El libro, En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust

(5 / 5) - (1 voto)

En busca del tiempo perdido, es una obra autobiográfica de  Marcel Proust, un joven que desde muy pequeño mostró su  inteligencia y gran sensibilidad. Era enfermizo y débil, pero eso no fue obstáculo para que desarrollara sus habilidades en el arte literario.

EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO

 

Sinopsis del libro En busca del tiempo perdido

Marcel, joven muy sensible  perteneciente a una familia adinerada de de París de principios del siglo XX, desea ser escritor. Sin embargo, en el mundo está la tentación que lo seduce y él sucumbe ante ella, al tiempo que lo separa de su objetivo principal.

Se siente cautivado por el vago esplendor de la élite, o de los lugares o posadas veraniegas que están en tendencia (como Balbec, ciudad ficticia del litoral normanda), se desarrolla a medida que hace descubrimiento del mundo, la pasión, la existencia misma de la homosexualidad.

La afecciones y los conflictos bélicos armados, lo mantendrán alejado del mundo y lo tambien lo motivaron a que sea más consciente de la altanería extrema; en las que está inmersa las tentaciones del mundo y de su talento para escribir y cumplir sus sueños, y buscar retomar ese tiempo que se esfumó.

El primer compendio empieza con las ideas del narrador sobre su pensamientos del narrador acerca de sus complicaciones para  armonizar su sueño(«Mucho tiempo llevo acostándome temprano»). En esta parte inicial se halla  el afamado fragmento en el que reaviva textualmente el suceso ocurrido en su niñez.

Mientras coge una magdalena humedecida en el té. Estas líneas se han transformaron tal vez en las más renombradas y en las más populares y revelan el trato que le da  Proust de la retentiva  involuntaria en el transcurso de su obra.

Un amor de Swann, la parte posterior de Por el camino de Swann. A menudo se publica por separado. Este trabajo cuenta las aventuras emocionales de Charles Swann con Odette de Crécy. Como una historia independiente y relativamente corta, se considera una buena introducción al trabajo y a menudo se estudia en centros de educación franceses.

EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO

Características de las relaciones de Marcel Proust

Es importante comprender la relación entre Proust y algunos integrantes de la familias y figuras relevantes. Por lo tanto, las figuras femeninas en la vida del mismo, su abuela, madre, tías, hermanas, doncellas, entre otras. Es importante comprender la relación entre Proust y las diferentes familias de la familia. Por lo tanto, las figuras femeninas en la vida

Proust mantuvo una relación particularmente estrecha con estas figuras. En busca del tiempo perdido, es una gran novela que se caracteriza por la presencia de personajes femeninos, y el estudio de la masculinidad no es lo suficientemente profundo, o al menos describe la masculinidad de una manera plana y encantadora.

Con la excepción del narrador, los rasgos masculinos a menudo aparecen como estupidez simple o poderosa en las expresiones de Bloch. Director del Hotel Baalbek en Saint-Loup. La masculinidad más activa y delicada de la novela es Swann, pero es retratado como un hombre y obsesionado con una mujer.

Por el contrario, la figura de su padre apenas aparece ficticia en la novela. El padre del protagonista es un personaje que se cita mientras pasa, pero no se analiza ni se observa, o tiene una influencia significativa. De «La jailnière» prácticamente desaparece de la narrativa y no sabemos nada al respecto.

Marcel Proust, mantuvo una relación un poco hostil con su padre. Visto desde esta perspectiva la obra pierde veracidad y no concuerda con el realismo. Su padre es una figura que no hace presencia en su vida por lo tanto, su participación en la formación del escritor no marca pautas ni establece criterios.

Se podría pensar que si una persona convive con sus progenitores, la relación suele ser cercana y cargada de empatía sin embargo el personaje del padre es muy vago y reducido, entonces podemos decir que la novela puede interpretarse como un acuerdo literario con su padre: lo convierte en un personaje ínfimo.

Descripción de En busca del tiempo perdido

Pormenoriza a un hombre consentido, entrometido, villano, malhumorado, delicado y melodramático que visita los pasillos de la alta ocupación parisina, se frota los codos entre los políticos de alto rango en el país, describe con precisión las salas en las que se llevan a cabo los eventos y da un respiro singular de psicología que se puede contemplar.

En sus siete volúmenes en más de tres mil  quinienta  páginas, las emociones serán enormes con las experiencias y eventos de Marcel. Vivió el amor por chicas y por los chicos. Su vida fue bastante compleja cuando estudió sus diversas personalidades según el entorno en el que podría estar trabajando. Por esta razón, la novela parece repetirse desde diferentes puntos de vista.

Para Marcel, el género de una mujer es casi indispensable durante toda su vida, y su madre, tía, abuela, amigos e incluso la niña en servicio son vitales. Al contrario de lo que le sucede a un hombre, para él son solo criaturas poderosas necesarias para el desarrollo social. En sus líneas nombrando a su amante, nos hizo imaginar por un tiempo que ella podría ser una mujer, y luego dejó entrever más allá de las líneas, la realidad es que el amante es un hombre.

Elementos de reflexión

Los planes de Proust son paradójicos: el narrador proustiano y no el escritor, que estudia los detalles más pequeños en un medio específico (la alta burguesía y la aristocracia francesa de principios del siglo XX) afirma haber logrado lo universal. Sin embargo, la filosofía y la estética del trabajo de Proust tenían amplias referencias en su tiempo:

  • La doctrina de Bergson
  • El impresionismo
  • La música de Debussy
  • el caso Dreyfus

La homosexualidad, dice presente

Nuestro protagonista es gay, lo que fue atroz para su época, un pecado castigado por Dios, y como Marcel proviene de una familia que posee  fuertes creencias religiosas, tiene que mantener este lado oculto de su vida, pues no sería aceptado bajo ningún concepto.

Las presiones sociales y familiares que experimenta Marcel debido a su homosexualidad no aceptada lo han llevado al extremo donde tiene que enfrentarse a un duelo hasta que lo acusen de tener relaciones cercanas con un amigo suyo.

Del mismo modo, interpretó a las lesbianas como algo muy natural, y ambas formas de sexo le dieron placer cuando las veía, porque siempre afirmó que con aprobación o no aprobaba que solo importaba que  fueran buenas cristianas. Vivió con vergüenza y le faltaba coraje para la aceptación de sus sentimientos, todo lo cual lo desconcertó. Por qué Dios creó a los hombres y las mujeres, desafiaría al creador y agregaría su propio cuerpo al mismo género.

Resumen por capitulos de En busca del tiempo perdido

Para Marcel, el conocimiento de todo lo que ha perdido en su vida mundana, el envejecimiento de su familia, el distanciamiento de sus amigos para ampliar  su vida y la de sus familias, lo lleva a un profundo momento de autoconocimiento, en el que el tiempo de alguna manera quiere detener .

Para buscar el tiempo que sabe que perdió de forma gratuita, que podría utilizar de otras maneras para continuar sus estudios literarios, incluida la pintura

Este está enmarcado en una recopilación de siete libros o volúmenes del cual veremos un resumen por partes a continuación:

Por el camino de Swan

Pequeños fragmentos de su infancia, momentos en que estaba de vacaciones con su familia, y un episodio que marcó su vida, un gran amigo de su padre Charles Swann, se enamora irremediablemente de una mujer de clase baja que él, lo que le da una pelea difícil. en su ambiente social trae para que lo acepten, lo conquisten y mantengan la relación.

Lo cual termina sin prosperar de ninguna manera, ya que Swann al final se da cuenta que su idealizada Odette mantiene una infidelidad con el Conde Forcheville.

A la sombra de las muchachas

Este volumen trata sobre la juventud de Marcel, su breve cortejo con Gilberte, la hija de Swann, que está irremediablemente enamorada de Marcel. Pasa sus días en casa con su familia, bebiendo té todos los días. Las largas reuniones hicieron que nuestros protagonistas pensaran que su relación progresaba sin problemas.

Pero Gilberta pronto se cansó de él y finalmente lo dejó. A partir de ese momento, ninguno de ellos tuvo más comunicación entre ellos. Hasta el día en que la vio con otro hombre, también nos contó sobre las reuniones posteriores con Robert de Saint-Loup y el Barón de Charlus, personas importantes para el relato.

En el segundo volumen, Marcel también se enteró de que sus padres estaban en un doloroso proceso de alienación, por lo que tuvo que buscar alojamiento en un hotel, y cuando vio a un grupo de chicas apodadas Girl Summer en una fuente termal cercana. Estuvo allí en todo momento. En el verano, conoció a Albertine.

El mundo de Guermantes

Cansado del abuso de la vida, los trastornos y las humillaciones, comienza a vivir una vida sin modestia. Un día la abuela enferma y él la visita luego se dirige el mismo hotel que la Duquesa Guermante después de su visita. De una familia importante y respetada en la sociedad.

Los Guermantes, propietario de los teatros más espectaculares de París, Marcel quiere ser parte del círculo, aunque ha sido rechazado sin cesar, aceptado por ellos e invitado a una fiesta. En el mismo volumen, encontraremos la mala relación de Saint-Loup con Raquel. Marcel reconoció a Raquel como una prostituta callejera desde el principio, y Raquel usó sólo el amor y los dones del amigo del narrador.

Sodoma y Gomorra

Marcel se sorprende al descubrir la relación entre Charlus y Junpei y  por lo que entendió toda la gloria de la homosexualidad, que sucedió en el jardín de Los Guermantes, y después de enterarse de todo esto, rápidamente huyó del lugar.

Marcel, prisionero de toda esta adrenalina, comienza a tratar a Albertine con dureza y grosería de un momento a otro, usándola solo como un objeto sexual para alivio personal, haciendo que su relación se rompa gradualmente y descubre a la verdadera lesbiana de Albertine con dos amigas.

La abuela de Marcel muere y él cae en una profunda depresión, días sin salir de su habitación, sin mantenerse en contacto con nadie, consumido por  su tristeza y los celos por Albertine y las relaciones que sostiene con sus amigas.

La prisionera

Ella es Albertine, la mujer con la que contrajo matrimonio el narrador. En realidad la redujo a estrictas reglas de vida. No podía salir o visitar a sus parientes libremente. Marcel realmente no se decidía si consumar o no, solo supo de lo que era capaz y la encerró.

Cuando Albertine recibió una invitación para la fiesta en la casa de su ex amante, la situación se volvió más grave y temió que lo engañaran y se negó a dejarla asistir. En la fiesta, Albertine ya no podía soportarlo, y se decidió a abandonarlo para siempre.

La fugitiva

Desesperado, Marcel no quiere escatimar esfuerzos para traer de vuelta a Albertine, aunque reconoce que Albertine tiene una razón para dejarlo, y nunca ha cooperado para mejorar las relaciones. Así fue como le pidió a su fiel amigo Saint-Loup que hablara con la tía de Albertine y la convenciera de que volviera con él.

Sin embargo todos estos métodos fallaron porque la mujer se negó a regresar con Marcel. Debido a que murió en un desafortunado accidente de tráfico, Marcel no pudo regresar con Albertine, y sus vidas terminaron trágicamente, justo cuando se encontró secretos en la vida de la difunta y muchas aventuras.

A medida que pasaba el tiempo, fue olvidada, y Marcel la recordó brevemente, y más tarde descubrió que había huido de él porque no podría cambiar sus gustos sexuales. Marcel estaba en una situación dolorosa, superando a Albertine. Saint-Loup se casó con el viejo amor de Gilbert, pero fue un matrimonio mentiroso porque más tarde Saint-Loup se declaró homosexual y presentó a su nuevo amante.

El tiempo recobrado

El tiempo ha pasado, dejando una marca en la vida de todos los personajes, nuestros narradores consideran que es un buen momento para contar sus vidas en estas historias, y una vez que crece, visita a Gilbert nuevamente, esta último manifiesta que el matrimonio con Saint-Loup es difícil y la ha estado engañando desde entonces.

El barón Charlus, que siempre está buscando un nuevo amante y se trata de las presiones de la Guerra Mundial, tristemente le dice a Marcel que encontró a todos sus viejos amigos maltratados con el tiempo.

Estilo narrativo de Marcel Proust

Su estilo es muy especial y consiste en oraciones largas. Sus colegas afirmaron que, de hecho, esta era realmente la forma en que habló el autor, lo cual fue notable teniendo en cuenta que Proust tenía asma. Su escritura de frases largas les recuerda a las personas de pacientes con asma que respiran lentamente. También muestra cómo agregó innumerables adiciones al texto de la galería antes de la última edición, incluso agregando un portafolio o incluso un libro completamente nuevo.

Según su memoria, la vida de Marcel fue narrada en un orden cronológico detallado, y de acuerdo con la importancia que le dio, nos contó el declive de la regla en la guerra en ese momento y estaba decepcionado con las frías habilidades de los círculos en los que vivía.Ha habido muchas críticas al título de este trabajo, ya que alude a una vida obsoleta y previamente salvada que se perdió cuando finalmente se dio cuenta de que la estaba perdiendo.

Personajes

Las historias sin personajes, no existen es por ello que esta no es la excepción y consta de personajes tanto principales caminos secundarios. Tienen características distintivas, que los hace particularmente diferentes.

  1. Marcel Proust: Es responsable de dar vida a la historia, interpreta al narrador y a Marcel mismo la historia, se describe a sí mismo como un niño, elocuente, soñador que lucha por más de lo que la vida le da, celoso e inteligente.
  2. Charles Swan: Coprotagonista de la historia, el fiel amigo de Marcel vive un romance caliente con una mujer que no lo ama después de haber confrontado a la sociedad por ella, en el tercer volumen Swan es diagnosticado con una terrible enfermedad.
  3. Gilberta: Representa el primer amor de Marcel además es también la hija de Swann. Se declaró homosexual.
  4. Albertine: Esta es la mujer con la que Marcel tiene su segunda relación amorosa que resultó fallida por culpa de este, que quiso controlarla. Este personaje ha encontrado un momento difícil en la relación con Marcel, porque él la controló y lo hizo morir en el cuarto volumen Y descubrió su inclinación sexual.
  5. Robert de Saint-Loup: Un fiel amigo de Marcel, un personaje que ayudó a Proust durante la conquista y perdió la vida en la guerra. Al final después de ser un mujeriego empedernido; se declaró homosexual.

Otros personajes

El volumen de siete libros, tiene numerosos personajes que están divididos en categorías, a continuación los personajes que acompañan a las figuras principales en el desarrollo de la trama.

  • El Barón M. de Charlus y su querida Morel.
  • La Duquesa y el Duque de Guermantes.
  • Mme Verdurin, la tertuliana dominante.
  • Swann, Odette de Crécy.
  • Robert de Saint-Loup, es un entrañable amigo del narrador.
  • Bloch, aparece amigo del narrador.

Fragmento

Mucho tiempo he estado acostándome temprano. A veces apenas había apagado la bujía, cerrábamos mis ojos tan presto, que ni tiempo tenía para decirme: «Ya me duermo» .

Y media hora después despertábame la idea de que ya era hora de ir a buscar el sueño; quería dejar el libro, que se me figuraba tener aún entre las manos, y apagar de un soplo la luz; durante mi sueño no había cesado de reflexionar sobre lo recién leído, pero era muy particular el tono que tomaban esas reflexiones, porque me parecía que yo pasaba a convertirme en el tema de la obra, en una iglesia, en un cuarteto, en la rivalidad de Francisco I y Carlos V.

Esta figuración me duraba aún unos segundos después de haberme despertado: no repugnaba a mi razón, pero gravitaba como unas escamas sobre mis ojos sin dejarlos darse cuenta de que la vela ya no estaba encendida. Y luego comenzaba a hacérsele ininteligible, lo mismo que después de la metempsicosis pierden su sentido, los pensamientos de una vida anterior; el asunto del libro se desprendía de mi personalidad y yo ya quedaba libre de adaptarme o no a él.

En seguida recobró la visión, todo extrañado de encontrar en torno mío una oscuridad suave y descansada para mis ojos, y aún más quizá para mi espíritu, al cual se aparecía esta oscuridad como una cosa sin causa, incomprensible, verdaderamente oscura.

Me preguntaba qué hora sería; oía el silbar de los trenes que, más o menos en la lejanía, y señalando las distancias, como el canto de un pájaro en el bosque, me describe la extensión de los campos desiertos, por donde un viandante marcha de prisa hacía la estación cercana; y el caminito que recorre se va a grabar en su , recuerdo por la excitación que le dan los lugares nuevos, los actos desusados, la charla reciente, los adioses de la despedida que le acompañan aún en el silencio de la noche, y la dulzura próxima del retorno.

 Apoyaba blandamente mis mejillas en las hermosas mejillas de la almohada, tan llenas y tan frescas, que son como las mejillas mismas de nuestra niñez. Encendía una cerilla para mirar el reloj.

Pronto serían las doce. Este es el momento en que el enfermo que tuvo que salir de viaje y acostarse en una fonda desconocida, se despierta, sobrecogido por un dolor, y siente alegría al ver una rayita de luz por debajo de la puerta. ¡Qué gozo! Es de día ya. Dentro de un momento los criados se levantarán, podrá llamar, vendrán a darle alivio. Y la esperanza de ser confortado le da valor para sufrir.

Sí, ya le parece que oye pasos, pasos que se acercan, que después se van alejando. La rayita de luz que asomaba por debajo de la puerta ya no existe. Es medianoche: acaban de apagar el gas, se marchó el último criado, y habrá que estarse la noche enteró sufriendo sin remedio.

Me volvía a dormir, y a veces ya no me despertaba más que por breves instantes, lo suficiente para oír los chasquidos orgánicos de la madera de los muebles, para abrir los ojos y mirar al calidoscopio de la oscuridad, para saborear, gracias a un momentáneo resplandor de conciencia, el sueño en que estaban sumidos los muebles, la alcoba, él todo aquel del que yo no era más que una ínfima parte, el todo a cuya insensibilidad volvía yo muy pronto a sumarme.

Otras veces, al dormirme, había retrocedido sin esfuerzo a una época para siempre de mi vida primitiva, me había encontrado nuevamente con uno de mis miedos de niño, como aquel de que mi tío me tirara de los bucles, y que se disipó, fecha que para mí señala una nueva era. el día que me los cortaron. Este acontecimiento había yo olvidado durante el sueño, y volvía a mi recuerdo tan pronto como acertaba a despertarme para escapar de las manos de mi tío: pero, por vía de precaución, me envolvía la cabeza con la almohada antes de tornar al mundo de los sueños.

Película

El trabajo con siete libros solo logró llegar al cine. Tres de ellos son: Recobrando el Tiempo, La Prisionera y Un Amor de Swann, que salieron en el año mil novecientos ochenta y ocho, dos mil y mil novecientos ochenta y tres. Los directores fueron Raúl Ruiz, Chantal Akerman y Volker Schlondorff. El primero de ellos tenía una dirección algo compleja y esto  debido al fuerte contenido del material de Marcel.

Las cintas se hacen usando los tiempos presente y pasado de los personajes, y describen bien las imágenes sensoriales, la infancia, la adolescencia y los recuerdos maduros del escritor. La novela no reflejaba con precisión los eventos de la novela, pero aún así fue nominada para los Premios Golden Palm de Cannes.

La segunda novela, cuenta la historia de Marcel y su segunda pareja a quien descubrió en actos de sexualidad con mujeres y desde entonces no confía en ella, por lo que la condena a estar encerrada sin libertad de movimiento, hasta que esta se cansa y lo abandona.

La tercera película, Love Swan, se basa en el primer libro del autor, que cuenta la vida de Swann, en el mundo burgués de París, cerca de Odette. La serie del libro también fue producida bajo la dirección de Nina Companeez y fue lanzada en París. El mismo director aclaró que a pesar de adaptar la novela, sigue siendo una obra digna de respeto. Realmente se ajusta a la novela del autor.

Otras temáticas que aborda el autor

La novela está basada en temas de interés para el autor. El tiempo y su impacto psicológico en las personas: edad, enfermedad, amor, muerte. Relaciones sociales, relaciones entre clases sociales.

Ficción, drama, música, poesía, arquitectura religiosa. Francés, idioma, descripción del idioma según la clase social, nombre del lugar. Amistad, odio, traición, engaño, ocultamiento. Vida de alta sociedad, diálogo. Historia francesa, familias nobles, figuras históricas de Francia. Política, guerra, tácticas militares, relaciones internacionales.

Adaptaciones a otros idiomas

La historia traducida al español por Marcel Proust comenzó con un muy pequeño Pedro Salinas, cuando tradujo los dos primeros y el tercero. En parte, el autor de esta novela tiene más de tres mil  páginas, un mito literario universal. Pero el poeta de veintisiete  años dejó el incidente y la misión duró cincuenta años completos, con todos los cambios de José María Quiroga Pla Consuelo Berges termina hasta que se alcanza la versión estándar.

Los editoriales de Alenza se han lanzado uno tras otro. Con el lanzamiento de los derechos de Proust, la nueva versión francesa muestra que mucha agua fluye bajo el puente de la investigación. Tenemos que usar las nuevas perspectivas que estos trabajos están preparando para leer Finding Lost Time. El trabajo de Valdemar publicado en 2000 es monumental. Al mismo tiempo, la traducción de Carlos Manzano apareció bajo los auspicios de Lumen.

Una magdalena muy famosa

En Finding Lost Time, el extracto más famoso y extraído no tuvo lugar en la primera obra, «On the Way to Swann», cuando el narrador recuerda su infancia mientras estaba comiendo magdalenas , bebiendo jugos y una taza de té. Los recuerdos, la misma emoción, hicieron que el sabor, la textura y el aroma de las magdalenas existieran en la infancia hace unos años, cuando fue a la casa de la tía Leoncia con sus padres.

Como resultado, las magdalenas  se han convertido en un símbolo del poder de excitación sensorial prusiana. Esta experiencia del «tiempo puro», como la llama Maurice Blanchot, dará forma a la estructura de la novela hasta su volumen final «El tiempo recuperado», si la misma experiencia de crear el pastel se repite de una manera diferente y debido a diferentes estímulos. Narrador y lector en el mismo momento de la gesta cuando comenzó toda la saga.

El «tiempo puro» de la narración ficticia se combina con ecuaciones narrativas complejas, mientras que Marcel Proust se muere y escribe por la certeza de su muerte, y su «tiempo destructivo» se mezcla Para hacer de la estética pura y la experiencia sensorial de las magdalenas una densidad llena de objetos reales, se cruza con la profunda experiencia del tiempo del ser humano y su poder dañino para los hombres.

Así como el arte puede salvar y purificar la belleza de la vida cotidiana, pero requiere la misma vida cotidiana para cubrir tus sentidos. Durante las magdalenas y las actividades de té, Proust logró resumir los reveses íntimos de los objetos estéticos en su relación con la vida, la muerte y la memoria.

Muerte de Marcel Proust

Después de una vida frágil y de episodios repetitivos de asma, esos que se hicieron presentes desde la infancia, razón por la que permanecía bajo el cuidado de su madre, murió en septiembre de mil novecientos veintidós, en París.

A simple vista no se nota que En busca del tiempo perdido, es una obra literaria que deshoja la vida del autor lo que podría ser considerada una autobiografía que narra hechos y vivencias de la época. En vida y posterior a su muerte continuó teniendo éxito, el cual se mantiene vigente. En conclusión, lo invitamos a leer este y otros autores, a continuación le dejamos otros enlaces que pueden interesarle:

(Visited 275 times, 1 visits today)

Deja un comentario