Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar

(3.9 / 5) - (7 votos)

Te invitamos a conocer más acerca de la emocionante novela “Historia de una gaviota y del gato que la enseñó a volar” en la cual se narran las aventuras de un gato llamado Zorbas que se encarga de enseñar a volar a un pollito tras la muerte de su madre.

Historia de una gaviota y del gato

Historia de una gaviota y del gato

En nuestro artículo de hoy analizaremos una de las novelas más famosas y emocionantes de todos los tiempos y se trata de la historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, novela en la cual se narran las aventuras del gato Zorbas cuyo sentido del honor le conduce un día a comprometerse a criar un polluelo de gaviota. La madre, una hermosa gaviota atrapada por una ola de petróleo, le deja en prenda al gato, justo antes de morir, el huevo que acaba de poner.

El gato Zorbas se compromete con Kengah a no comerse el huevo, todo lo contrario, asume el reto de empollar hasta que nazca la nueva gaviota y la enseñe a volar. Esta labor no la hace solo el gato, sino que es ayudado por una banda de gatos de puerto, sus amigos Secretario, Sabelotodo, Barlovento y Colonello, quienes al nacer la gaviota la bautizan con el nombre de Afortunada.

Un día los gatos llegan a la conclusión que la pollita no puede continuar en el piso de Zorbas debido a que allí corre demasiado peligro. Toman la decisión de que ambos vivan en el Bazar de Harry hasta el momento en que Afortunada aprenda a volar por sí sola, sin embargo la gaviota no quiere volar y tampoco quiere ser una gaviota sino que quiere ser un gato.

Con la finalidad de ayudarla a volar, el gato Zorbas pide autorización para maullar con un humano. El resto de los gatos del puerto le dan la autorización de romper el tabú pero no es fácil saber con qué humano maullar el idioma de los humanos. Los gatos buscan muchas opciones de personas pero al final Zorbas selecciona un poeta, le pide ayuda y esa misma noche el humano, Zorbas y Afortunada suben en el campanario de San Miguel.

La jovencita gaviota está muy asustada y llena de miedo por tener que comenzar a volar, no obstante al final logra mover sus alas y se eleva el vol. El gato Zorbas ha cumplido la promesa realizada y así culmina la apasionante historia. Es un detallado resumen del libro historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar. A lo largo del artículo iremos conociendo más detalles de esta novela emblemática.

Personajes

En esta parte de nuestro artículo vamos a conocer en detalle algunos de los principales personajes que forman parte de la trama central de este libro titulado historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar, una novela en la cual se ven involucrado muchos elementos como la imaginación, la fantasía y sobre todo el valor de la amistad y el compañerismo. Entre los principales personajes de la historia encontramos a:

Historia de una gaviota y del gato

Zorbas: Es un gato doméstico que está lleno de muchas comodidades. Zorbas es negro pero tiene un mechón blanco en su barbilla, tiene los ojos amarillos y a pesar de ser muy gordo, es un gato bastante ágil con uñas muy afiladas. El gato Zorbas es listo y orgulloso, además le encanta tumbarse a tomar el sol. Está considerado uno de los protagonistas de la historia.

Kengah: El personaje de nombre Kengah representa a la madre de la gaviota Afortunada. Se podría definir como una gaviota con plumas de color de plata y le encanta ver las banderas de los barcos porque representan para ella una forma de hablar y comunicarse.

Afortunada: También es uno de los personajes centrales de la trama. Se trata de una hermosa pollita que cuidan los gatos. A medida que va creciendo ella piensa que su madre es el gato Zorbas, quien está a su cuidado y por esa razón no quiere aprender a volar ni ser una gaviota, ella quiere ser un gato.

Secretario: Es uno de los amigos del gato Zorbas. Secretario es un gato romano bastante flaco con dos bigotes, uno en cada lado y es el secretario de Colonello, otro de los personajes que aparecen dentro de la historia de una gaviota y el gato que le enseñó a volar.

Colonello: Es un gato de edad indefinible, viejo y talentoso. Es el líder del restaurante italiano del puerto.

Sabelotodo: También es uno de los mejores amigos del gato Zorbas. Está considerado como un gato muy inteligente, dedicado a leer y estudiar libros y enciclopedias. Vive en el Bazar de Harry.

Barlovento: Así se llama un gato de mar muy viejo de color miel que tiene sus ojos de color azules y es mascota de Hannes II.

Harry: Este personaje es el propietario de un bazar en el cual se expone los objetos que ha coleccionado a lo largo de toda su vida como marinero.

Matías: Es un chimpancé que hace de boletero y vigilante de seguridad del Bazar de Harry. Le encanta tomar cerveza y siempre intenta de dar cambio de menos a los clientes.

Bubulina: Bubulina es una hermosa gata blanquinegra que pasa muchas horas de su día en las macetas de flores en su terraza.

El poeta: Es el dueño de la gata Bubulina, se dedica a escribir hermosos poemas que alegran o entristecen y después de leer o que acaba de escribir se ríe apasionadamente.

Niño dueño de Zorbas: El gato Zorbas es el único que le reconoce y lo ve como el mejor chico del mundo, porque le da mucha comida, es cariñoso y en una oportunidad le salvó la vida.

Temas

A lo largo de todo el libro “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar” del escritor Luis Sepúlveda, podemos encontrar muchos temas importantes que se tocan en medio de la trama, básicamente la solidaridad, el compañerismo y el amor entre las etnias y biológicas diferentes. Es una bonita historia donde el compromiso juega un papel fundamental, además que la novela nos ayuda a conocer mejor el mundo y a amarlo y cuidarlo con más inteligencia.

Capítulo 1: Mar del Norte

En el primer capítulo del libro “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar” de escritor Luis Sepúlveda observamos que la trama central se comienza a desarrollar a partir de una gaviota de nombre Kengah, con plumas de color plata. A esta gaviota le encanta ver las banderas de los barcos porque representaban una manera de hablar.

Su grupo pescaba arenques, todas las gaviotas hundían la cabeza y salían con un arenque. Ese grupo estaba dirigido por la gaviota piloto o líder. La historia nos habla sobre un aproximado de 120 gaviotas que se dirigían a Vizcaya a reunirse con otras bandadas. Un día la gaviota Kengah hundió su cabeza para buscar su 4° arenque, pero ocurrió algo inesperado.

Cuando la gaviota Kengah hundió su cabeza, sonó la alarma y comenzaron a gritar ¡Peligro al estribor!, ¡Despegue de emergencia! Kengah hundió la cabeza por eso no escuchó cuando sonó la alarma. Luego cuando la gaviota sacó la cabeza notó que se encontraba sola en la inmensidad del océano.

Capítulo 2: Un gato grande, negro y gordo

El gato grande, negro y gordo se llama Zorbas. Su familia real le advirtió que no saliera del canasto debido a que vendrían los humanos a adoptar. El dueño de este gato se tenía que ir de vacaciones a nadar, una actividad que le encantaba hacer en sus ratos libres. Zorbas amaba mucho a su amo y decía que era el mejor de todos.

A partir de este capítulo la historia se desarrolla en el puerto de Hamburgo. El amo quería ir a Liberia, mientras que el gato Zorbas quería cabezas de pescados para darles a sus hermanos para que así no mamaran más teta a su madre que estaba muy flaca. Zorba era el único gato negro con un mechón blanco en la barbilla y el pelícano creía que el gato era una rana venenosa.

El amo le salvó la vida al gato Zorbas tras ahorcar al pelícano y lo soltó. Ellos se conocían hace cinco años. En eso se encontró con un pájaro que tenía un gran buche Zorbas iba en el aire el pájaro lo esperaba con el buche abierto, lo trago pero después se liberó. Luego de todo eso Zorbas llega a su familia adoptiva y entramos en el tercer capítulo.

Capítulo 3: Hamburgo a la vista

En este capítulo se narra la vivencia de Kengah en medio de la inmensidad del océano. La gaviota ya se encontraba cansada y con sus músculos acalambrados debido al gran esfuerzo que hacía por mantenerse con vida. Sus alas ya estaban prácticamente Las gaviotas eran unas de las presas fáciles para los peces grandes o morían lentamente, asfixiadas por el petróleo.

La situación de Kengah era alarmante lo que la llevó a maldecir a los humanos, aunque no a todos. Esta gaviota pasó muchas horas posaba sobre el agua, preguntándose si se iba a morir con la peor muerte, morir por hambre. Ya estando muy preocupada comenzó a moverse y pudo comprobar que el petróleo no le había pegado las alas. Después de eso llegó a San Miguel, Hamburgo.

Capítulo 4: El fin de un vuelo

La gaviota Kengah, como pudo, salió del océano y llegó a Hamburgo. Cayó en el balcón donde precisamente vivía el gato Zorbas, quien la miró y observó que estaba muy sucia y apestaba con su mal olor. Zorbas comenzó a darle ideas para ayudarla y le dijo que se fuera al zoológico, pero la gaviota decía que no podía debido a que era el vuelo final.

Cuando el gato pasó la lengua por el cuello de la gaviota se percató que su respiración estaba cada vez más floja y débil. En ese momento el gato salió corriendo para buscar ayuda y lograr salvar a la gaviota y es en ese instante cuando Kengah le anuncia que colocará un huevo, con sus últimas fuerzas. Kengah le consulta al gato si puede cumplir con tres promesas que ella le iba a pedir y el dijo que sí.

Las tres promesas eran: No te comerás al huevo, cuidarás al pollito hasta que nazca y por último le enseñarás a volar. El gato Zorbas, luego de escuchar las peticiones que le hizo Kengah, se comprometió en cumplir con estos tres últimos deseos de la gaviota. Cuando Zorbas se disponía a buscar ayuda, Kengah da su último esfuerzo, agradece y sale el huevo.

Capítulo 5: En busca de consejo

Cuando Zorbas iba llegando al restaurante, dos gatos lo observaron pasar, esos gatos molestaban mucho a Zorbas. Él no tenía tiempo, sacó una de sus garras, se las mostró a los dos gatos y así lo dejaron en paz. Zorbas maulló y se dispuso a esperar sentado, en pocos minutos se le acercó Secretario, un gato romano muy flaco y con dos bigotes, uno en cada lado.

El gato Zorbas le comentó al gato Secretario que debía maullar con Colonello, era urgente. Colonello era un gato de edad indefinible de quien precisamente Zorbas necesitaba sus consejos debido a que era un gato viejo y con muchos talentos y capacidades. Zorbas le contó acerca de la llegaba de la gaviota y su estado. Colonello le dijo que la mejor manera para enseñarle a volar a la gaviota era donde Sabelotodo.

Capítulo 6: Un lugar curioso

En esta parte de la historia entra en acción un personaje de nombre Harry quien era el dueño del Bazar. Harry era un viejo lobo marino que tenía un montón de objetos. Los tenía debido a que se dedicó a coleccionarlos durante más de cincuenta años. A lo largo de toda su vida encontró diversos objetos de valor. Harry además tenía dos mascotas: Matías, un chimpancé y un gato Sabelotodo.

El gato Sabelotodo se dedicaba al estudio de libros mientras que el chimpancé Matías hacía de boletero y vigilante de seguridad, lo malo de él era que bebía mucha cerveza y siempre intentaba de dar cambio de menos a los clientes. Matías les decía que debían cancelar la entrada sino se tendrían que retirar, pero Zorbas saltó al otro lado de la boletería, sacó una garra de su pata delantera derecha y Matías lo dejó pasar.

Capítulo 7: Un gato que lo sabe todo

El gato Zorbas y sus amigos se encontraban en aquel lugar debido a que allí estaba Sabelotodo y éste los podría ayudar debido a que era un gato altamente inteligente. Zorbas no esperó mucho tiempo y le contó la triste historia de la gaviota y en eso a Sabelotodo se le ocurre la idea de buscar en la enciclopedia, buscó en las letras G y P.

Lamentablemente lo que salía en la enciclopedia sobre las gaviotas no le sirvió mucho, y sobre el petróleo tampoco logrado encontrar algo importante, por lo que Sabelotodo decide buscar en la letra Q de quita manchas y allí decía que se limpia la superficie afectada con un paño humedecido en bencina.

Capítulo 8: Zorbas empieza a cumplir lo prometido

Los gatos comenzaron a llegar al balcón donde se encontraba Zorbas y allí observaron el cuerpo sin vida de la gaviota. Cuando movieron el cuerpo del lugar descubrieron el huevo blanco con puntos azules. El gato Sabelotodo le aconseja a Zorbas colocar el huevo en calor, calor corporal. Tenía que echarse encima del huevo pero sin romperlo.

Capítulo 9: Una noche triste

En este capítulo se narra un episodio bastante triste dentro de la historia. Llegó la hora de deshacerse del cuerpo de la gaviota muerta. Los gatos acuerdan tirar el cuerpo desde el balcón y rápidamente la cubrieron de tierra. Tanto Zorbas como sus amigos sabían muy poco sobre aquella gaviota. El gato Zorbas le había prometido a la gaviota tres promesas, pero una de las más difíciles era la de enseñar a volar al pollito.

El resto de los amigos de Zorbas le pidieron que no abandonase el huevo hasta que nazca el pollito, mientras tanto ellos irían a consultar en la enciclopedia de Sabelotodo acerca del arte de volar. Los gatos empezaron a maullar, después se agregaron de otros maullidos hasta que todos los gatos y animales gritaran.

Segunda Parte

El libro “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar” de Luis Sepúlveda se encuentra dividida en dos partes. En esta oportunidad vamos a conocer cómo se desarrollan cada uno de los capítulos de esta segunda parte de la encantadora historia.

Capítulo 1: Gato Empollando

El Gato Zorba pasó muchos días echado sobre el huevo para darle calor y ya estaba a punto de nacer. Los amigos de él iban a visitar al huevo para ver si había progresado. El huevo duraba más o menos entre 17 y 30 días al nacer. Cada mañana, el gato Zorbas ocultaba el huevo porque pasaba la aspiradora. Después escuchó al bacón hay Zorbas rodaba el huevo hasta esconderlo debajo de la cama, ahí esperó al humano hasta que terminara.

En una oportunidad, mientras Zorba dormía en el día número veinte, no sintió el huevo que se movía lentamente. Zorbas despertó y vio que había una grieta en el huevo, tomó el huevo con las patas delanteras y observó como el pollito picoteaba hasta abrir un agujero en el mismo.

Capítulo 2: No es fácil ser mami

El gato Zorbas se convirtió en la mamá del pollito, quien graznó en busca de comida pero el gato no sabía qué darle de comer. Sacó de la cocina una manzana, el pájaro la probó pero el pico se le dobló. El pollito continuaba con mucha hambre por lo que Zorbas le dio un pedazo de papa, pero también se le dobló el pico.

Después de eso, Zorbas recordó que los pollitos comen insectos. Salió al balcón y agarró una mosca y el pollito se la comió y le gustó, pero quería más, por lo que el gato fue a buscar cinco moscas más y una araña. El pollito se comió todas las moscas, menos la araña. Después llegaron los amigos de Zorbas y vieron al Pollido durmiendo al lado del gato.

Capítulo 3: El peligro acecha

Cuando Zorbas escuchó la puerta, volcó la maceta y se sentó en ella. Llegaron los dos gatos estaban frente al pollito, decían que se ve sabroso y comenzaron a molestar al pollito. En ese momento llega Zorbas en el aire y sacó las 10 uñas, le aplastó la cabeza a los gatos. Trataron de levantarse los gatos pero sintieron que en su oreja tenían un arañazo.

Capítulo 4: El peligro no descansa

Estando en el bazar de Harry, todos los gatos decidieron que el pollito no podía seguir en el piso de Zorbas porque allí corría mucho peligro, como por ejemplo, los dos gatos, pero ese no era el peor sino el del amigo de la familia. Por eso los gatos decidieron que el pollito y Zorbas se fueran a vivir en el bazar de Harry hasta que el pollito aprendiera a volar.

Los gatos querían colocarle un nombre al pollito pero no sabían si era macho o hembra. Se les ocurrió la idea de ir a donde Barlovento para buscar ayuda, pero de repente el pollito gritó ¡Auxilio! Zorbas fue el primer en llegar, llegó a tiempo ya que la rata estaba a punto de tocarla con las manos en el cuello del pollito. La rata huyó al ver a Zorbas.

Capítulo 5: ¿Pollito o Pollita?

Barlovento era la mascota de Hannes II y los tripulantes le tenían mucho cariño. Era un gato de color miel con los ojos azules. No tardaron en contarle la historia de la gaviota y las promesas de Zorbas. Los gatos le dijeron que solo él podía decir si el pollito era macho o hembra, al final Barlovento dijo que era una linda pollita.

El gato Colonello propuso que le colocaran por nombre Afortunada, ya que la gaviota había tenido la fortuna de quedar bajo la protección de los gatos. La mayoría estuvo de acuerdo con el nombre y la comenzaron a llamar a partir de ese momento con ese nombre.

Capítulo 6: Afortunada, de verdad afortunada

Sabelotodo buscaba y buscaba el método para que Zorbas le enseñara a volar y encontró que volar consistía en empujar el aire hacia atrás y hacia abajo. La pollita Afortunada preguntó ¿Por qué debo volar? Y Sabelotodo respondió que las gaviotas vuelan, es terrible que no sepas que las gaviotas no vuelan. Lo cierto es que Afortunada no quería ni volar y tampoco ser una gaviota.

Ella quería ser un gato. Se acercó a la entrada del bazar y se encontró con Matías. Matías en una de sus bromas le dijo que Zorbas y sus amigos está esperando hasta que engorde para comérsela. Zorbas encontró a Afortunada y le dijo si tenía hambre, pero la gaviota no contestó nada.

Capítulo 7: Aprendiendo a volar

Afortunada se encontraba a punto de intentar su primer vuelo y preguntó ¿Las gaviotas vuelvan en días de tormentas? Lista de despegue, dijo Afortunada y empezaron a ver los pasos. La pollita batió las alas, se elevó pero de inmediato cayó nuevamente al suelo. Los gatos bajaron de la estantería y corrieron a ella. Cuando la vieron, estaba llorando pero le habían dicho que el primer vuelo nunca funcionaba.

Capítulo 8: Los gatos deciden romper el tabú

La historia dice que Afortunada intentó 17 veces el vuelo y en todas ellas terminó en el suelo sin conseguir elevarse más. Zorbas pidió autorización para romper el tabú por primera y última vez. Tabú es maullar el idioma de los humanos. Los gatos se preguntaban que como si un humano viera que un gato habla, lo encerraron en una jaula para someterlo a estudios.

Los gatos sabían que maullar el idioma de los humanos representaba un gran peligro para ellos. La duración duró muchas horas y al final los gatos del puerto autorizaron a romper el tabú.

Capítulo 9: La elección del humano

Para los gatos no fue una decisión fácil identificar con qué humano maullaba. En un primer momento pensaron en René, un chef bueno y justo, que siempre les guardaba una porción, pero René solo entiende de especias y peroles, por lo tanto no era una buena opción. Luego pensaron en Harry porque era una buena persona, amable con todo el mundo.

Otra opción para los gatos fue Carlo, el jefe de mozos del restaurante, sin embargo él entiende de fútbol, baloncesto, voleibol, carreras de caballos, boxeo y muchos deportes más, pero ellos nunca han oído hablar de vuelo. Zorbas propuso otra idea y es en la casa de Bubulina, una bonita gata blanca con negro que pasaba muchas horas en las macetas de flores en la terraza.

El gato Zorbas escogió al humano de Bubulina porque se inspiraba con lo que ha oído leer. El humano escribía hermosas palabras que alegran o entristecen a cualquiera.

Capítulo 10: Una gata, un gato y un poeta

El gato Zorbas llega a la casa de Bubulina y ella se sorprendió. En ese momento Zorbas le dice que debía maullar con el humano de Bubulina y lo esperaba sentado en el sillón. Entonces el humano cantó pero Zorbas le dijo que cantaba muy mal. El humano abrió la boca porque Zorbas habló en el idioma de los humanos, el humano se puso loco en un comienzo y no podía creer lo que estaba pasando.

Zorbas hablaba en diferentes idiomas, el humano quedó aún más sorprendido. Zorbas le solicitó ayuda al humano esa misma noche.

Capítulo 11: El vuelo

Los gatos estaban reunidos frente a un edificio alto y desde el campanario de San Miguel se podía ver toda la ciudad. Llegó el momento de que Afortunada emprendiera el vuelo pero ella tenía mucho miedo. Ya estaba en la baranda y le dijo a Zorbas que nunca lo iba a olvidar ni a los otros gatos. Saltó y todos imaginaron lo peor.

Sin embargo Afortunada batió sus alas, sobrevolando el parque de estacionamiento. Volaba solitaria en la noche. Ella le dijo a Zorbas emocionada: Puedo volar. El gato permaneció allí feliz por haber cumplido la promesa de enseñar a volar a Afortunada. También puedes leer:

(Visited 6.161 times, 1 visits today)

Deja un comentario