cuerdas y su origen se encuentra en el período de la edad media.

Ahora bien, este instrumento denominado laúd llega a ser introducido en los países Europeos, siendo que el mismo ya se había establecido en lo que era la península ibérica, siendo ello así que este instrumento denominado laúd se describe con sus características cuerdas siendo que las mismas se llegan a ubicar de forma paralela a la caja de madera del instrumento, y llegándose a extender al igual que el mástil sobresaliente.

Si bien en la actualidad esta denominación es de igual forma empleado para escoger a cualquier instrumento que lleve consigo cuerdas y que por ende llegan a reproducir algún sonido por medio de las oscilaciones ocasionadas por estas fibras, y en contraste de una posición angular acompañado de una especie de caja de madera fina donde pueda resonar, el mismo llegó a ser parte de la cultura de la época renacentista.

Este instrumento denominado laúd llegó a ser un aparejo muy popular en lo que respecta a los siglos Catorce (XIV) y Dieciocho (XVIII). Pero no fue sino hasta el siglo veinte (XX)  que el laúd llegó a alcanzar su apogeo a medida que la población mundial se extendía.

Pero a pesar de todo esto, la teoría de la similitud con el laúd no puede llegar a ser interpretada en su totalidad de forma afirmativa dado que en su gran mayoría las letras, escrituras y esquemas gráficos de este instrumento denominado laúd, tanto en la extinta cultura egipcia como la antigua mesopotámica, demuestran que el instrumento es tan estrecho que no podía llegar a contener un número mayor de dos (02) o incluso tres (03) fibras.

Siendo ello así que el musicólogo mencionado con anterioridad y de apellido Sachs llegó a proponer que el instrumento musical de nombre asor podía llegar a clasificarse dentro de la denominada “cítara”, siendo este un aparejo perteneciente a la clasificación de los instrumentos musicales que emiten el sonido por medio de sus cuerdas pulsadas.

Además de eso la cítara es bastante antigua, siendo que  este instrumento musical compuesto por cuerdas llega ser tocado en una posición bastante cómoda, donde el músico la sostiene  con las rodillas, y la llega a sostener con sus manos o también por medio de una mesa y se empieza a puntear.

La resonancia de la cítara por lo general suele ser hueca, pero el sonido que llega a transmitir es muy agradable al oído y aparte de eso posee una acústica bastante armoniosa pero de difícil interpretación.

Una que otra cuerda que compone este instrumento llega a ser pisado o sostenido por el músico al igual que la mundialmente conocida guitarra, pero por lo general la cítara llega a poseer una extensión estándar y puede ser utilizada sin ningún problema como acompañante de otros instrumentos musicales.

Ahora bien, la cítara llega a ser catalogado como un instrumento musical de origen folclórico y que se llegó a extender por toda Europa. Pero es preciso indicar que la denominación de este instrumento musical no debe de mezclarse con el denominado sitär, siendo este un instrumento con un mástil bastante extenso sin determinar el número de cuerdas ya que suelen variar.

En relación a todo lo anterior y en base a la opinión de Curt Sachs las misma llegó a ser aceptada por la mayoría de los musicólogos hasta hoy en día. De vuelta con la historia de la Cítara el mismo se remonta a lo que eran los Fenicios, así como los antiguos pobladores de Israel, pero por el contrario los Egipcios no la llegaban a conocer aún.

Cuenta la historia de que en el texto Bíblico llega a haber ilustraciones refiriéndose a dos jóvenes tocando el instrumento musical denominado cítara, con una especie de baúl elaborado del más fino marfil, llegando a encontrarse en una de las capitales de Asiria como lo fue Nimrud, situado en el Sur de Mosul actualmente conocida como Irak. (ver artículo: Flauta de pan).

Ahora bien,  en el texto bíblico se llega a mencionar un baúl, pero los estudios suponen que el mismo debió haber sido trasladado a alguna región del Oriente Próximo. Pero lo más importante que hay que destacar es que se dice que dentro de ese baúl el mismo contenía la llamada cítara para aquel entonces, siendo que esta información se sabe es porque el intérprete y traductor de los textos Bíblicos en el idioma latín llamado Jerónimo lo llegó a descifrar.

Siendo que allí se llega a trazar realmente el instrumento denominado cítara, bastante parecido al asor por tener las diez (10) cuerdas tan características de este instrumento musical pero este intérprete la llega a llamar psalterium decachordum.

En este sentido, y de forma explicativa llegan a aparecer las siguientes oraciones en aquella ilustración, siendo que el mismo dice: “Posee diez cuerdas, tal y como se encuentra escrito: Te enalteceré en la resonancia de las diez cuerdas”. (ver artículo: Dave Davies).

Ahora bien, en lo que respecta a los Salmos Bíblicos tal y como se llegó a mencionar en su oportunidad el mismo menciona por lo menos y hasta donde se ha encontrado y descifrado tres (03) veces el instrumento musical denominado asor en el idioma hebreo:

La primera vez que se menciona es en el Salmo 33: citando “Aclamad a Jehová con arpa; Cantadle con salterio y decacordio”.

La segunda vez que se llega a mencionar en el texto Bíblico es en el Salmo 92: 3 citando “En el decacordio y en el salterio, En tono suave con el arpa.”

Y finalmente hay que mencionar que este instrumento se menciona en el denominado y conocido Salmo 144: 9. Citando: “Oh Dios, a ti cantaré cántico nuevo; Con salterio, con decacordio cantaré a ti.”

Otras denominaciones

En el texto Bíblico de la antigua Jerusalen lo llega a denominar “Lira de Diez cuerdas”, así como “arpa de diez fibras”, así como “decacordio” y en definitiva conocida por los sabios como “cítara”.

Descripción del asor

Este instrumento musical denominado asor se presenta frecuentemente en las ilustraciones más antiguas en forma de pera, con una especie de cajón de prominente cuerpo. Acompañado de un extenso mástil. Además de todo esto sus características diez cuerdas que tras tocarse llegan a manifestar una melodiosa vibración sonora.

Referencias bíblicas del instrumento musical asor

Si bien es cierto que la denominación asor únicamente llega a aparecer las tres veces mencionada con anterioridad en la Biblia, aún no han sido halladas en algún otro fragmento de este texto sagrado. Vale mencionar nuevamente en el Salmo 33:2, así como el Salmo 144:9 y finalmente el Salmo 92:3. ​(ver artículo: Dani Wilde).

Bajo la interpretación de los expertos españoles, el instrumento musical denominado “asor” se llega a convertir como naturalmente se ha mencionado como un instrumento musical de un número de cuerdas bastante cuantioso, llegando a resaltar que el mismo posee diez cuerdas, pero que entre sus textos el mismo llega a componerse por una especie de anotación a pie de página y que de igual forma se emplea en la descripción de los instrumentos musicales.

(Visited 1.998 times, 5 visits today)

Deja un comentario