Significado y resumen de El Alquimista, de Paulo Coelho

Valora esta entrada post

Santiago, un pastor de ovejas, decide dejar sus campos para ir detrás de sus sueños. En este viaje vivirá experiencias que lo llevarán a descubrir su leyenda personal y a encontrar su tesoro. A continuación te hablaremos sobre El Alquimista, resumen de la historia de un joven, de su amor y de cómo cuando alguien desea realmente algo, el universo conspira para hacerlo realidad.

Resumen de El Alquimista

Resumen de El Alquimista

El libro El alquimista fue escrito por el brasileño Paulo Coelho y publicado en el año 1988. Cuenta la historia de Santiago, un pastor andaluz, quien durante su tiempo en el campo cuando realiza labores de pastoreo, tiene un sueño recurrente sobre un tesoro que se encuentra escondido en las pirámides de Egipto.

Es tanta la inquietud que se despierta en Santiago, que decide consultar a una gitana, quien le dice que debe cumplir su sueño. Pese a que le dijo a la adivina que le daría el diez por ciento del tesoro, él decide no hacerle caso y compra un libro para sus tiempos de ocio. Mientras espera que sus ovejas sean esquiladas, conoce a un anciano misterioso, quien se presenta como Melquisedec, Rey de Salem.

El sabio rey le reveló al joven pastor que todos tenemos nuestra “leyenda personal”, que nos hace uno con el universo. Le dio como regalo dos piedras incrustadas en un tronco de oro las cuales, según Melquisedec, le ayudarían a tomar decisiones trascendentales durante su viaje. Estas dos piedras, llamadas Urim y Tumim, eran piedras de adivinación usadas por los alquimistas.

Santiago decide vender todas sus ovejas y emprender su viaje desde Andalucía hacia las pirámides egipcias en busca de su tesoro. Al llegar a Tánger, un sujeto le roba todo su dinero por lo que debe deambular por la ciudad hasta que un vendedor de cristales le da empleo en su tienda a cambio de alojamiento y comida.

Gracias a sus habilidades como comerciante, el joven hace que el dueño de la tienda incremente sus ganancias. Permanece un año vendiendo cristales, tiempo que aprovecha para aprender el idioma, la cultura y la religión islámica, además de ahorrar dinero suficiente para continuar su viaje hacia su tesoro.

Resumen de El Alquimista

Se despide del comerciante de cristales, con quien había entablado gran amistad y se une a una caravana que atravesará todo el desierto hasta su destino. Allí conoce al inglés, un hombre obsesionado con la ciencia, quien le habla por primera vez de la alquimia y de el alquimista, una especie de sabio hechicero que conoce los secretos del universo.

El inglés le cuenta que la mayor creación de la alquimia es llamada la Obra Maestra, que está dividida en dos elementos: uno sólido, la Piedra Filosofal, capaz de convertir el plomo en oro, y uno líquido, el Elixir de la Vida, que puede curar todos los males.

Durante el viaje, el inglés le da varios libros a Santiago para leer, pero éste encuentra más atractivo disfrutar del paisaje del desierto y sus misterios. Descubre que su compañero viaja con la caravana rumbo al oasis sahariano de Al-Fayum, lugar donde habita el alquimista, de quien planea aprender los secretos de este oficio milenario.

Producto de las guerras entre varios clanes del desierto, la caravana donde viaja Santiago se ve obligada a detenerse por tiempo indefinido en el oasis de Al-Fayum. Es allí donde el joven se enamora de Fátima, una mujer del desierto que le ayudará a continuar tras su leyenda personal.

Durante uno de sus paseos, Santiago tiene una visión sobre una pelea entre gavilanes, en la que se le muestra que el oasis, considerado un territorio neutral durante tiempos de guerra, iba a ser atacado por una de las tribus en conflicto. Hizo saber su premonición al jefe del oasis, por lo que lograron defenderse del ataque. El joven gana gran respeto dentro de la tribu.

El alquimista, un hombre ermitaño pero poderoso que protege el oasis, se entera de lo ocurrido con el pastor y lo invita a su tienda. Al escuchar la historia de Santiago, de sueños y adivinos, decide acompañarlo hasta encontrar su tesoro en las pirámides de Egipto.

En medio de la guerra entre clanes, los dos hombres deciden emprender su rumbo. Durante su recorrido, el alquimista va enseñando a Santiago sobre el Alma del Mundo. A sólo unos días de llegar a las pirámides, los viajeros son interceptados por unos guerreros de una de las tribus en guerra.

Para salvar su vida y la de Santiago, el alquimista le entrega a los captores todo el dinero del pastor y les dice que el joven es un poderoso hechicero capaz de convertirse en viento. Los guerreros les dicen que tienen tres días para demostrar lo que dicen, de lo contrario los asesinarán.

Santiago se siente aterrorizado porque no sabe cómo convertirse en viento, pero el alquimista le dice que él tiene todo el conocimiento y que, llegado el momento sabrá cómo hacerlo. Cuando llega el día, Santiago habla con el desierto, con el viento, con el sol hasta llegar  a la Mano que todo lo ha escrito, a la cual le cuenta todos los deseos de su corazón.

Todo esto ocurre a la vista del alquimista y de sus captores, quienes ven al viento soplar con tanta fuerza hasta provocar una tormenta de arena que envuelve al muchacho y lo arroja al otro lado del campamento. Los miembros de la tribu, al ver el poder de Santiago, deciden dejarlo ir junto a su compañero.

El alquimista y Santiago siguen su camino hasta llegar a un monasterio copto, cerca de las pirámides. En el lugar, el maestro le enseña al joven cómo convertir plomo en oro gracias a la Piedra Filosofal. El alquimista divide el oro en cuatro partes: una para el monasterio, una se la entrega a Santiago, una se la entrega a un monje que deberá devolverla al joven cuando éste regrese del viaje, y una para él.

Desde allí, luego de una emotiva despedida y una gran enseñanza, Santiago debe seguir sólo hasta las pirámides. Al llegar, comienza a cavar en busca de su tesoro y es nuevamente atacado por unos ladrones, quienes le roban el oro y lo golpean. Santiago les cuenta el sueño del tesoro que estaba en las pirámides de Egipto y que por eso estaba allí.

Uno de los bandidos se burla de Santiago y le dice que es inútil esa búsqueda, que no hay que creer en sueños, porque él también tuvo un sueño recurrente sobre un tesoro enterrado al pie de un sicomoro en una catedral abandonada en Andalucía, pero nunca lo creyó porque son sólo eso: sueños.

Al escuchar el relato del ladrón, Santiago se da cuenta de que el tesoro siempre estuvo frente a sus ojos, pero que debía llegar hasta allí y vivir todo lo vivido, para darse cuenta. Regresa a su pueblo y encuentra el tesoro. Le lleva el diez por ciento que le había prometido a la adivina y retoma su viaje para encontrarse con su amada Fátima, pero esta vez con más aprendizaje y otros ojos.

Personajes de El Alquimista

La historia de Santiago se narra de forma lineal, de manera llana y sencilla, de tal manera que la lectura es amena y muy fresca. Los personajes van apareciendo a medida que va transcurriendo la historia; por este motivo, presentamos a los personajes del libro por orden de aparición en el relato, a saber:

Santiago

Santiago es el protagonista. Nació en un pequeño pueblo de Andalucía y, desde pequeño, sueña con viajar por el mundo. Asiste al seminario pero, al crecer, le dice  su padre que quiere ser pastor de ovejas y así recorrer los campos andaluces.

Un día, luego de tener un sueño recurrente sobre un tesoro cerca de las pirámides de Egipto, decide vender todo lo que tiene para cumplir con este sueño. Así conoce a varios personajes, entre ellos el alquimista, que lo ayudan a encontrar su Leyenda Personal. Santiago es un joven soñador, que valora mucho su libertad y, al final de la novela, descubre el valor de arriesgar todo por alcanzar un sueño.

La gitana

En uno de sus viajes al pueblo para esquilar sus ovejas, Santiago conoce a esta mujer, quien tras escuchar el sueño del pastor, le dice que lo ayudará si promete entregarle la décima parte de su tesoro. Esta mujer, en a simple vista parece loca, no sabe nada de las pirámides de Egipto, pero motiva al pastor a iniciar su viaje.

Melquisedec

Es el rey de Salem, una tierra misteriosa y lejana. Conoce a Santiago en la plaza de Tarifa, el pueblo a donde el pastor ha llevado a sus ovejas y le habla sobre El Alma del Mundo y la Leyenda Personal. Este es un personaje que se le aparece a las personas que están tratando de vivir sus leyendas personales pero normalmente no lo saben.

Debajo de su atavío árabe, tiene un pectoral de oro del que retira dos piedras preciosas para entregárselas a Santiago: Son Urim y Tumin, piedras que ayudarán mucho al joven pastor al momento de tomar decisiones durante su viaje.

El Comerciante

Dueño de la tienda de cristales que le da trabajo a Santiago a su llegada a Tánger. Durante un año convive con el joven y le enseña del oficio, así como también de la vida y de la importancia de soñar. Aunque es un hombre temeroso de tomar riesgos, comprende la búsqueda de Santiago y lo motiva a seguir su camino.

El inglés

El protagonista conoce al inglés cuando ambos viajan en la caravana que los llevará a Al-Fayum. Es un hombre muy letrado que anda en busca del alquimista, un hombre muy sabio de quien se rumorea tiene más de doscientos años, para que le enseñe sus secretos. Es gracias al inglés que Santiago obtiene sus primeros conocimientos sobre alquimia.

Fátima

Es una hermosa joven que habita en el oasis de Al-Fayum. Santiago de se enamora de ella al verla en el pozo donde cargan agua. Desde que se conocen hablan todas las tardes, hasta que Santiago le pide que se case con él. Ella le responde que debe primero encontrar su Leyenda Personal, por lo que el joven llega a comprender que el amor jamás será un obstáculo entre una persona y su Leyenda personal, porque si lo hace no es amor verdadero.

El Alquimista

Es un hombre misterioso que tiene como tarea proteger el oasis de Al-Fayum. Aunque el inglés lo busca para aprender las artes de la alquimia, es Santiago quien se convierte en el verdadero discípulo del alquimista y aprende de él sobre el Alma del Mundo. Viste totalmente de negro y se acompaña siempre de un halcón. Tiene en su poder la Piedra Filosofal y el Elixir de la Larga Vida.

Análisis de El Alquimista

El Alquimista plantea que la única vía por la que una persona puede lograr una vida plena es encontrar su Leyenda Personal. Refiere que esta acción incide en la perfección del universo, que sólo será posible si todas las cosas naturales están orientadas hacia el logro de ese propósito, llegando a alcanzar un nivel superior de conciencia y, desde allí perseguir ese nuevo objetivo.

Esto quiere decir que la búsqueda individual de nuestra Leyenda Personal existe como deseo personal dominante en nuestras vidas, pero a su vez, está en común unión con los deseos del universo. Todo interés o deseo inmediato debe desaparecer, o queda relegado a un segundo plano, hasta tanto alcancemos nuestra Leyenda Personal.

Eso puede verse en cómo Santiago renunció a su rebaño y al amor de Fátima, que ella misma consideró como obstáculo, para ir detrás de su Leyenda Personal, confiado en que una vez alcanzado esto podría satisfacer todos sus sueños y aspiraciones, como el volver con su amada.

Se muestra cómo quienes posponen sus leyendas personales viven en constante arrepentimiento y no gozan de los favores y riquezas que el universo obsequia a quienes si van detrás de ellas. Como le ocurrió al comerciante de cristales, quien dejó de cumplir su sueño de ir a la Meca por temor a no tener otro sueño para vivir.

En este libro, el mismo tema de la alquimia sobre el que se centra el relato, habla de transformación y búsqueda, como le ocurre al plomo cuando encuentra su Leyenda Personal y se transforma en oro. Así, el autor plantea que todos debemos ir en busca de nuestros sueños individuales y, a medida que lo logramos, nos vamos haciendo uno con el universo y sus planes.

Cuando se refiere al Alma del Mundo, plantea una unidad indisoluble dentro de la naturaleza, como la que existe entre Santiago y las arenas del desierto. En este sentido, vemos como la alquimia que purifica al metal para convertirlo en oro, de forma simbólica purifica a Santiago hasta hacerlo capaz de lograr su Leyenda Personal. El universo, el Alma del Mundo ha creado para cada uno de nosotros una Leyenda Personal que debemos buscar.

El miedo se hace presente como el principal obstáculo que encuentra Santiago durante su viaje: miedo a la gitana y sus premoniciones, miedo a perder sus bienes, miedo a salir de Tánger y unirse a la caravana hacia un rumbo desconocido, miedo a morir en medio de las guerras de clanes, miedo a no ser capaz de convertirse en viento.

Los guías del protagonista, desde Melquisedec hasta el alquimista, condenan el miedo y lo señalan como el resultado de nuestra incomprensión del universo y de nuestras leyendas personales. Nos hacen ver que el miedo debe desaparecer cuando perseguimos fijamente nuestros sueños.

Enseñanzas de El Alquimista

El Alquimista es un libro que nos enseña la importancia de creer en nuestros sueños y hacerlos realidad. Nos invita a escuchar a nuestro corazón, a hacernos uno con el universo para lograr nuestro crecimiento personal, para mejorar como seres humanos y para hacer de este un mejor mundo donde vivir. A continuación, algunas de las enseñanzas y mensajes de este hermoso libro.

  • El miedo es el más grande de los obstáculos

Aventurarse en la búsqueda de nuestros sueños siempre viene acompañado de miedo, a lo desconocido, a lo que puede ocurrir y no podemos controlar, en fin, a muchas cosas. Pero es bien sabido que detrás de todo riesgo siempre hay una recompensa y, lo que es más valioso, una enseñanza. El logro de nuestras metas, el alcanzar nuestros sueños siempre valdrán los riesgos. Vencer el miedo es una decisión personal que siempre nos llevará al triunfo.

  • Lo realmente verdadero perdura en el tiempo

La decisión correcta siempre resistirá a las adversidades del tiempo y superará cualquier prueba. La verdad siempre se mantendrá por encima de cualquier circunstancia, porque no puede esconderse ni evadirse. Cuando dudemos de nuestras decisiones debemos buscar la verdad y allí encontraremos las respuestas.

  • Rompe la monotonía

Acabar con los esquemas, ir en contra de lo establecido, si eso es necesario para alcanzar nuestros sueños, pues hagámoslo. Nuestras elecciones determinarán el camino que vamos a seguir, por eso debemos siempre buscar lo positivo de las cosas. El ser agradecidos nos permitirá encontrar el bien en todo y en todos, cada día de nuestras vidas.

  • Vive el presente

De nada nos sirve vivir en el pasado y dejar que éste defina nuestro presente; tampoco vale estar angustiados por el futuro que no llega. El momento es ahora, ya. Es hoy cuando tenemos las posibilidades de hacer de nuestra vida algo mejor y más significativo. La forma en la que nos involucremos con nuestro presente será la forma en la que dirijamos nuestra vida.

  • Tu éxito tiene un efecto dominó

Si, es cierto. Todas nuestras acciones y decisiones tienen incidencia en nuestro entorno. Es por ello que hacer de nosotros mejores personas tiene un efecto dominó que afecta positivamente nuestra vida, la de nuestra familia, amigos y, más allá, de nuestra comunidad.

  • Decídete

Son muchas las dudas que se nos presentan al momento de tomar una decisión trascendental en nuestra vida; pero aun sintiendo temor debemos tomar la decisión de ir tras nuestros sueños, porque de seguro, nadie más irá por ellos. Tener confianza en nosotros mismos nos ayudará a seguir adelante.

  • Todo es posible

Si no los proponemos, podemos lograr todo lo que soñamos. Es cuestión de creerlo y hacerlo parte de nosotros. A fin de cuentas, los más grandes inventos del mundo han sido creados por mentes abiertas que decidieron aceptar al mundo tal como es y aprovechar sus regalos.

  • No te rindas

Son muchos los obstáculos que vamos a encontrar en el camino, pero la esencia de nuestra búsqueda está en no rendirnos. Tal vez en la próxima vuelta, al doblar la esquina está eso que tanto anhelamos y por lo que tanto luchamos. Rendirse no es una opción de vida.

  • Enfócate en tu propio viaje

Para que compararnos con otros. Cada quien vive y disfruta de su viaje como lo desea. Si nos comparamos terminaremos siendo miserables o ególatras, pues siempre encontraremos a alguien que consideramos mejor o peor que nosotros. No tiene nada de malo aprender de experiencias ajenas, eso nos nutre como personas, pero siempre debemos estar claro de lo que queremos y hacia dónde vamos.

  • No pienses tanto, actúa

Puedes aprender y leer todos los libros que quieras, pero de nada te servirá si no pones en práctica todo ese conocimiento. La Leyenda Personal es eso por lo que vivimos, por lo que respiramos, por lo que somos capaces de hacer cualquier cosa. Así que es hora de actuar e ir detrás de nuestra Leyenda Personal.

El Alquimista es uno de los 10 libros más vendidos en los últimos cincuenta años, con más de 65 millones de ejemplares y Paulo Coelho, su escritor, ostenta el Récord Guinness como el autor más traducido (67 idiomas). Pero más allá de las ventas, el libro encierra un mensaje de esperanza y optimismo que invita a las personas a vivir sus sueños.

Así como Santiago creyó en sus sueños y salió en busca de ellos, cada uno de nosotros tiene una meta que cumplir, un sueño que alcanzar, un reto que vencer. Esa es la razón de nuestras vidad pues, como bien lo dice el Alquimista: «No importa lo que haga, cada persona en la tierra está siempre representando el papel principal de la historia del mundo. Y normalmente no lo sabe».

Si deseas seguir leyendo resúmenes como éste, haz click en los siguientes enlaces:

(Visited 1.124 times, 1 visits today)

Deja un comentario