Contrabajo: Que es, Historia, Significado y mucho más

La familia de los instrumentos de cuerda es amplia y diversa. El contrabajo, es uno de los instrumentos musicales de amplio reconocimiento en la música clásica y en la modernidad gracias a su incorporación en nuevos géneros de música. Es miembro de la familia de la viola y su reconocimiento ha sido producto de una ardua lucha, creado en el siglo XVI después de Cristo en Italia. Te invitamos a conocer del majestuoso contrabajo en este artículo.

Contrabajo

Historia del contrabajo

La historia del también conocido como bajo de cuerda, el contrabajo como instrumento musical de cuerda fue creado en el continente europeo. Específicamente en Italia ya para finales del siglo XVI. De este modo, los antecesores de los contrabajos poseían una cantidad de cuerdas y una longitud de escala. Además de una afinación los cuales se encontraban determinados por la morfología de cada instrumento.

De ello dependía el tamaño y el diseño del mismo, así como también el intérprete elegido. Es por esto que los tamaños, diseños y formas de los contrabajos con los que se les conoce al instrumento, en la actualidad se construyeron a manera de refinación en Alemania para finales del siglo XVII. Sin embargo, los primeros refinamientos del contrabajo se establecieron un poco más allá del año 1600, tras la invención de las cuerdas hechas con entorchado de intestino.

Gracias al intestino en la elaboración de las cuerdas, este permitía realizar un diámetro más pequeño al que ya se conocía. Con lo que de manera eventual se iba aproximando a una escala un poco más estándar la cual consentía una mayor interpretación. Las primeras cuerdas producían un volumen mayor en una caja de resonancia de menor tamaño. Por lo que el tamaño del instrumento se hacía incómodo y fue reducido a uno similar al bajo actual.

Ahora bien, los trastes del contrabajo estaban hechos de intestinos, tan igual como las cuerdas. Sin embargo, estos eran atados al mástil del instrumento posterior a un siglo de su creación. Los mismos, se utilizaron desde el año 1800, por lo que el contrabajo estuvo sin esta muy necesaria herramienta hasta poco más allá del siglo XX. De aquí que en la actualidad se puedan encontrar contrabajos con o sin trastes.

Contrabajo

En tal sentido, históricamente el contrabajo ha pasado por algunos estilos y tamaños. Generalmente el instrumento es plano en su parte trasera, tal como lo es su compañera familiar la viola. En otras ocasiones, este posee una curva similar al del violín pero de gran tamaño. El primero que se ha reseñado anteriormente es el más popular, esto debido al costo que se genera moldear la parte trasera del instrumento hasta curvearlo.

Debe hacerse la mención particular que los contrabajos a lo largo de la historia, se han construido exclusivamente para acomodarse a la habilidad y tamaño de quien los pretenda interpretar. Es así como sus cuerdas y la afinación del mismo se remite que originalmente el contrabajo poseía únicamente 3 cuerdas desde el año 1600 hasta recién iniciado el siglo XX. Te recomendamos leer este interesante artículo sobre Rufus Thomas.

Actualmente, el contrabajo posee exclusivamente 4 cuerdas, sin embargo, existen modelos del instrumento tanto como con 3 e inclusive 2 cuerdas. Los cuales son utilizados por músicos netamente profesionales. En cuanto a su afinación, los primeros contrabajos fueron afinados según el músico prefería. Durante la década de 1920, los contrabajistas afinaban el instrumento de manera estándar con las notas La, Mi, Re y Sol.

Dentro de este contexto histórico, el contrabajo se comenzó a construir de madera de pícea y maple hasta el siglo XX. En la actualidad se realizan de distintos tipos de maderas y materiales tales como el pino, el álamo, la haya y el cedro. En otras ocasiones, sus bases son construidas de aluminio, tal como se popularizó durante la década de los años 30, que además incorporó el grafito y el carbón para su elaboración.

Contrabajo

Anteriormente, sus dimensiones eran aún más grandes que las actuales, por lo que no se consideraba miembro del cuarteto de cuerdas conformados por un violonchelo, una viola y dos violines. Además de ello, existen afirmaciones que el contrabajo no pertenece a la familia de los violines. Ya para finales del siglo XV la estructura del contrabajo era muy grande, con 16 cuerdas muy parecida al violone a corde, y su sonido se confundía con el de la viola.

Asimismo, el músico Michael Praetorius durante los inicios del siglo XVII realizó una descripción del contrabajo compuesto por 5 cuerdas, para este entonces era conocido como violone. Una vez realizado los estudios descriptivos, se concluyó que el mismo era el antecesor del contrabajo que se utiliza en la actualidad. El antecedente del contrabajo media aproximadamente 2 metros de altura y sus sonidos eran emitidos a una octava inferior de lo que la partitura indicaba.

Ahora bien, en cuanto a su popularidad, el contrabajo durante el siglo XVIII no era muy popular. Sin embargo, gracias a Doménico Dragonetti, este instrumento de cuerda se comenzó a difundir para ser incluido en las orquestas de música clásica. Los grandes logros y elogios que obtuvo el contrabajo fueron acompañados por la proliferación de su relevancia en sonatas, tríos y dúos musicales. Te recomendamos leer sobre Walter Trout.

Para finalizar, durante los siglos XVIII y XIX, se originaron tres tipos de bajos de cuerda. Los cuales se consideran como los únicos sobrevivientes del folklore musical europeo. Antes de ello, los contrabajos tal como se hizo mención al inicio de este particular, poseían una serie de variantes entre tres, cuatro y cinco cuerdas. Por lo que en la actualidad se utiliza en las grandes orquestas de música clásica con una cuerda añadida más.

Contrabajo

Qué es el contrabajo

Este majestuoso instrumento musical se define a partir de su establecimiento como miembro de la familia de las cuerdas. El contrabajo, es un voluminoso instrumento de cuerda, el cual posee cuatro cuerdas, que además por su tonalidad y vibrato, es el mayor, más grande y significativo Cordófonos. Su sonido es producido cuando las cuerdas se hacen vibrar, bien sea con un arco, o con las yemas de los dedos, tal y como se conoce el pizzicato.

Asimismo, su voluminoso tamaño le permite que sus cuerdas, ubicadas de manera ascendente, se ubiquen desde la más grave hasta la más aguda. Es decir, van desde Mi, La, Re a Sol. En el caso que, el contrabajo posea una quinta cuerda, la misma corresponderá a la nota Do. Es de señalar que el contrabajo puede tocarse con un arco, el cual pasará por encima de las cuerdas, produciendo un sonido agradable para las composiciones musicales.

En cuanto a la música que se escribe para el contrabajo, la misma se realiza en clave de Fa. Por lo que para facilitar al intérprete la lectura de las partituras, las notas musicales se encuentran escritas una octava más aguda. El arco es fundamental para la producción del sonido, aunque también se pueda aprovechar el pellizqueo de las cuerdas. Los arcos para contrabajo son de origen alemán y francés, miden 72 centímetros de varilla de Pernambuco en conjunto a cerdas de pelo de caballo.

El llamado gigante de la cuerda, arranca aplausos en distintos géneros musicales. Existen quienes únicamente lo refieren a la música clásica contemporánea. Sin embargo, es de señalar que este instrumento musical de cuerda se desplaza de manera exitosa en música de tipo jazz, tango, rock. Donde se ha hecho carácter propio generando distintas técnicas para la ejecución de sus particulares. Te recomendamos leer este artículo sobre Johnny Guitar Watson.

Contrabajo

Características del contrabajo

El contrabajo como instrumento de la familia de los Cordófonos, posee una serie de elementos particulares. Los cuales generan ciertas características que le permiten ser diferenciado del resto. Este instrumento musical de gran envergadura y de sonido cuya tonalidad es netamente grave, se reconoce por esenciales datos que se le presentaran a usted a continuación:

  • Posee cuatro cuerdas, sin embargo algunos contrabajos modernos tienen cinco cuerdas.
  • Se afina por cuartas ascendentes. Es decir, de Mi, La, Re y Sol. Siendo entonces la 4ta más grave y la 1ra aguda. Para los contrabajos de cinco cuerdas, su afinación corresponde a la quinta cuerda. La cual se afinará en Do o en Si, de modo un poco más grave que la cuarta cuerda.
  • Es considerado el segundo y más grave cordófono.
  • Actualmente es utilizado por solista. Aunque por su tesitura grave muy pocos lo consideren para este tipo de faceta.
  • El pionero virtuoso más reconocido por ser contrabajista es Doménico Dragonetti.
  • El sonido del contrabajo se produce gracias a la vibración generada por la frotación de las cuerdas. Bien sea por la utilización del arco en sus cuerdas, o tras la pulsación de las yemas de los dedos hacia las mismas.
  • Los tamaños de los contrabajos oscilan entre el tamaño completo, 4/4 (por su lectura cuatro cuartos). El modelo para estudiantes de 1/16 (de lectura un dieciseisavos), el más popular que sería el ¾ (tres cuartos). Por lo general, se realizan al tamaño del intérprete.
  • Se toca de pie normalmente. Sin embargo, también suele hacerse sentado en un banquito.
  • Posee una punta diminuta de acero conocida como pica, la cual permite servir de medidor entre el mismo y el suelo.

Contrabajo

Medidas del contrabajo

Es comprensible y evidente que el contrabajo es un instrumento de cuerda de gran tamaño. Tan grande como para remitirse a una medida aproximada, de un metro con noventa centímetros de altura (1m con 90 cm de h), con 65 centímetros de ancho en su caja sonora. En este sentido, el músico o intérprete de este instrumento debe poseer una estatura similar, cuya contextura y brazos permitan dominar a este coloso de gran envergadura.

Cabe destacar que actualmente existen versiones del contrabajo cuyas medidas se pueden aproximar a músicos de distintas estaturas, por lo que se cuenta con las versiones de ¾ y ½. Con ellos, no existen límites para quienes deseen hacerse en el mundo musical con el atractivo pero grandioso contrabajo. Es así como este majestuoso cordófono se reconoce entre su grupo familiar de violonchelo, violín y viola.

Cuerdas del contrabajo

Como todo instrumento musical del tipo cuerda, el contrabajo cuenta con cuatro cuerdas tal como se ha venido comentando a lo largo de este articulo. El mismo se encuentra afinado por cuartas ascendentes. Las cuerdas del contrabajo aportan al instrumento cierto toque único y distintivo, lo que permite poseer un sonido único gracias a su funcionamiento. Estas se componen por las cuerdas Sol, Re, La y Mí. Es importante mencionar que el contrabajo es un instrumento de cuerda frotada.

En consecuente, gracias al potencial tamaño que el contrabajo posee, sus cuerdas son muy largas además de gruesas. Las mismas, son capaces de aguantar la grandísima tensión que se necesita para que suene en su tesitura. Asimismo, las cuerdas son entorchadas y planas, las cuales son capaces de sonar producto del frotar del arco hacia las cuerdas, entre la cejuela y el puente. Tanto la cejuela como el puente son los grandes puntos de apoyo de las cuerdas.

Contrabajo

Partes del contrabajo

Por su gran envergadura, pareciera que el contrabajo fuera difícil de discernir en lo que respecta a cada una de sus partes. Es por ello que vale hacer mención al igual que el resto de los instrumentos de cuerda frotada. El mismo mantiene las mismas partes que el resto de los instrumentos que conforman esta familia musical. Inclusive, algunos suelen confundir al contrabajo con instrumentos del tipo cuerda pulsada tal como lo es la guitarra.

En síntesis, las partes de mayor relevancia que componen al contrabajo son sin orden de importancia: la voluta, el clavijero, las clavijas, el mástil, el diapasón, la cejuela, el talón, las cuerdas, el cordal, el puente, la caja de resonancia, la cejuela inferior, las efes de adorno y la pica. A continuación, se presentará con mayor énfasis las peculiaridades de cada una de las partes que conforman al voluminoso cordófono de cuerdas frotadas.

  • La Voluta, es un adorno que se encuentra situado en la parte más septentrional del contrabajo. Es decir, esta se localiza en la parte más alta del instrumento.
  • El Clavijero y Las Clavijas, permiten que el instrumento pueda ser afinado. La misión principal de estas partes del contrabajo se orientan a conseguir un sonido totalmente perfecto.
  • La Pica, viene a ser el soporte de metal con el que los músicos apoyan el contrabajo al suelo. En otras palabras, es la parte de abajo del instrumento que sirve para regular la altura del contrabajo con respecto al músico.
  • La Cejilla, es una de las partes del contrabajo que permite acordar las cuerdas con la intencionalidad de ajustar el tono del mismo.

Contrabajo

  • El Cordel, no es más que un objeto de metal ubicado en la parte inferior del instrumento, el cual permite mantener la tensión entre las cuerdas.
  • El Mástil, corresponde a la zona donde se encuentra el mango del contrabajo. Es decir, es la parte por donde el músico toma o coge este instrumento musical.
  • Los Oídos, tal como usted lo lee, estos son dos orificios en forma de efe o “F”, de ese o “S”. Los cuales se encuentran situados a los lados de la zona donde se ubican las cuerdas.
  • Las Cuerdas, como se ha hecho mención en este post, algunos de los contrabajos poseen 4 cuerdas, otros 3 e incluso algunos corresponden a 5 cuerdas.
  • El puente, permite mantener las cuerdas elevadas con la finalidad de no tocar la tabla que permite la armonía del contrabajo.
  • La Tabla de Armonía, es el lugar donde se encuentra el diapasón. Esta parte del contrabajo sirve como sostén de las cuerdas, entre el puente hasta la pica.

Contrabajo

Afinación del contrabajo

Aunque pareciera compleja la afinación del contrabajo, su afinación normal se realiza desde las cuatro cuerdas. A partir del aguado hasta el grave, es decir, desde Sol, Re, La hasta Mi. Sin embargo, existe otro tipo de afinación para cuando el contrabajo requiere un papel protagónico como solista. A este tipo de afinación corresponde un tono más alto. Ya para los contrabajos de 5 cuerdas, se utiliza una quinta determinada como Mi, que se afina en Do o en Sí.

Sonido del contrabajo

Como es bien sabido, el contrabajo es un instrumento musical transpositor. Es decir, que todas y cada una de las notas que se emiten desde el mismo, llegarán ante sus odios en una octava más baja. De esta manera, en una octava más alta que el resto del sonido real. Por este motivo es necesario, puesto que se evita que líneas adicionales se encuentren por debajo de la partitura de pentagrama.

Actualmente, este instrumento de cuerdas frotadas posee una versión de cinco cuerdas. Esta cuerda extra se encuentra en una tonalidad baja. Tanto hasta llegar a Do, con una tercera mayor la cual se encuentra por debajo del Mi inferior. Entendido esto, el sonido del contrabajo es esencialmente grave y sus notas son reseñadas en clave de Fa, al igual que su hermana familiar de cordófono, la viola.

Contrabajo eléctrico

El contrabajo en su versión eléctrica, es un instrumento musical que amplifica su sonido de manera electrónica y acústica. De esta manera, posee un cuerpo con dimensiones considerablemente mínimas, las cuales reducen su peso y permiten que se transporte de manera más sencilla. Asimismo, mantiene muchísima de las características de su versión original, diferenciándose entonces por su construcción y esencia electrónica.

Contrabajo

En el caso del contrabajo eléctrico, la gama de sonidos son diversos, mientras que por su morfología física, el contrabajista puede ejecutar técnicas únicas que el contrabajo tradicional tendría vetada. Por otra parte, el modo en el cual se afina el contrabajo en esta versión varía dependiendo del modelo y de la cantidad de cuerdas. Sin embargo, se mantiene la constante en la que sus cuatro cuerdas son afinadas en Mi, La, Re y Sol.

Dentro de este mismo orden de ideas, en correspondencia a la amplificación del contrabajo eléctrico por su cuerpo solido, este produce una señal de salida muy pobre, por lo que debe ser utilizado un amplificador para poder ser escuchado. A pesar de existir un sinfín de modelos para amplificar el sonido acústico, su volumen no se compara con el del contrabajo tradicional. Su sonido es más brillante que el contrabajo acústico.

En cuanto a los tipos de contrabajos eléctricos que existen en la actualidad. Algunos no permiten el uso del arco, para contrarrestar este efecto, se utiliza un diapasón plano, tal como lo utilizan los bajos eléctricos en un lugar curvo propio del instrumento. De igual manera, según el número de cuerdas existen modelos de contrabajos tales como los de 6, 5, 4 cuerdas e incluso mayor a 6 cuerdas.

Para concluir esta parte, existen ciertas similitudes con el contrabajo tradicional. Aunque, el contrabajo eléctrico no posee caja de resonancia, además de ello es menos proclive a inconvenientes en la amplificación. Además de ello, es obligatorio que el contrabajo eléctrico posea el diapasón y el puente de madera curveada. Asimismo, el sonido puede ser menos o más logrado que el del contrabajo tradicional, por lo que imita con menos acierto el sonido del bajo eléctrico.

(Visited 1.945 times, 1 visits today)

Deja un comentario